Reconoció UAEM vida y obra de Norman E. Borlaug

351 0

TOLUCA, México, 29 de Abril.- El progreso del género humano se sustenta en acciones innovadoras y revolucionarias, llevadas a cabo por aquellos que se encuentran consagrados al servicio de sus semejantes, manifestó el rector Eduardo Gasca Pliego, al otorgar del Doctorado Honoris Causa Post Mortem al Premio Nobel de la Paz, Norman E. Borlaug, a quien se considera como el «Padre de la Revolución Verde».\r\n»Tenemos la firme convicción de que el conocimiento debe servir al progreso y el bienestar, mejorando nuestro entorno y construyendo el porvenir», señaló Gasca Pliego, y manifestó que la investidura que otorga la Máxima Casa de Estudios del Estado de México no sólo honra la memoria de Norman Ernest Borlaug, sino que se brinda tributo y reconocimiento al espíritu y legado vivo de este científico, tanto en el área del saber como en su labor por la paz. \r\nLo anterior, dijo, debido a que el investigador, reconocido con el Premio Nobel de la Paz en 1970, siempre comentó que «no puedo vivir tranquilo en medio de la abyección del hambre y la pobreza, si tengo la posibilidad de hacer algo por mejorar las vidas de los infantes». \r\nEl desarrollo exponencial de la agricultura moderna, dijo, se debe a la infatigable labor de este gran científico que sentó las bases para lo que se conoce como la Revolución Verde, favoreciendo un mayor rendimiento del campo, a través de nuevas técnicas y semillas mejoradas. \r\nEn su intervención, el secretario de Desarrollo Agropecuario del gobierno del Estado de México, Arturo Osornio Sánchez señaló que en la actualidad «las nuevas crisis alimentarias» son una amenaza para México y el mundo, debido a que grandes cantidades de granos son utilizadas para biocombustibles «y un clima errático sabotea los esfuerzos de planeación agrícola en todas las latitudes»; el tema, afirmó el servidor público, debe ser medular en los tratados de libre comercio. \r\nOsornio Sánchez refirió que el proyecto adoptado por México para comprar barato y abandonar los esquemas productivos propios «le salió caro al país». El no regresar a su independencia alimentaria, abundó, puede derivar en costos elevados en lo económico y político, «porque hoy somos de los más grandes importadores de maíz, trigo y arroz».\r\nAnte ello, se pronunció porque los conceptos de soberanía y seguridad no sean subordinados a intereses comerciales y evitar que los diversos países entren de un nuevo a procesos de colonización a partir de la demanda de granos. \r\nPrevio a que el secretario de Desarrollo Agropecuario de la entidad asegurara que «de no producir al menos 70 por ciento de lo que come, un país por muy rico que sea, es pobre, por lo que «se tienen que generar esfuerzos como los legados por el ahora Doctor Honoris Causa por la UAEM», Jeanie Borlaug aseguró que la Revolución Verde comenzó en nuestro país con los trabajos realizados por sus padres en los campos del Estado de México y en Ciudad Obregón, Sonora, y que salvaron a millones de personas en el mundo. \r\nJeanie Borlaug, hija del galardonado, refirió que su padre siempre tuvo como preocupación mayor la de ayudar a África y en especial, que todos los niños del mundo accedieran a educación y alimentación, por lo que conminó a los universitarios a seguir el ejemplo de su padre y ayudar al campesino para que pueda producir más granos. \r\n

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *