¿Qué mejoró con los nuevos presidentes municipales del Estado de México?

Hasta este lunes 14 han transcurrido 73 días desde que entraron en funciones los actuales 125 presidentes municipales del Estado de México.
¿Qué mejoró con los nuevos presidentes municipales del Estado de México?
Hasta este lunes 14 han transcurrido 73 días desde que entraron en funciones los actuales 125 presidentes municipales del Estado de México.

Agencia MVT / Opinión / José Contreras Contreras

Marzo 14, 2022.- Hasta este lunes 14 de Marzo del año 2022 han transcurrido exactamente 73 días desde que entraron en funciones los actuales 125 presidentes municipales del Estado de México, y, por lo menos hasta el momento, parece que poco es lo que ha cambiado en esta entidad, al menos para bien.

Les quedan exactamente 27 días para cruzar la meta de sus primeros 100 días de gobierno y las cosas no presentan un cambio significativo que represente mejora para la mayoría de la sociedad.

Como ya es costumbre, el pretexto favorito de los nuevos presidentes municipales se centra en las deudas y lamentables condiciones que les heredaron sus antecesores, que en algunos casos son verdaderos pillos que deberían sin lugar a dudas ser presentados ante el Ministerio Público para que rindan cuenta de todo lo que “desapareció” en los ayuntamientos, comenzando con los presupuestos que no están y que no han sido capaces de comprobar que los invirtieron en algo bueno a favor de los ciudadanos.

Casos sobran, y si de eso se salvan un puñado de ex presidentes municipales sería demasiado honroso para quienes tuvieron la oportunidad de servir a los mexiquenses e hicieron todo, menos eso.

Casos dramáticos como los de Toluca, Naucalpan y Tlalnepantla, solo por citar tres con los mayores presupuestos y donde dejaron los peores problemas, ponen de manifiesto que no basta con el cambio de siglas y colores para hacer las cosas mejor, y pone en evidencia de llámese como se llame el exalcalde, lo cierto es que el poder los vuelve locos y les genera una propensión a hacerse de lo que no es suyo con tal de garantizar el resto de sus vidas en una situación económica más que cómoda.

Pero el pasado, que se ha convertido en el mejor pretexto para no arrancar, no es el único argumento de los actuales presidentes municipales para no mover ni un dedo para demostrar que son dignos depositarios de la confianza que recibieron, vía votos, en las pasadas elecciones del 6 de junio del 2021.

La mayoría de los municipios mexiquenses siguen igual o peor que el pasado 1 de enero cuando los actuales alcaldes entraron en funciones.

Uno que otro se ha dado a conocer por su propensión mediática, como si ser famoso fuera sinónimo de ser eficiente, capaz y útil para quienes por ellos sufragaron, en una especie de mascarada en la que solo se trata de verse, de aparecer, de ser conocidos, quizá porque todavía no han tenido la valiosa oportunidad de razonar que más harían si sus respectivos pueblos los conocieran por trabajadores y no por “famosos”.

Incluso se volvió “moda” eso de pagar por aparecer en supuestas encuestas que tratan de medir la “fama” y la “aceptación” de los actuales presidentes municipales, no solo del Estado de México sino del país en general, mediciones que, por cierto, se caen solas cuando se les pone sobre una mesa y se observa que no hay por lo menos dos que coincidan, que cada cual tiene sus “favoritos”, lo que depende obviamente de quién es quién y quién paga más.

Pero para la población no hay mayor o mejor sondeo que el que cualquiera puede hacer subiéndose a un taxi y preguntándole al chofer ¿cómo va? ¿si las calles por donde transita ya mejoraron a partir de que llegó el nuevo presidente municipal? ¿si ha habido menos asaltos e incluso asesinatos a sus compañeros? ¿o cuándo fue la última ocasión que a él mismo lo bolsearon?

Esa es la mejor encuesta, la más directa, la más sensata, la más exacta, la que verdaderamente puede arrojar resultados interesantes y así podríamos ver quién en verdad está haciendo algo desde la comodidad de la oficina principal de los 125 ayuntamientos locales.

Lamentablemente no, nada ha mejorado, por el contrario, en la mayoría de los temas las cosas van empeorando, sobre todo aquellos que son más sensibles para los ciudadanos: delincuencia, seguridad pública en general, acceso a servicios eficientes de agua potable, drenaje, alcantarillado, y ni qué decir de la pavimentación de vialidades.

Los baches que antes estaban en las comunidades periféricas poco a poco se han ido cambiando y llegaron al pleno centro de las cabeceras municipales de toda la entidad, lo que deja de manifiesto lo “mucho” que están trabajando nuestras lamentables autoridades municipales.

No, no era cuestión de partidos. Todos han tenido ya la oportunidad de servir, de mostrar que en realidad pueden ser útiles para los ciudadanos, pero no lo han hecho.

Confiemos que en los próximos 27 días alguien saque la cara y demuestre que el que esto escribe se equivoca, que son capaces, muy capaces, y que sí son suficientemente preparados para que la población, nosotros, todos, nos demos cuentas de un antes y un después de su llegada. Ojalá.

Viernes 20 de Mayo del 2022 6:00 am