Los Viejos Xita danzaron, gritaron y oraron por un buen ciclo agrícola

La tradición y el sincretismo se unieron en Temascalcingo con la procesión de los Xita de Corpus en rito por un buen ciclo agrícola
Los Viejos Xita danzaron, gritaron y oraron por un buen ciclo agrícola
La tradición y el sincretismo se unieron en Temascalcingo con la procesión de los Xita de Corpus en rito por un buen ciclo agrícola

Agencia MVT / Claudia Lucía Unna

TEMASCALCINGO, México, 16 de Junio de 2022.- Cuando los Viejos de Temascalcingo buscan que Dios les asegure más lluvias para su ciclo agrícola, la localidad envejece. Sin excepción, grandes y chicos se convierten en los también conocidos como Xita de Corpus para rezar por la fertilidad de sus tierras.

Salen de sus comunidades, entre la que se encuentran El Puente-Andaro, Puruahua, La Corona, San Pedro, La Huerta, Maró, El Centro, Bonshó, el Calvario, Las Magdalenas, entre otras. Su primera parada es la iglesia de San Miguel Arcángel, donde el sincretismo se hace presente, cultura prehispánica y religión en un mismo evento.

¿Qué representan las impresionantes máscaras y los trajes que portan?

Con máscaras que hacen con pencas de maguey, barro e hilos de ixtle durante meses para poder salir a gritar y danzar. Gritan por las calles para ahuyentar a los malos espíritus, al tiempo en que los que van liderando la procesión peleando con el Diablo, representado por un toro, y los grandes abuelos van custodiando el altar de la Virgen de Guadalupe.

La fiesta dura, en promedio, nueve horas, y van danzando, luchando contra el mal, esperando que su tierra sea fértil y que sus creencias aseguren las lluvias para el ciclo agrícola.

Por la tarde regresan a sus casas, donde los Viejos de Corpus tendrán que esperar otro año para poder pedir por abundancia.

Fotografía: Agencia MVT

Patrimonio Cultural Inmaterial del Edomex

Desde la época de la Colonia se rezaba por las buenas cosechas en las haciendas de la zona, y cuando la sequía pegaba, otomíes y mazahuas se iban a Querétaro, Guanajuato y Michoacán para poder obtener más ingresos y comida.

Tomaban un huacal y se llevaban ahí su petate, un comal, cazuelas, una vara y lo que cupiera, se despedían de su familia y les decían “Nos vemos en Corpus”. La promesa era regresar a celebrar en su tierra.

¿Por qué fue distinto este Jueves de Corpus?

Ahora en estas fechas se representa a los migrantes temporales, a los tlachiqueros, a los agricultores con los Xita, y esa carga histórica y de sincretismo; sin embargo, este Jueves de Corpus fue distinto, los Viejos fueron declarados como Patrimonio Cultural Inmaterial del Estado de México, entre bailes y festejos.

Tras una misa a la acuden los otomíes y mazahuas de las comunidades de El Puente-Andaro, Puruahua, La Corona, San Pedro, La Huerta, Maró, El Centro, Bonshó, el Calvario, Las Magdalenas, entre otras, el baile comienza.

Fotografía: Agencia MVT

Piden al Señor del Agua que las lluvias no se retrasen

Una vez al año, las dos etnias coinciden para pedir que la lluvia no llegue tarde y que el maíz de sus tierras pueda convertirse en alimento para sus familias.

“Es muy bello ver que niños, grandes, viejos de verdad se juntan, se preparan por meses para hacer sus máscaras y salir a pedir a Dios y a Menyeje –El Señor del Agua– que no les falten las lluvias y pueda darse bien su ciclo agrícola”, comentó una de las participantes.

El sol apremia, los trajes pesan, luchar contra el mal representado en un torito por las calles es cansado, reconocen, pero no más que tener hambre y labrar tierra seca.

Miercoles 06 de Julio del 2022 4:57 am