Mujer rural, la clave para el campo mexicano

La aportación de las mujeres en las tareas rurales no es valorada y mucho menos reconocida, aunque es la principal proveedora de las familias
Mujer rural, la clave para el campo mexicano
La aportación de las mujeres en las tareas rurales no es valorada y mucho menos reconocida, aunque es la principal proveedora de las familias

Mónica Elizama Ruiz Torres*

Antes que nada, quisiera agradecer la oportunidad de escribir y difundir algunos resultados y reflexiones académicas. En una era donde la información falsa fluye con enorme velocidad, espacios que sean accesibles, interesantes y rigurosos son una necesidad.

Como investigadora tengo cerca de diez años analizando varios de los sistemas agropecuarios existentes en nuestro país, por lo que a lo largo de esta serie de publicaciones trataré de exponer varios de mis resultados acerca de hacia dónde debería dirigirse el futuro de estos sectores de la población, esperando que, alguno de ellos motive la reflexión e intercambio de ideas por parte de todos ustedes.

Hace pocos días, los ojos de todos estaban puestos en las marchas de mujeres con motivo del “Día Internacional de la Mujer”, así que pensé en poner mi granito de arena en este diálogo y hablar hoy sobre el papel de la mujer en el combate a la pobreza en zonas rurales.

Son las mujeres hoy quienes más sufren los embates de la crisis ambiental y económica

La ONU[1] hoy día ha reconocido que son las mujeres y los niños en zonas rurales quienes sufren en mayor medida los embates de las crisis ambientales y económicas mundiales, puesto que son ellos los que mayor dependencia tienen hacia los recursos naturales que actualmente están bajo amenaza del cambio climático, por lo que conseguir la igualdad de género y empoderar a las mujeres es un ingrediente fundamental en la lucha contra la pobreza extrema, el hambre y la desnutrición.

Conseguir la igualdad de género en contextos rurales mexicanos no es una labor fácil, puesto que, tradicionalmente el trabajo femenino y sus aportes a la producción agropecuaria han sido invisibilizados y continuará siendo de esta manera mientras que la percepción de los actores sociales continúe situando a “la casa” como el único escenario productivo de las mujeres. Sin embargo, la realidad dista de esta percepción, dado que, en promedio, las mujeres representan algo más de 40 por ciento de la fuerza laboral agrícola en los países en desarrollo, pudiendo llegar a más de 50 por ciento en determinadas partes de África y Asia[2].

¿Cuál es la participación femenina en los sistemas agropecuarios de México?

En el caso mexicano, la participación femenina en los sistemas agropecuarios debe ser vista en los siguientes tres aspectos:

  • Proveedora de alimentos. Las mujeres en zonas rurales son las responsables de la producción de traspatio, la cual, debe considerarse como una “despensa viva” dado que provee a las familias de frutas, carne, leche y huevo. Adicional, el intercambio, tanto de animales como de productos agrícolas, permite renovar el menú diario, afrontar las alzas de precios de la canasta básica y establecer redes de relaciones de ayuda mutua.
  • Pilar en los procesos de herencia y sucesión de los sistemas agropecuarios. La herencia de los sistemas agropecuarios se inicia en el periodo de infancia, cuando los pequeños comienzan a ser entrenados por sus madres en el traspatio. Este aprendizaje experimental, mismo que continúa durante todas las etapas del desarrollo biológico del niño, genera lo que algunos especialistas del tema han denominado como “identidad campesina”.
  • Como mano de obra activa en los procesos productivos. En cualquiera de los giros de la producción agropecuaria las mujeres colaboran activamente, por ejemplo, en el caso de la producción de leche en el Estado de México, ellas son las encargadas de la limpieza de los instrumentos de ordeña; en la producción de cabras en el altiplano potosino, se encargan de transformar la leche en queso y de comercializarlo, y en el caso de la producción de cítricos en Veracruz participan directamente en la cosecha de las frutas.

Finalmente, solo me resta decir que, para lograr una igualdad de género y empoderar a mujeres en contextos rurales mexicanos, como sociedad debemos dejar de invisibilizar su trabajo y reconocer que forman parte activa en los procesos de producción y reproducción de los sistemas agropecuarios.

 

*Doctora en Ciencias Agropecuarias y Recursos Naturales

Correo electrónico: monica.ruiz.torres24@gmail.com

 

[1] ONU Mujeres (2022). Día Internacional de la Mujer 2022: Igualdad de género hoy para un mañana sostenible. Disponible en: https://www.unwomen.org/es/noticias/anuncio/2021/12/dia-internacional-de-la-mujer-2022-igualdad-de-genero-hoy-para-un-manana-sostenible. Fecha de Consulta: 14 de marzo 2022

[2] ONU (2022). Las mujeres rurales, clave para un mundo sin hambre ni pobreza. Disponible en: https://www.un.org/es/observances/rural-women-day. Fecha de Consulta: 14 de marzo 2022

Jueves 19 de Mayo del 2022 11:17 am