Un «accidente» la muerte de Paulette: Bazbaz; no habrá acción penal sobre nadie

TOLUCA, México, 21 de Mayo.- El Procurador General de Justicia del Estado de México, Alberto Bazbaz Sacal, anunció el cierre de la investigación sobre la muerte de la niña Paulette Gebara Farah, la cual concluyó que se trató de un “accidente” en el que la niña misma se provocó la muerte por un “desplazamiento” irregular en su propia cama que le causó asfixia.\rBazbaz Sacal reconoció que el procedimiento pericial que se llevó a cabo en la escena del crimen tuvo errores, así como la política de comunicación que rodeó el manejo del caso, por lo que asumió completamente su responsabilidad sobre esos errores.\rEl Procurador señaló que esta conclusión arroja como resultado que no se ejercite acción penal en contra de ninguna persona, porque no existen elementos para determinar que alguien haya intervenido para causar lo que calificó como «tragedia».\rDetalló que se integraron a la averiguación previa 83 declaraciones de diversas personas; 85 dictámenes institucionales, 3 dictámenes externos, 3 informes, 20 inspecciones y 14 reconstrucciones de hechos.\rDetalló que el cuerpo de la menor no fue manipulado después de su muerte; es decir, «que la menor permaneció en el lugar donde fue encontrada desde que murió».\rTambién dijo que los exámenes permitieron determinar que el tiempo preciso de la muerte fue 9 días previos a la fecha y hora de la necropsia, «lo que demuestra que la menor murió la noche en que llegó de Valle de Bravo o a más tardar en las primeras horas de la madrugada del 22 de marzo».\rAseguró que «no existen lesiones u otros indicios relacionados con la muerte, ni que indiquen maniobras de defensa o resistencia previos al fallecimiento, ni indicios que señalen que la oclusión de orificios nasales fuera producida por otra persona, pues no hay estimas ungueales (rasguños), escoriaciones perinasales o peribucales (raspones alrededor de la nariz o boca)».\rEl todavía Procurador mexiquense estableció que igualmente se descarta que algún factor externo facilitara la asfixia, «ya que no existe fármaco o sustancia que hubiera alterado el estado de alerta o conciencia dela menor, lo que se refuerza con los resultados del laboratorio central del FBI, que contribuyó, entre otras cuestiones, a determinar en forma contundente que no existían en el cuerpo de la menor fármacos, antihistamínicos, benzodiacepinas o cualquier otra sustancia tócina que hubiese afectado la conciencia o el estado de alerta de la menor».\rFinalmente, apuntó que otra prueba determinante que permite asegurar que la niña murió en el lugar mismo donde se encontró, 9 días después, es una mancha de orina en una de la sábanas, misma que corresponde al lugar donde se encontraba la pelvis de la menor, «lo que implica que estuvo con vida en la posición donde fue encontrada y que falleció en esa misma posición, pues la orina es producto de la relajación de esfínteres posteriores a la muerte».\r

Lunes 15 de Agosto del 2022 7:31 pm