Viven discapacitados de «dominadas» en semáforos

467 0
Agencia MVT / Ingrid Ahumada Mañon
Metepec, México, 18 de Julio de 2018.- A pesar de su discapacidad, un grupo de hombres realizan «dominadas» en los semáforos de la avenida Pino Suárez para obtener un poco de dinero.
Algunos sin ambas piernas y otros con un sólo brazo, mueven el balón y lo mantienen en el aire durante el tiempo en el que el semáforo está en rojo, mientras que los automovilistas no dejan de mirar la forma en la que realizan los movimientos que parecen hacer sin dificultad.
Jaime Cortés Pérez, de 33 años de edad y con dos hijos, radica actualmente en la Ciudad de México, en la delegación Gustavo A. Madero, relató su historia y la razón por la que fue mutilado de la pierna izquierda cuando tenía 26 años, derivado de un tumor cancerígeno que le detectaron un año antes.
“Fue muy difícil porque el primer año después de la enfermedad no quería ponerme de pie, ni siquiera podía verme al espejo. Nunca esperé que fuera yo una persona sobreviviente de esa enfermedad, mucho menos sin mi pierna”, platicó.
Contó que juega futbol desde que tenía cuatro años, ya que dijo es un deporte que ama profundamente, pero nunca pensó que encontraría en él una forma de manutención para él y su familia, siendo el motivo para volver a empezar una nueva vida.
Trabajó como chofer por casi 10 años, en una empresa de abarrotes llevando todo tipo de mercancía por las carreteras. Nunca tuvo un accidente automovilístico y aprendió a conducir todo tipo de autos con gran destreza.
Sin embargo, luego de que le detectaran el tumor no encontró opciones de trabajo, hasta un año después de su recuperación, cuando fungió como taxista y aseguró que manejaba a la perfección un automóvil, pero notó que los pasajeros no se subían o pedían bajar antes de llegar a su destino al ver que no tiene una pierna.
“No alcanzaba a juntar la cuenta, aparte el dueño comenzó a dudar si podía conducir y escuchó las críticas de la gente sobre el peligro de ser discapacitado en un volante”, dijo.
“Nadie nos da trabajo, es tan difícil, vemos en la tele que hay muchos que según contratan a personas como yo, o con Síndrome de Down y no es verdad, nos quieren pagar salarios miserables o de plano nos rechazan desde antes de preguntar qué sabemos o ver lo que podemos hacer”, expresó.
Despues de varios intentos, conoció a un integrante de la liga de futbol para discapacitados denominado «Panteras», en donde entrenan dos veces por semana cerca del Metro Martín Carrera y participan 16 equipos con jugadores en silla de ruedas, en muletas o con prótesis, lugar en donde aprendió a desarrollar varias habilidades, no sólo deportivas, con las cuales pudo emprender una nueva estrategia de trabajo.
“Ahí conocí a otros compañeros que igual andaban buscando cómo sobrevivir porque también tenemos familias, hijos que sostener y no podemos darnos por vencidos, entonces nos reunimos y primero fuimos a diversas partes de la Ciudad de México, pero allá todos tienen prisa, es difícil que te hagan caso y la verdad pues poco nos daban, comenzamos haciendo dominadas con el balón, algunos pases, pero pues vimos que no habían muchas ganancias”, argumentó.
Al ver su situación, el grupo de amigos decidió intentar tener suerte en el metro de la Ciudad de México, sin éxito, uno de ellos visitó Metepec y pensó que una buena opción podría ser el jardín lineal, en donde actualmente se ubican al menos una vez por semana desde hace un año, preocupados por optener de inicio el dinero necesario para los pasajes de ida y vuelta, que precisó es un gasto de alrededor 100 pesos por día.
“Todos los días nos llevamos algo, no te voy a decir que vivimos como reyes, mi esposa trabaja obviamente, pero este es mi empleo, todos los días salgo hacia alguna vialidad, para acá una vez o dos por semana, no es fácil pasar de ser un trabajador formal a uno que pide en las vías, pero así pasa”, explicó.
«Por imagen, dicen que este parque es muy importante y hacemos que se vea feo, pero ya después de unos meses nadie nos ha venido a quitar, porque hasta la gente nos ha ayudado para que nos dejen, así que aprovechamos casi toda la mañana”, respondió al ser cuestionado por la situación con la que se encuentran en el Pueblo Mágico.
Finalmente, Jaime dijo que su mayor inspiración es que sus hijos sean felices, buenas personas y considera que lo logra cada día al salir de su casa a las 05:30 o 06:00 de la mañana  para buscar ingresos para su hogar, sintiendo satisfacción también al escuchar a las personas decirle que son una inspiración.
“Nos dicen que vienen deprimidos o de malas porque su día no fue bueno, pero la verdad es que nos miran poniéndole empeño y les cambiamos todo”, concluyó.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *