Panaderos de Tecomatlan y Tenango del Valle hacen galletas muy especiales para día de muertos

1007 0

Agencia MVT / Libertad Trinidad

TOLUCA, México, 26 de Octubre del 2017.- Durante la temporada de octubre y hasta el dos de noviembre, los panaderos de Tecomatlán, en Tenango del Valle se dedican a la producción de pan de muerto, que no es la tradicional hojaldra con azúcar y nata. Se trata de galletas con algo de dulce que se hornean en ladrillos con temperaturas de hasta 60 grados y que les permite elaborar dos bultos y medio de harina al día.

Ignacio Reyes platicó que a las 06:00 de la mañana y hasta las 18:00 horas todos los integrantes de la familia se dedican a amasar, endulzar, dar forma, cortar y hornear este pan.

En temporada de feria elaboran hasta 4 mil 500 o 6 mil piezas de pan, pero en esta época reduce porque el de muerto lleva mucho detalle que atrasa el trabajo.

En medio de una situación extraordinaria, estos panaderos se esfuerzan por terminar a tiempo con la producción que deben llevar a los mercados de la región, la Central de Abasto en Toluca, donde venden su producción a unos clientes de Tlachaloya, además a personas de San pablo Autopan, San Cristóbal Huichochitlán, Metepec, Tenancingo porque es el ingreso que les dará para vivir a más 15 personas, niños y adultos mayores.

Desde hace 40 años, Don Ignacio, que tiene 70 años de edad se dedica a este oficio, intentó por algunos lapsos dedicarse a la albañilería u otros oficios, pero no fue suficiente el ingreso, de modo que se regresó al horno de ladrillo, que se modernizó pues anteriormente se empleaba leña, carbón y ahora es gas.

“Entregamos a cada cliente hasta mil piezas, este pan se vende a dos pesos por pieza, ya lo que ganan los intermediarios, es su ganancia. Ellos casi siempre lo dejan en cuatro pesos. Gastamos en transporte, gasolina, cajas en donde envolvemos el pan con papel para que se conserve”.

Es una forma de vida, dice, una oportunidad para sacar adelante a todos los integrantes de una familia, desde los más pequeños hasta quienes se negaron a seguir estudios profesionales. “Porque el estómago no sabe de otra cosa más que de hambre y hay que ponernos a trabajar hasta que le demos a todos alimento”.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *