La vida después del suicidio de un familiar La vida después del suicidio de un familiar

La vida después del suicidio de un familiar

La vida después del suicidio de un familiar

Agencia MVT / Aranxa Solleiro

Toluca Estado de México 5 de mayo 2021.- En México, solamente el 10 % de las cifras de personas que cometieron lesiones autoinfligidas, pertenecen al rango de edad de 10 a 17 años, de acuerdo a INEGI en su último registro, Mario forma parte desde 2018 de ello.

“Mi hermano era un niño muy hermoso, sus ojos eran color café miel y tenía unas pestañas que nosotras las niñas siempre le envidiábamos, una sonrisa perfecta y era de corazón noble, como si te estuviese describiendo al niño de en sueño, un niño de esos casi imposible de que existan en estos días.” Comenzaba el relato Mariana de 24 años, quien ahora es estudiante de actuación en la ciudad de Toluca, encontrando a través de dramatismos, un consuelo y filtro catártico.

Mariana despertó una madrugada de 2018 a las 5:35 de la mañana, recuerda como si ayer apenas lo hubiera vivido. Se levantó de la cama para despertar a su hermano, del quien se escuchaba una alarma despertadora sin cesar. “Pensé, este tonto seguramente se durmió muy tarde ayer por estar haciendo tarea y no puede levantarse. Así que me atreví a entrar a su cuarto para despertarlo, cuando abrí la puerta, vi algo muy grande casi luego, luego detrás de la puerta, era él, estaba colgando de una herramienta de ejercicio, de esos tubos que se ponen en las paredes para hacer ejercicio.” Compartía con un rojizo estremecedor en el contorno de sus parpados.

Mario tenía en ese entonces 15 años de edad, estudiaba el segundo año de preparatoria, sus sueños eran ser ingeniero y trabajar para una empresa internacional en Alemania, sin embargo, un diminuto descuido con uno de sus compañeros devinieron en problemáticas que le impidieron seguir viviendo.

“Él tenia relación con uno de sus compañeros que apenas había empezado a estudiar en la misma escuela, el niño venía del norte, pero andaba metido en muchos problemas, ya sabes, entonces, se le hizo fácil meter a mi hermano que ingenuo creyó en su amistad y le encontraron droga en una de sus mochilas, porque hacían muy seguida inspección de mochilas sus profesores. Le dijeron que lo iban a expulsar o debían de hablar con mis papás al respecto. Él por miedo a las dos cosas, decidió dar el paso que dio.” Narró Mariana con un nudo de millones de lágrimas en su garganta.

El día después del suicidio de un familiar o un ser amado, penetra los poros de la piel, somete el alma en una densidad de la cual muy pocos son capaces de erradicar de su alma. En la psicología, el primer escenario posterior a un impacto traumático se llama “duelo”, que de acuerdo a lo dicho por la Guía de Práctica Clínica de prevención y tratamiento de la conducta suicida en España, significa: “llamamos duelo a la reacción emocional y física que se produce tras el fallecimiento de un ser querido. El duelo es una respuesta normal ante esta pérdida.”

Los sentimientos que se desarrollan en la persona se dividen en tres etapas:

-Etapa 1: confusión, rabia, angustia y aturdimiento. Se piensa que lo que se vivió no es real y niegan sus sentimientos.

-Etapa 2: la persona se siente sola, triste y deprimida. Además, puede ser agresiva, se siente desesperada o pierde sentido a la vida.

-Etapa 3: se produce una aceptación de la perdida, existe un sentimiento de mejora y sus sentimientos son menos intensos.

Mariana comparte que ha debido de estar en terapias psicológicas que le permitan aceptar lo que pasó y darle con ello, un descanso al alma de su hermano, cuyo recuerdo prevalece como un ser de dicha, luz y pasión.

“No ha sido fácil para mí, hasta ahora me duele mucho, también es que no ha pasado mucho tiempo pero hay días en los que todavía me pongo a llorar o me da mucha rabia saber que no pude ayudarle. Te aparecen muchos “hubieras” en la cabeza, sientes impotencia, te da el bajón horrible porque piensas que no puedes vivir tu vida al máximo porque él tampoco pudo. No sé, es un asunto complicado, pero creo que poco a poco iremos dándole el descanso que merece, porque fue un niño lleno de luz y de mucha pasión siempre por todo lo que hacía.” Dijo.

Por ello, la Organización Mundial de la Salud, enfatiza en dar ayuda a personas con tendencia suicida, misma que ha sido incentivada por la pandemia y las diversas problemáticas sociales que coexisten en el presente. La salud mental forma parte esencial de un desenvolvimiento idóneo dentro de la sociedad, especialmente en la niñez de la cual formaba parte Mario. En el Estado de México, se tienen las siguientes instituciones a las cuales se puede acudir si se presenta un pensamiento que perpetre la tranquilidad mental: DIF Estado de México en el Servicio de Orientación Psicológica, Instituto de Salud del Estado de México, Consejo Estatal de la Mujer y Bienestar Social e Instituto Mexiquense contra las Adicciones. “Actualmente soy estudiante de actuación, disfruto hacerlo porque siento que a través de mis escenas, me puedo deshacer de todo lo que traigo adentro, y con eso creo que no solo me ayudo a mí, sino también ayudo a mi hermanito a hacerlo sentir en paz en donde esté.” Finalizó.

Miercoles 08 de Diciembre del 2021 9:52 am