Nada quebranta la fe de los peregrinos mexiquenses

Nada quebranta la fe de los peregrinos mexiquenses

Agencia MVT / José Contreras Contreras

OCOYOACAC, México, 20 de Febrero del 2018.- La temperatura congelante de las primeras horas de este martes en la zona de La Marquesa no detuvo el ánimo de Amanda Millán Próspero y sus seis nietos y bisnietos, quienes forman parte de una columna de ya casi 50 mil personas –de acuerdo con el parte de la Policía Federal—que integral la peregrinación anual número 80 de Toluca al Tepeyac.

“Claro que hace frío, se siente; claro que se cansa uno, pero hay venimos despacio, con devoción”, dice la recia mujer quien esta ocasión cumple 45 años de participar en la peregrinación anual que organiza la Diócesis de Toluca para ir a dar gracias a la Virgen Morena del Tepeyac.

Amanda Millán Próspero es de San Nicolás Coatepec, un pueblo pequeño del municipio de Tianguistenco, Estado de México, desde donde se sumó a la peregrinación inicial que parte del Santuario de Chalma y que se junta con la gran columna que va al Tepeyac en la primera pernocta, en el municipio de Ocoyoacac.

Ella se dice devota de la Virgen de Guadalupe, fiel creyente católica, quien al igual que lo recibió de sus abuelos y padres, ahora desea heredar esta manifestación religiosa a los hijos de sus hijos, y a los hijos de los hijos de sus hijos.

Esta vez no la acompaña ninguno de sus hijos, uno de ellos se unirá la noche de este martes porque él realiza la peregrinación en bicicleta, pero a pie únicamente va rodeada de niños, seis en total, de 7, 8, 9 (dos), 12 y 13 años.

“El año pasado ella se vino conmigo, y creo que les platicó, les dijo que le había gustado mucho la peregrinación, y se animaron ahora todos y se vinieron conmigo, unos son mis nietos y otros mis bisnietos, y vamos a llegar juntos a visitar a la Virgen de Guadalupe”, señaló.

La Policía Federal, instancia responsable de la seguridad de la gran manifestación religiosa, dio a conocer que ya se calculan unos 50 mil participantes en la peregrinación anual de Toluca al Tepeyac, y estableció que hasta el momento se mantiene saldo blanco; los cuerpos de emergencia únicamente han atendido unos veinte casos de ampollas, ligeros cuadros de deshidratación y cansancio.

Román Hernández, quien forma parte de un grupo de más de 60 personas del equipo de Logística y Seguridad de la peregrinación, explicó que todo el tiempo la columna de personas va resguardada por lo menos 20 camionetas donde se transportan enceres básicos para preparar comida, garrafones de agua e incluso refacciones para quienes viajan en bicicleta.

“Si alguien se nos cansa, si alguien ya no puede, pues lo subimos a una de las camionetas y se va tranquilo allá atrás. Aquí lo importante es que lleguemos juntos, que vayamos a ver a la virgen, todos hacen un gran esfuerzo para llegar caminando, pero si por una ampolla o alguna otra enfermedad alguien no puede, pues estamos nosotros para ayudar, las ambulancias los atienden de inmediato”, indicó.

 

Este martes 20 de febrero es el día más intenso para los peregrinos, quienes durmieron en Ocoyoacac después de partir de Toluca, pero a las 02:00 de la madrugada comenzaron la caminata hacia el Valle del Columpio, en La Marquesa, donde a las 07:00 de la mañana celebraron una magna eucaristía que encabezó el Obispo Auxiliar de la Diócesis de Toluca, Maximino Martínez Miranda, y al finalizar reanudaron la marcha, aproximadamente a las 08:45 horas, con dirección a Cuajimalpa, en la Ciudad de México.

La tercera y última jornada de la peregrinación será este mismo martes 20 de febrero, de la parroquia de San Pedro Cuajimalpa, a partir de las 20:15 horas, para llegar a la Basílica de Guadalupe en la madrugada del día 21 de febrero, alrededor de las 04:00 horas.

 

Domingo 03 de Julio del 2022 1:45 am