Todas las muertes se tratan ahora como sospechosas de Covid-19

1020 0

Agencia MVT / Mario Vázquez de la Torre

  • Morir por Covid-19 es muy triste e ingrato para los deudos.
  • Aplican funerarias protocolos de seguridad para dar servicio a víctimas de pandemia.

Toluca, México a 30 de abril 2020.- La pandemia por Covid-19 no sólo ha afectado a los sistema de salud sino también a las funerarias, las cuáles han tenido que modificar y aplicar protocolos de seguridad para realizar la disposición final de los cadáveres infectados, que incluso, por recomendación sanitaria se están cremando aún sin haber muerto por coronavirus.

“Morir por Covid-19 no es una muerte muy común, afecta en sobre medida a los familiares, el trance que pasan es muy difícil, es muy complicado y muy triste, incluso ingrato, porque ven a su familiar entrar al hospital pero ya no lo vuelven a ver ni para despedirse de el”, relató Gabino Zarza Sánchez, presidente del grupo ‘Funerarias del Recuerdo del Valle de Toluca’.

“Buscamos sensibilizar a nuestros clientes, a los deudos, sobre la conveniencia de realizar la disposición final del cuerpo y llevarlo a cremación, para ello la jurisdicción sanitaria está liberando permisos de cremación directa para pacientes por Covid-19”, agregó.

Personal de los servicios funerarios hacen una demostración de los protocolos que siguen para la disposición final de cadáveres. Agencia MVT / Mario Vázquez de la Torre.

Gabino Zarza Sánchez explicó que para ellos, como empresa funeraria, ha sido muy difícil cuando los deudos no quieren cremar a su familiar, ya que prefieren la inhumación por cuestiones principalmente religiosas, sobre todo en los pueblos tradicionales del Valle de Toluca donde se acostumbran velorios de dos días con la presencia de toda la familia.

“Ahora se restringe la velación a no más de cuatro horas, el cuerpo no puede llevarse a la iglesia, que de hecho están cerradas, la familia no puede despedirse de la persona y de acuerdo con los protocolos, por medida de seguridad sellamos el ataúd, inclusive le ponemos pijas de seguridad para evitar el contacto con el cuerpo, sea o no sea una persona infectada por Covid-19, pero no podemos exponer a la gente”, explicó.

Sin embargo, la mayoría de las personas han sido consientes del riesgo de contagio y han aceptado optar por la cremación de su familiar. Además, los hornos crematorios han puesto restricciones, a diferencia del pasado ahora sólo se permite la presencia de uno o dos familiares para que esperen la entrega de las cenizas, se les dan horarios fijos y no es posible que estén en el proceso.

La sanitización de los espacios es permanente, se utilizan germicidas muy potentes para evitar las posibilidades de contagio. Agencia MVT / Mario Vázquez de la Torre.

Zarza Sánchez explica que al igual que el personal de salud, los funerarios tienen la necesidad de protegerse al ser el eslabón final de esta cadena y estar expuesto a la posibilidad de contagio, por eso han aplicado medidas de seguridad con la intención de proteger al personal que maneja un cadáver desde el momento de sacarlo de cualquier unidad hospitalaria, el Servicio Médico Forense o su propio domicilio.

“Nuestras medidas de protección inician desde el momento de recibir al deudo que de alguna forma tuvo contacto con su familiar enfermo, aplicamos una distancia segura, usamos cubrebocas y mantenemos limpias las instalaciones. Nuestro personal utiliza los kits de seguridad que consta de un overol impermeable, guantes de latex (tres pares), careta con filtro de seguridad N95, usamos sanitizadores y germicidas en spray, cubrebocas, protector de calzado, goggles de seguridad, que por cierto han tenido un incremento mayor al 100 por ciento en el costo”, detalló.

Gabino Zarza explica que en las unidades hospitalarias las personas no sólo mueren infectadas de Covid-19, también por otras patologías,  incluso, por accidentes, pero actualmente en todos los servicios se siguen los protocolos de seguridad para su personal.

Un empleado de los servicios funerarios porta equipo de bioseguridad similar al que utiliza el personal médico en los hospitales donde son atendidos pacientes infectados por Covid-19. Agencia MVT / Mario Vázquez de la Torre.

“Podría tratarse de un cadáver que fue atropellado pero no podemos saber si antes de morir no estaba infectado, o incluso, era un portador asintomático del virus, por eso nos protegemos”, aseguró.

Las funerarias reciben los cuerpos en el hospital amortajados (dentro de una bolsa mortuoria) e identificados únicamente mediante una etiqueta, ellos como funeraria llevan dos bolsas más de alta resistencia para encapsular el cuerpo, lo introducen en una bolsa, rocian los germicidas para sanitizar y lo colocan dentro de la segunda bolsa mortuoria a manera de seguridad.

Los empleados funerarios realizan el encapsulamiento de los cuerpos mediante dos bolsas mortuorias antes de llevarse a cabo la disposición final. Agencia MVT / Mario Vázquez de la Torre.

“Te quiero decir que ya ha habido por ahí problemas. A raíz que no hay una gran identificación de los cuerpos, ya que se han estado manejando en algunos hospitales a través de etiquetas y los funerarios si hemos tenido problemas en ese sentido. Si exhortaría yo a que se tuviera mucho cuidado porque ya hubo en la práctica dos problemas de cambio de nombre de cuerpos y afortunadamente se dieron cuenta a tiempo, por eso no ha habido en el Valle de Toluca casos que se lleven un cuerpo por otro”, relató.

“Todavía hay gente muy incrédula sin seguir las medidas de seguridad en la calle, a grandes países se les salió de control por no seguir las normas y estamos a tiempo de que esta pandemia no se vuelva aquí incontrolable… así como podría colapsar el sistema de salud también las funerarias tendríamos un grave problema porque solo hay dos hornos crematorios en el Valle de Toluca que no se darían abasto en caso de salirse de control”, concluyó el presidente del grupo ‘Funerarias del Recuerdo del Valle de Toluca’.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *