Difusión Ceintífica MVT / Conectados y enREDados

Internet es ya y será aún más el medio de comunicación y de relación esencial sobre el que se basa una nueva forma de sociedad
Difusión Ceintífica MVT / Conectados y enREDados
Internet es ya y será aún más el medio de comunicación y de relación esencial sobre el que se basa una nueva forma de sociedad

Y la “sociedad red” nos alcanzó.

Agencia MVT / María del Socorro Castañeda Diaz

Marzo 2, 2022.- Ante todo, mi agradecimiento a mi amigo Mario Vázquez de la Torre por la oportunidad de publicar en este importante espacio de difusión. El agradecimiento tiene que ver, sobre todo, con el hecho de que pocos medios de comunicación consideran conveniente dar espacio a reflexiones que surgen en la academia; sin embargo, hacerlo en estos tiempos es fundamental, especialmente porque permite e incluso fomenta el análisis y la reflexión, tan necesarios en estos días.

Sin más, inicio esta serie de publicaciones explicando que, como investigadora adscrita a la Universidad Autónoma del Estado de México, mi interés principal es reflexionar acerca de la importancia social del uso y apropiación de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC), particularmente de Internet y más concretamente de las redes sociales virtuales en la vida de la sociedad actual.

Vale la pena señalar que hoy en día, sobre todo a partir del periodo de la pandemia generada por la COVID-19, está cada vez más claro y vigente lo que el sociólogo español Manuel Castells propuso hace más de 20 años, refiriéndose a la “sociedad red”, que se ha convertido en una realidad en buena parte del planeta. Hoy se está cumpliendo el principio de que “Internet es ya y será aún más el medio de comunicación y de relación esencial sobre el que se basa una nueva forma de sociedad […]” (Castells, 2000:3)[1]

Ahora smartphones, tabletas o lap tops ya son más que simples artefactos construidos a partir de una mezcla de componentes electrónicos, pues en la práctica, las relacionamos aun inconscientemente con conceptos como “comunicación”, “información” o incluso “socialización”.

El mismo Castells (2000:1 y 2006:13)[2] señaló que Internet ya “es mucho más que una tecnología. Es un medio de comunicación, de interacción y de organización social” y las redes sociales “cubren todo el espectro de la existencia humana, desde la política y la religión hasta el sexo y la comunicación”, ideas que evidencian que hoy, gracias al empleo de Internet en la vida cotidiana de una buena parte de la población mundial, la forma de concebir el mundo ha cambiado.

La manera de comunicar en la red da una posibilidad de interactuar en forma instantánea y veloz, sin importar la distancia geográfica, lo que representa nuevas posibilidades de ver el mundo e incluso de concebir y percibir las fronteras geográficas, que en apariencia han dejado de ser un obstáculo importante para cualquier relación personal o profesional.

En efecto, ya sea quienes nacieron con la oportunidad de acceder a las nuevas tecnologías como aquellos que con el tiempo las han adoptado y se han adaptado a ellas, pueden acercarse a diversos conocimientos e interactuar de otras formas, definitivamente más amplias.

La red ha cambiado muchas formas de relacionarnos, de comunicarnos y de entretenernos. Vivimos en un mundo hiperconectado, en el cual, como señalan Reig y Vilches (2013:12)[3], el cambio del teléfono celular al teléfono inteligente ha sido socialmente un avance que implica transformaciones fundamentales en la experiencia de vida, porque este instrumento se ha metido en la cotidianidad permitiendo un “acceso permanente y ubicuo al mundo digital, en el que desarrollamos una parte cada vez mayor de nuestras actividades”. En realidad, la masificación de la tecnología y su consecuencia, la hiperconectividad, representan un parteaguas en el modo de vivir de la actual sociedad que ya es, en la práctica, la aldea global que en su momento propuso Marshall McLuhan.

Pero aunque la posibilidad cada vez más alta de acceder a las nuevas tecnologías crea la ilusión de que vivimos en una sociedad avanzada y a pesar de que el número de personas conectadas a la red de redes es elevado, tampoco hay que olvidar que existe una brecha digital, que tiene que ver no solamente con una falta de recursos técnicos para hacer que la señal de Internet llegue a las zonas marginadas, lo que representa un problema de exclusión y desigualdad social, sino que también está relacionado con una incapacidad de usar y adoptar las TIC como parte de la vida cotidiana. La brecha digital, entonces, tiene que ver con el uso y la apropiación.

Cerrar la brecha digital, que es por cierto un compromiso del actual Gobierno Federal mexicano, representaría un avance importante por la relevancia que tiene la presencia de Internet en la vida de la sociedad de 2022, una sociedad casi postpandemica que manifiesta una necesidad real y urgente de comunicarse, informarse y socializar.

A fin de cuentas, en este momento histórico, es importante considerar que la pandemia nos ha enseñado la importancia de contar con herramientas como Internet, que representa una solución práctica a imprevistos importantes, pero también nos ha hecho reflexionar sobre la necesidad de no sobrevalorar una hiperconexión que en ciertos momentos puede ser francamente dañina y pone en riesgo las relaciones interpersonales directas, aunque sobre este último tema, ese lado oscuro que representa la red para los usuarios, sin duda se hablará con mucha más profundidad en próximas colaboraciones.

María del Socorro Castañeda Diaz, Candidata a Doctora en Ciencias Políticas y Sociales por la Universidad Nacional Autónoma de México
Correo electrónico: maria.castaneda.diaz@gmail.com

[1] CASTELLS, Manuel, 2000, “Internet y la sociedad red”. Conferencia de Presentación del Programa de Doctorado sobre la Sociedad de la Información y el Conocimiento. Universitat Oberta de Catalunya. Disponible en: https://es.scribd. com/document/61583238/INTERNET-Y-LA-SOCIEDAD-RED-Manuel-Castells

[2] CASTELLS, Manuel, 2006, La era de la información, Vol. 1, Siglo XXI, México.

[3] REIG Dolors y Luis Fernando Vilches, 2013, Los jóvenes en la era de la hiperconectividad: tendencias, claves y miradas, Fundación Telefónica y Fundación Encuentro, Madrid.

Viernes 20 de Mayo del 2022 9:22 am