Opinión MVT / PRI Edoméx / ¿Renovarse o morir?

EL PRI en el Estado de México enfrenta este lunes una de sus pruebas más importantes en los últimos años: ¿renovarse o morir?
Opinión MVT / PRI Edoméx / ¿Renovarse o morir?
EL PRI en el Estado de México enfrenta este lunes una de sus pruebas más importantes en los últimos años: ¿renovarse o morir?

Agencia MVT / Opinión

Febrero 7, 2022.- El Partido Revolucionario Institucional en el Estado de México enfrenta este lunes una de sus pruebas más importantes en los últimos años: ¿renovarse o morir? No hacer lo primero significará una derrota segura en la próxima elección constitucional y entregar la gubernatura mexiquense a una fuerza política distinta, lo que no ha ocurrido en ochenta años de vida democrática en esta entidad.

Eric Sevilla Montes de Oca será quien se registre como único aspirante a la presidencia del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional, cargo que dejó apenas la semana anterior la diputada local Alejandra del Moral Vela, quien nunca dio una explicación sobre esa decisión, si es que fue propia o simplemente siguió instrucciones dictadas desde la sede de Lerdo 300, en la ciudad de Toluca.

Eric Sevilla tendrá al frente un reto extraordinario, pues ciertamente no es el mejor momento como para asumir la dirigencia de un instituto político que apenas iniciaba por un proceso de recuperación en el que hubo muchos factores, externos e internos, que tendría que tomarse en cuenta antes de echar las campanas al aire, pero que finalmente fue un avance muy significativo si se compara con el PRI mexiquense del 2018, cuando prácticamente el tricolor fue arrasado.

Bajo el liderazgo de Alejandra del Moral Vela, e inmersos en una coalición de tres fuerzas políticas importante, junto con Acción Nacional y el Partido de la Revolución Democrática, los priistas mexiquenses fueron capaces de corregir el camino y de recuperar muchos de los espacios perdidos en la “ola” de Andrés Manuel López Obrador y su Morena.

En aquella fatídica elección del año 2018 los priistas mexiquenses obtuvieron un total de 1 millón 666 mil 558 votos, lo que les valió quedarse únicamente con 11 diputados locales en una legislatura de un total de 75 y con 21 presidentes municipales de los 125, lo que los convirtió en la tercera fuerza política del Estado de México, posición ridícula si se toma en cuenta que se partido político encabezaba el máximo poder: el Ejecutivo.

Gracias a la “talacha” de Alejandra del Moral Vela, desde la presidencia estatal priista, ese instituto político logró una recuperación consistente, en la elección más reciente, la del año 2021, el Revolucionario Institucional sumó 1 millón 765 mil 023 sufragios válidos, lo que les permitió posicionar a 22 diputados locales –el doble de los 11 que tenían una legislatura antes–, y 48 presidentas y presidentes municipales, más del doble de los 22 que tenían 3 años antes.

Quiere decir que Del Moral Vela sí hizo lo que tenía que hacer, sí ofreció los resultados deseables para quien confió en ella y le responsabilizó de revivir al “muerto” que muchos pensaron que era ya el Partido Revolucionario Institucional del Estado de México, por lo que sea cual sea la causa de su salida puede irse tranquila y con la satisfacción del deber cumplido.

Ahora le corresponde a Eric Sevilla Montes de Oca dar el paso definitivo para lograr un solo objetivo: que el PRI no se vea en la necesidad de entregar la gubernatura mexiquense a otra fuerza política, aliada o no aliada, pues tampoco está en los planes reales del priismo de abolengo eso de ir en una coalición con un candidato no priista, como hoy sucede en el vecino estado de Hidalgo.

No. A Sevilla Montes de Oca le corresponderá trabajar en lo interno para rehacer la unidad del partido político, pero también hacia el exterior para negociar la participación del PRI en una eventual coalición o alianza en la que el candidato sea un militante de ese mismo instituto para lograr el respaldo popular que les permita mantener la gubernatura en la próxima elección constitucional.

Sevilla Montes de Oca tiene a su favor que conoce desde las “tripas” la principal estrategia político-electoral del gobierno mexiquense: el programa “Salario Rosa” y todas sus vertientes: educativa, madres solteras, personas con discapacidad, etcétera, por lo que sabe dónde están los problemas y qué hacer para ganar las voluntades que se necesitan para respaldar a quien sea la próxima candidata o candidato a la gubernatura mexiquense.

En su contra, Eric Sevilla tiene algunas “cualidades” personales que nunca le han ayudado, como ser impositivo, duro, inflexible y de “cuño viejo”; es de esas personas que creen que lo que piensa y hace es lo único que existe, no voltea a su alrededor y mucho menos escucha a nadie. Quién sabe si esa forma de ser sea realmente lo que hoy necesita el Revolucionario Institucional en el Estado de México.

Este lunes se completará el ritual priista, ese de la supuesta democracia interna en el marco de la institucionalidad; es decir, una convocatoria “abierta” en la que todos los militantes, menos uno, tienen prohibido inscribirse, para que solo ese afortunado tenga la oportunidad de encabezar los destinos de ese instituto político por lo menos hasta la próxima elección constitucional.

Esperemos que ese PRI en renovación salga bien librado de este proceso interno, porque, aunque parezca una farsa, la renovación de su dirigencia tiene efectos para propios y extraños que tarde o temprano se reflejará en el futuro de todos los que vivimos en esta entidad.

Martes 17 de Mayo del 2022 10:26 pm