Recuerda el Obispo Auxiliar de Toluca la humildad de Jesús con el lavatorio de pies

Recuerda el Obispo Auxiliar de Toluca la humildad de Jesús con el lavatorio de pies

Agencia MVT / Ingrid Ahumada Mañon

TOLUCA, México, 29 de Marzo del 2018.- Mexiquenses acudieron este Jueves Santo a misa en la catedral de Toluca, en la que se celebró el lavatorio de pies, hecho con el que al mismo tiempo se recuerda la institución de la eucaristía y la humildad de Jesús ante sus discípulos.

Durante la misa, el obispo auxiliar de Toluca, Maximino Martínez, explicó que cuando el obispo pasa a lavar los pies, representa el momento en el que Jesús expresó a sus apóstoles el amor extremo, para que ellos al mismo tiempo se entreguen con el mismo amor a sus hermanos.

«Jesús es el que actúa, es el que ha instituido la eucaristía, es el que ha instituido el orden sacerdotal, es el que lava los pies a sus apóstoles en señal de ese amor al extremo y de ese servicio que todos debemos desempeñar», comentó durante el sermón.

La celebración representa «el amor más puro que Cristo quería enseñarnos», mencionó Ximena Olivos, devota que -añadió- que el lavado de pies es un signo de humildad y entrega, pues a través de la acción Jesús demostró a sus apóstoles la vocación de servicio y ayuda a los demás.

«Este día empezamos lo más fuerte de la iglesia católica, porque vivimos la vida y muerte de Cristo, por eso también si te das cuenta las imágenes en la iglesia están cubiertas con una tela morada, es porque estamos de luto», precisó.

«Los buenos católicos sentimos el dolor de María, su madre, por lo que le hicieron a su hijo, y también reconocemos el amor tan grande que Jesús nos tenía al dar su vida por nosotros, por los pecados que cometimos», argumentó.

Por su parte, Adriana Palomares, otra devota que acudió con su hijo de 8 años y un sobrino de 10,  destacó la importancia de continuar inculcándole la tradición a los más pequeños del hogar, ya que dijo que es a través de la religión la forma en la que se encuentra la fe, la devoción y la esperanza.

«Cuando me siento mal me pongo a orar y en el primero que pienso es en Dios, le digo, Dios mío ayúdame a comprender lo que pasa con tus formas de amor y también uno aprende a agradecer lo bueno y lo malo, porque Dios tiene el plan perfecto para nosotros, por eso a mi hijo le inculcó la oración, venir a misa, acercarse a Dios y espero así siga de grande, dicen que lo bien aprendido nunca se olvida», concluyó.

Domingo 03 de Julio del 2022 1:30 am