Panteón “La Soledad”, con 137 años es depositario de la historia de Toluca

347 0

Agencia MVT

Toluca, México 1 de noviembre 2020.- El panteón General «La Soledad» en Toluca cumplió 137 años y es hoy en día depositario de la historia de la capital mexiquense, alberga importantes obras de arte funerario realizadas en piedra y mármol blanco, se calcula que existen al rededor de 28 mil fosas y los restos de 118 mil personas. La tumba más antigua de la que se tiene registro pertenece a Quirino Salazar, sepultado el 17 de mayo de 1880, tres años antes de que se abriera formalmente el panteón.

La arquitectura europea tuvo gran influencia en Toluca durante el Porfiriato y en el Panteón General se aprecia de manera clara en el diseño y construcción de su fachada principal, de estilo neoclásico.

Dentro de sus instalaciones está la Capilla de La Soledad, donde se encuentran enterrados sacerdotes y párrocos de la entidad.

En el panteón destaca la tumba del general Juan Nepomuceno Mirafuentes y muchos visitantes aseguran haber visto al general cabalgar por los pasillos, ya que dicho lugar fue su última morada.

En este panteón se observan los monumentos de personajes representativos de Toluca y del Estado de México, como José Vicente Villada, Alfredo Zárate Albarrán, Agustín Millán y Plutarco González, en forma de obeliscos ubicados en el pasillo principal.

Actualmente las obras de arte funerario que alberga el Panteón General “La Soledad” de Toluca se encuentras protegidas por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Uno de los obeliscos más representativos que guarda el panteón de la Soledad es el que tiene forma de tronco cortado, mejor conocido como Vida truncada, el cual se encuentra en medio de 14 tumbas que guardan los restos de alemanes que perecieron a causa de un problema químico en un almuerzo conocido como el Picnic macabro de 1910, referido así por el cronista toluqueño Don Ramón Pérez. En la columna se puede observar una placa escrita en alemán que revela los nombres y edades de los que allí yacen como Luise Lubitz, Minna Schulz y Dora Gundlac.

Otro de los mausoleos con historia es el de la familia Graff, de origen suizo, donde descansan los restos del fundador de la Cervecería Modelo en Toluca, Don Santiago Graff, quien vivió 60 años, de los cuales 30 estuvo en Toluca y de estos casi 20 fue funcionario del Cabildo toluqueño.

Algunas de las tumbas más populares

Tumba del General Mirafuentes

Juan Nepomuceno Mirafuentes fue un reconocido periodista, político y gobernador del Estado de México, conocido también por sus altos grados de crueldad para con sus enemigos, una de sus torturas favoritas consistía en desollarlos a fin de obtener información sobre las tropas enemigas.

A su muerte en el año de 1880, fue sepultado envuelto en un petate en el barrio de Santa Clara, sin embargo, el día de su entierro se le vio cabalgar por las calles del barrio y al momento de revisar su tumba se percataron que su brazo salía de su aposento mortuorio, esto sucedió en repetidas ocasiones, por lo que debido al miedo que provocaba en los habitantes de la ciudad, el cuerpo fue trasladado al Panteón de La Soledad, donde aseguraban que el General salía a cabalgar en su caballo y cuando iban a su tumba, su mano volvía a estar fuera de la tierra, fue entonces que se colocó una lápida grande y pesada sobre su tumba para evitar que el General Mirafuentes saliera.

Tumba de Doña Rosario (Tumba de los pajaritos)

Esta tumba es una de las más famosas del panteón debido a la escultura de una paloma caída que deja a sus polluelos solos en su nido, haciendo referencia a los niños que habían quedado huérfanos, pero lo más sorprendente de este sepulcro es que se puede ver sobre su lápida una flor fresca todas las mañanas, sin embargo no se ve quien visita esta tumba.

Tumba de la familia Graff, una celebración con triste final

En el año de 1910, el dueño de la Cervecería de Toluca y México, Santiago Graff, invitó a sus parientes alemanes a pasar las fiestas patrias en Toluca, durante los festejos se cocinaron las famosas “carnitas” que la familia alemana disfrutó, sin embargo el festejo se convirtió en tragedia cuando 35 personas, entre adultos y niños, resultaron envenenados, debido a que el cazo de cobre en el que fue cocinada la comida no fue curado y provocó su muerte. Catorce de ellos fueron sepultados en este panteón y aún puedes visitar sus tumbas, se encuentran todas juntas con un obelisco en centro con el nombre de todos aquellos que murieron.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *