¿Dónde quedó la aceptación pública de Alfredo del Mazo Maza?

Según el ranking Mitofsky la popularidad del gobernador del Estado de México Alfredo del Mazo Maza continúa a la baja.
¿Dónde quedó la aceptación pública de Alfredo del Mazo Maza?
Según el ranking Mitofsky la popularidad del gobernador del Estado de México Alfredo del Mazo Maza continúa a la baja.

Agencia MVT / Opinión / José Contreras Contreras

Febrero, 28, 2022.- De acuerdo con el Ranking Mitofsky, que elabora mes con mes la empresa Consulta Mitofsky, considerada la encuestadora de mayor prestigio en el país por la seriedad de sus trabajos, precisión en los diagnósticos y certeza matemática de sus métodos de sondeo, sigue a la baja la aceptación pública del gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza, lo cual no resulta un buen indicador si se considera que el mandatario mexiquense entró al último periodo de su gestión y en ese cierre debería estar al “tope” para enfrentar adecuadamente el proceso de sucesión gubernamental.

En el Ranking Mitofsky, Capítulo: Gobernadores y Gobernadoras de México, correspondiente al mes de enero del 2022, se indica que Alfredo del Mazo Maza, gobernador del Estado de México, se ubica en el lugar 24 de aceptación pública entre el total de 32 mandatarios de igual cantidad de entidades del país, incluyendo a la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, quien, por cierto, ocupó la séptima posición a nivel nacional.

Del Mazo Maza tuvo una caída del 46.4 por ciento con relación a la aceptación que registró un mes antes; es decir, en diciembre del 2021, cuando ocupó el lugar 22 a nivel nacional y para enero del presente año cayó al sitio 24.

Por si a alguien le interesa el dato, el gobernador del estado de Yucatán, Mauricio Villa, es quien ocupa el primer lugar nacional en ese ranking, y el peor calificado es David Monreal Ávila, del estado de Zacatecas, en la posición 32.

Alfredo del Mazo Maza nunca ha pasado de “media tabla” en ese ranking, lo cual quiere decir que no ha sido de los mejor posicionados del país; por el contrario, poco a poco subió en su calificación durante el año 2020 y luego comenzó un nuevo descenso durante el 2021.

La pregunta sería: ¿Por qué la labor de Alfredo del Mazo Maza es tan mal calificada por sus propios conciudadanos? 

A Alfredo del Mazo Maza se le atribuyen dos graves problemas: distanciamiento de la base social y un raquítico sistema de comunicación gubernamental. En términos prácticos y palabras más simples: el gobernador mexiquense nunca ha sido capaz de penetrar en el ánimo de la sociedad a la que gobierna, la cual lo percibe distante, lejano, apartado, y, en segundo lugar, no ha sido capaz de comunicar de forma eficiente aquello que sí hace.

No es ni por mucho que Del Mazo Maza no haga, no trabaje o no busque hacer cosas buenas a favor de su gente, tal vez el problema real es que no logra que la gente sepa precisamente lo que hace.

Se trata de un hombre de trabajo, de una persona que normalmente enfrenta jornadas de más de 12 horas al día de labor, de actividades agolpadas en una agenda de trabajo que parece interminable. El problema es que pocos en realidad se enteran de lo que hace o intenta hacer en beneficio del pueblo al cual gobierna.

Alfredo del Mazo Maza es de los gobernadores menos mediáticos que existen en el país. Su labor –intensa normalmente—no la conocen más allá de quienes integran su círculo cercano de colaboradores, no es capaz de comunicar ni por medios formales ni por los informales, y cuando lo hace el impacto que logra es escaso.

En una entidad de prácticamente 18 millones de habitantes es prácticamente imposible lograr una adecuada aceptación social entre esa masa poblacional si no se es capaz de comunicar eficientemente, se necesita mucho más que mensaje en Twitter o Facebook para que la gente del Estado de México –toda– se entere qué hace y qué no hace en beneficio de las mayorías.

Nadie puede obtener una buena calificación entre los ciudadanos si el mensaje se circunscribe a unos cuantos, a quienes le rodean, a quienes han sido su público objetivo desde el principio de su gestión, sin que se preocupe por ampliar todos los días el espectro al que se comunica.

Ese es y ha sido el principal problema de Alfredo del Mazo Maza, que no ha sido capaz de superar la cápsula en la cual lo han encerrado desde el inicio de su gestión, una especie de “campana del silencio” en la que los mensajes se quedan encerrados y no llegan más allá de a unos cuantos, a los mismos que ya creían desde antes en él, pero cuyo número no ha sido capaz de hacer creer.

¿Todavía hay tiempo? Quizá sí, pero para ello es necesario reconvertir esa estrategia de difusión de la labor gubernamental de su administración, lo cual debe comenzar por estrechar la brecha entre él y quienes gobierna.

La pandemia nos colocó a todos ante un paradigma diferente en el que el contacto físico quedó prácticamente prohibido, pero existen formas en que esto todavía es posible de hacerse sin que represente un riesgo para la salud del propio mandatario y del pueblo al que debe llegar.

Debemos comprender que la conformación de la sociedad del Estado de México es extremadamente compleja e incluso dramática, y que no todos tienen acceso a las redes sociales para enterarse de lo que hacen o no sus autoridades. Esta entidad está todavía llena de comunidades donde el internet no lo conocen ni de nombre, y en las cuales para que penetre la labor gubernamental es necesaria todavía la presencia física del mandatario.

Si el gobernador mexiquense en verdad está interesado en continuar su trayectoria política y aspira a la máxima posición de este país, es hora de volver al origen, de retomar la política de proximidad, aquella que verdaderamente deja huella entre los gobernados, y con la cual es posible ganar cualquier contienda electoral.

Alfredo del Mazo Maza es un gran producto desde el punto de vista de la mercadotecnia electoral, solamente hace falta aprovechar adecuadamente sus fortalezas, socializarlo y llevarlo por una ruta adecuada en la cual la comunicación política debe romper paradigmas y reubicarlo como lo que sí es.

Fotografía: Vía: @Mitofsky_group

Jueves 19 de Mayo del 2022 9:22 am