Llaman obispos a anteponer bienestar de la familia y de los jóvenes en la discusión por la legalización de las drogas

CUAUTITLÁN, México, 11 de Agosto.- Antes de pensar en legalizar el consumo de las drogas como la marihuana, es necesario pensar en la familia y la juventud, porque son los más afectados, como se puede ver con otros problemas como el alcoholismo, expresó Monseñor Domingo Díaz Martínez, Obispo de Tulancingo, Hidalgo, en el marco del Encuentro Nacional de Pastoral Social 2010, que se lleva a cabo en la Casa Lago, sede de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM).\rEl obispo enfatizó en que se debe abrir el debate respecto al tema, porque si esto sucede -la legalización- serán la familia y los jóvenes quienes lo sufrirán directamente.\rEn tanto, el presbítero de la ciudad de Zamora, Armando Flores Navarro, mencionó que la iglesia respeta la legislación, al tiempo que promueve el respeto y la sana convivencia de las personas, de tal forma que todos pueden tomar la mejor decisión.\r»Muchos mexicanos somos amigos de la ley, porque se tiene un respeto a la ley, la ciudadanía es responsable y las leyes regulan su pacífica convivencia», dijo.\rSobre este tema, Francisco Escobar, Obispo de Tehuacán, Puebla, destacó que «buscamos paliativos que no resuelven el problema de fondo y nos conformamos con el mal menor», pero lo mejor está dentro de la educación, la formación y la prevención. Debemos tocar el tema desde la raíz para rehacer a nuestra sociedad y no para irla pulverizando, puntualizó.

Lunes 15 de Agosto del 2022 9:04 pm