Opinión MVT / ¿Auditorías a modo?

Opinión MVT / Extrañamente OSFEM no revisó el gasto público de los municipios más grandes e importantes de la entidad gobernados por Morena
Opinión MVT / ¿Auditorías a modo?
Opinión MVT / Extrañamente OSFEM no revisó el gasto público de los municipios más grandes e importantes de la entidad gobernados por Morena

Agencia MVT / José Contreras Contreras

La exdiputada federal del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Miroslava Carrillo Martínez, en su calidad ahora de titular del Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México (OSFEM), entregó el Informe de Resultados de las Cuentas Públicas Estatal y Municipales del Ejercicio Fiscal 2020, en el cual, extrañamente, se omitió revisar el gasto público de algunos de los municipios más grandes e importantes de la entidad, como Toluca, Naucalpan, Coacalco, Ecatepec y Tlalnepantla, los cuales, extrañamente, eran gobernados en ese año por políticos emanados precisamente de su mismo instituto político: Morena.

Sorprende de sobremanera que un ejercicio de esa magnitud, el cual supuestamente se hace para tratar de garantizar el orden administrativo de los 125 municipios de la entidad, haya eludido revisar las cuentas de municipios de ese tamaño e importancia, no solo por la magnitud de sus presupuestos sino por la población que representan, y, todavía peor, porque son los que arrojaron los peores resultados financieros al cambio de las administraciones municipales.

Extrañamente a la titular del OSFEM se le “olvidó” verificar dónde fueron a parar los recursos con los que se debió pagar salarios, aguinaldos y primas vacacionales a los empleados municipales de Toluca, Tlalnepantla, Naucalpan, Coacalco y Ecatepec, entre otros municipios, donde en diciembre pasado hubo decenas de manifestaciones y expresiones de desesperación de los trabajadores que demandaron lo que por ley les correspondía.

Miroslava Carrillo al rendir protesta ante diputados como titular del OSFEM

Tampoco el OSFEM tomó en cuenta que fue precisamente en esos municipios donde los últimos 15 días de diciembre pasado se suspendieron algunos de los servicios básicos como la recolección de residuos sólidos, el suministro de agua potable e incluso la vigilancia que debe brindar la seguridad pública municipal, en la mayoría de los casos porque no había para comprar combustibles para que se movieran los vehículos relacionados.

Pero todo eso no pareció importar al máximo órgano de fiscalización del Estado de México, únicamente se revisaron las cuentas de 32 de los 125 municipios mexiquenses, supuestamente de forma “aleatoria” y “sin ningún criterio político”.

Lo malo es que, si se revisa, aunque sea de forma ligera, resulta que los 32 municipios que sí se auditaron son de los más pequeñitos y extrañamente, en su mayoría, eran gobernados por personas de partidos políticos distintos a Morena, como que la “mala suerte” solamente hubiera caído en patio ajeno.

Evidentemente este reporte se convertirá muy rápido en un factor de debate político al seno de la misma Legislatura, de la cual, por cierto, depende ese órgano fiscalizador cuya titular juró y perjuró que trabajaría siempre sin ningún criterio político, lo que hoy está en duda.

Decía la abuela: “no hagas cosas buenas que parezcan malas”, y tenía razón.

Martes 17 de Mayo del 2022 6:39 am