“Muro de extraviados” revela el grave problema de las desapariciones en Edomex

1424 0

Agencia MVT / Filiberto Ramos

TOLUCA, México, 26 de Mayo del 2017.- Ahí están, en una de las paredes de los pasillos de acceso a la Terminal de Autobuses de Toluca, apiladas unas por encima de otras, con cinta o pegamento; rostros de niños, adolescentes, mujeres, en fotocopias que apenas se distinguen los nombres, olvidados unos desde hace años, colocados como la última esperanza de encontrar a su ser querido. Es el muro de los extraviados.

«A veces viene una familia completa, un joven o una muchacha a pedir permiso para poner la foto de un extraviado, luego se van y por lo regular nunca los vuelves a ver», platicó el guardia del acceso donde está uno de los muros.

En un pedazo de pared, de unos tres metros de largo por dos de ancho, se albergan las esperanzas de cientos de familias, de un municipio u otro, todos llegan con la misma intención.

La mayoría de las hojas pegadas son de personas que solicitan permiso a la terminal para colocarlas, otras simplemente las pegan, sin los logotipos de la Fiscalía, sólo con mensajes de ayuda.

«Si la ves, comunícate al teléfono…» se puede leer en la fotocopia de la credencial de elector que la familia de Cristina Martínez López colocó para dar con su paradero.

Los muros no engañan, la mayoría de las fotos que los tapizan son de mujeres, casi todas menores de edad, entre los 10, 12 y 15 años, desaparecidas desde hace un año o unos meses.

Ahí está la alerta de Monserrat Becerril de la Luz, de 16 años, desaparecida el pasado 16 de mayo en Santiaguito Tlalcilalcali, Almoloya de Juárez, vista por última vez a las cuatro de la tarde. En la foto aparece con las ropas que desapareció.

Junto con la fotografía de Monse están otras 31 de mujeres en el primer muro de la terminal, en su mayoría menores, de un total de 55 imágenes.

«Sólo se dejan unos dos meses y las cambian las que ya son más viejas, hay de personas que llevan unos cinco años extraviados», dice el policía vigilante.

En algunas fotos pegadas se puede leer la recompensa que ofrece la Fiscalía estatal para quienes otorguen datos para los hallazgos, es un programa al que sólo accede menos del 1 por ciento de los extraviados en el estado.

-!Mira, todos los extraviados! -dice la voz de alguna curiosa pasajera, sin prisa, que se detiene a releer los nombres de los muros. Luego se va.

En el segundo muro que da a uno de los pasillos de acceso están las fotos de Jocelyne Arleth Rivera Isidoro y Fátima Yareth Reyna Vera, dos menores de 11 y 12 años, respectivamente, que desaparecieron apenas este miércoles 25 de mayo pasado al salir de su escuela, sus fotos ya están en el muro de los extraviados.

A un lado de ellas, están los datos de José Raúl García Cruz, desaparecido en el cruce de Isidro Fabela y Paseo Tollocan, justo a unos metros de donde se instala el muro.

  • ¿Le ha tocado ver cuando vienen a despegar un papel porque lo encontraron? Se le pregunta.
  • -Sí, pero muy pocas veces, por lo regular nadie regresa.

De acuerdo con datos de la Fiscalía estatal, desde el 2013 se han activado más de 500 alertas Amber para menores, en su mayoría sin la consecuencia de que los extraviados sean víctimas de un delito.

Sin embargo, también de cuantifican un alto número de personas que son causa de desapariciones forzadas. Esas alertas también a diario se activan.

«A veces la gente se me acerca y me cuenta su historia, llegan llorando y uno se puede negar a que pongan su foto», relata el vigilante, luego termina la breve entrevista, se da la vuelta y omite seguir mirando el muro, que en sí mismo, no retrata otro sentir más que el de la desesperanza y el olvido.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *