Transparentan caso Paulette aunque las respuestas siguen siendo las mismas

TOLUCA, México, 31 de Mayo.- Alfredo Castillo Cervantes, encargado del despacho de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, anunció un esfuerzo para transparentar la investigación realizada en torno a la desaparición y muerte de la niña Paulette Gebara Farah, mediante una amplia conferencia de prensa en la que respondió a cualquier cuestionamiento y el lanzamiento de una página de internet en la que se responde a 45 de las preguntas más comunes en torno a este caso.\rEn conferencia de prensa en la que estuvo acompañado por una decena de peritos, criminólogos, médicos forenses, biofísicos y patólogos que participaron en esa investigación, Castillo Cervantes señaló que en este momento “no es importante cree o no” en las conclusiones de la investigación en la que se señala que fue un “accidente”, sino –puntualizó—se trata únicamente de transparentar una verdad histórica en la cual se cuenta con pruebas científicamente sustentadas para sostener la averiguación.\rDe acuerdo a Castillo Cervantes se tienen todos los elementos científicos que permiten comprobar que la niña Paulette Gebara Farah murió la noche del 21 de marzo o la madrugada del 22 de marzo, justo en el lugar donde fue encontrada nueve días después, y aseguró que la habitación de la niña no se “aseguró” ni se busco de palmo a palmo ahí porque “el Ministerio Público es una instancia de buena fe que acudió al lugar a presuntamente investigar la desaparición de una persona, no una muerte”.\rTrató de explicar el hecho de que la niña nunca se movió del lugar donde, de acuerdo a las investigaciones, murió por asfixia y posteriormente fue localizada; es decir, en el pie de la misma cama. Indicó que puntos de su cuerpo como las rodillas, los codos y la frente, presentaban marcas que permiten determinar que nunca se movió y siempre estuvo en contacto con la ropa de cama.\rAseguró que el expediente de Paulette Gebara Farah está cerrado, ya que no existen elementos para modificar los resultados de las investigaciones científicas que arrojaron que la niña murió por asfixia, en el lugar mismo donde fue localizada.\rTambién puntualizó que “en todas las averiguaciones se presentan errores o inconsistencias” y que no por ello deben fincarse responsabilidades en contra de alguna de las personas que participó en las diversas actuaciones judiciales o criminalísticas en el lugar de los hechos.\rDesmintió la versión dada por un perito de la Procuraduría que aseguró que el cuerpo de la niña Paulette, cuando se localizó, presentaba evidencias de golpes. Aseguró que ese perito “no es médico ni forense” y que no está capacitado para determinar si eran golpes o escoriaciones, e incluso modificaciones que un cuerpo sufre cuando está sujeto a un proceso posterior a la muerte.\rSeñaló que ese tipo de errores crearon confusión sobre los hechos y la averiguación que se realizó, y consideró que mucho se debió al esfuerzo de “transparencia” que la Procuraduría General de Justicia del Estado de México realizó en torno a las investigaciones.\rApuntó que no fue la Procuraduría la interesada en que se supiera a nivel nacional el caso de la presunta desaparición de la niña Paulette, y explicó que no existe una ley que le permita a la autoridad prohibir a los padres de una víctima difundir el caso para solicitar el apoyo de la sociedad para la localización de una persona.\rSobre las versiones contradictorias de las trabajadoras domésticas Erika y Martha Casimiro, quienes aseguran que ellas cambiaron y tendieron la cama en por lo menos cuatro ocasiones antes de que el cadáver fuera localizado, el encargado del despacho de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México planteó que ese versión debe ser resultado de la presión y los nervios de estas mujeres, pero dijo que existen pruebas fotográficas y en video de que la cama siempre mantuvo las mismas líneas, lo que demuestra que nunca se movieron totalmente las cobijas, sábanas y el edredón. \rAclaró que no se ejercitará tampoco acción penal sobre Martha y Erika Casimiro sobre lo que podría tipificarse como “falsedad en las declaraciones”, dado que esa figura se limita a los casos en que con esas versiones se intenta inculpar o exculpar a una tercera persona como autora de un delito, lo cual no aplica en este caso, pues no existe ningún inculpado.\r

Lunes 08 de Agosto del 2022 8:31 am