PRI-MOR(ENA): Los ridículos oportunistas

616 0

Arturo Espinosa

El pasado 27 de enero, en los pasillos de la Cámara de Diputados del Estado de México, Raymundo Martínez Carbajal, Secretario de Movilidad, reconoció que la mayoría legislativa del congreso no le había pedido eliminar el aumento de la tarifa al transporte público en la entidad.

– «¿Los diputados le pidieron que lo bajara?», se le preguntó luego de asistir a una reunión con la Junta de Coordinación Política de la Legislatura local.

– «No, pudimos platicar sobre la implicación del ajuste tarifario (…)», fue la respuesta del secretario estatal.

La respuesta de Martínez Carbajal convirtió a los diputados de MORENA, Partido del Trabajo (PT) y Partido Encuentro Social (PES) en ridículos oportunistas.

El 22 de enero pasado, esas fracciones exigieron revertir el aumento, con cartulina en mano, calificaron como «atentado a la ciudadanía», «medida precipitada» y, advirtieron, hasta de riesgo social.

Ir a la Fanpage de Arturo Espinosa, autor de este articulo

Al tener a Martínez Carbajal enfrente ni siquiera se tocó el tema, convirtieron la oportunidad de ser contrapeso en oportunismo, acomodados a las circunstancias sin perjudicarse, subordinaron sus propias exigencias. Quieren adeptos a sus gritos, que nadie de cuenta de que son neófitos.

En el Estado de México los morenistas, petistas e integrantes del PES son los mejores priistas.

El «tarifazo» va, aún cuando sea maquillado en una nueva reunión a puerta cerrada, con propuestas de descuentos y reclamos que son galimatías de su desorden interno. Se trabaja sobre el problema… no se evitó el problema.

A nivel nacional, Alfredo del Mazo Maza es el mejor de los morenistas: celebra todas las iniciativas del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y solo está por debajo de Alejandro Murat, su homólogo de Oaxaca, cuya felicidad la encuentra en las giras por su estado del tabasqueño.

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) sufre de una dislexia política: está confundido y altera su propio orden, en el caso de Alfredo del Mazo Maza incluso la dinastía de su familia tricolor por generaciones. Del Mazo no es igual a Del Mazo. Entre ellos hay niveles.

El PRI es otro cuando un grupo de gobernadores aceptan sin chistar el malogrado y dañino Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi). La siniestra de López Obrador es lisonjera: Del Mazo y Murat. La autodenominada Cuarta Transformación transforma a los adversarios que aplauden y sigue en crítica sempiterna a quien no lo haga.

¿Los frutos de este romance entre PRI y MORENA? La oportunidad puede confundirse con el oportunismo vestido de ridiculez.

El PRI seguirá siendo institucional aunque siga traicionando su ideología; MORENA es la ideología que traiciona la institución. El diálogo entre ellos está abierto.

«Hay que esperar», artículo del editorialista Sergio Aguayo de Reforma por el que fue demandando por el priista Humberto Moreira… utilizó la frase «hedor corrupto».

La fragancia política sabe guardar silencio a pesar del escándalo pestilente.

ooooo0000000oooooo

Escrito por:

Haz click aquí para ir a la FanPage del periodista Arturo Espinosa

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *