Santa Ana Tlapaltitlán celebró el inicio del ciclo agrícola y a San Isidro Labrador

5847 0

Agencia MVT / Staff

TOLUCA, México, 14 de Mayo del 2017.- Música, disfraces, vehículos decorados, comparsas de baile y decenas de imágenes religiosas, fueron el marco para la celebración de la fiesta en honor de San Isidro Labrador, el santo patrono de la agricultura, en la comunidad de Santa Ana Tlapaltitlán, uno de los pueblos tradicionales del municipio de Toluca.

A las 10:00 de la mañana la población se dio cita en la iglesia de la localidad, donde el párroco ofreció misa para agradecer a Dios y al santo de la agricultura por los favores recibidos en el ciclo productivo anterior, y para pedir a las deidades que el que inicia sea un periodo de agua abundante que los lleve a cosechas abundantes.

Al terminar la misa hubo momento para compartir tamales y atole, desayuno tradicional con el que se recuerda el papel determinante del maíz en la dieta de los mexicanos, en particular de los pobladores de Santa Ana Tlapaltitlán, momento que se aprovechó para una convivencia familiar y de vecinos en la que se ultimaron los detalles de la integración de la caravana que cruzaría después todo el pueblo.

Los jóvenes, hombres y mujeres, han dado un nuevo giro a esta festividad que nació como adoración al santo que, dicen, “trae la lluvia y quita el sol”, pues ahora las nuevas generaciones utilizan llamativos colores, amarillos estridentes, azules metálicos, sombres y pintura en los rostros para acompañar bailes que este año estuvieron acompañados preferentemente por melodías de reguetón, sin dejar de lado el “perreo”.

Pero las generaciones anteriores, los mayores, no dejaron la música de bandas de viento que acompañaron los bailes tradicionales de las comparsas que, al tiempo de danzar, van repartiendo comida y dulces a quienes observan su paso por las calles, como muestra de abundancia y deseo compartido de que las tierras produzcan abundantemente.

“San Isidro es el patrón de la agricultura, él quita el agua y pone el sol, y viceversa, porque las tierras necesitan ese cambio, la humedad y el calor para que se calienten y crezca el maíz, que es lo que más se siembra aquí, pero también es quien cuida de nuestros animales, por eso se hacen las yuntas en su honor, se decoran las yuntas de bueyes que son las que aran las tierras”, explicó Otilia Ramírez, de 65 años de edad.

Otilia aceptó que la fiesta ha variado, que ésta ha ido tomando nuevos tintes, sobre todo desde que los jóvenes se incorporaron con ideas novedosas tanto en las decoraciones como en la música, pero señaló que “ahora ya se vale de todo, antes nada más se vestían a los niños de santos, más que nada del mismo San Isidro, pero ahora ya hay comparsas con trajes que parecen de carnaval. Es una forma de mostrar nuestra alegría porque inicia el ciclo de sembrar”.

La celebración tiene lugar el segundo domingo de marzo, que es cuando prácticamente se comenzará a sembrar las milpas. “Aquí se siembra un poquito después, porque es un valle alto, en los valles altos se inicia desde el principio de mayo, pero aquí sembramos hasta que las lluvias prácticamente ya comenzaron”, explica Augusto Sánchez, otro de los vecinos que, dijo, tiene más de 40 años de participar en esta celebración.

El paso de las agrupaciones y los carros decorados, en muchos de los cuales se montan auténticos nichos en recuerdo de San Isidro llega nuevamente hasta la explanada municipal, tras el recorrido por las principales calles de Santa Ana Tlapaltilán, para terminar con una especie de verbena popular en la que se comparten grandes cazuelas de comida tradicional como arroz rojo, mole rojo con pollo o guajolote, carnitas de cerdo y hasta barbacoa.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *