#HistoriasdeToluca Los túneles de la ciudad

#HistoriasdeToluca Los túneles de la ciudad

Agencia MVT / Heidi García Alcántara

Una de las más famosas leyendas urbanas que existen en Toluca es aquella que dice que debajo de la ciudad existe toda una red de túneles por los que prácticamente se puede viajar de un lado a otro de la capital mexiquense, pero por debajo del piso. ¿Qué tan cierto es eso?

Existe información muy sólida que indica que sí hay pasadizos que unen algunos de los edificios más importantes de Toluca, por ejemplo, lo que fue el Monasterio de la Merced, en la hoy Avenida Morelos, con el Convento del Carmen, sobre la calle Santos Degollado, detrás del Palacio de Gobierno estatal, donde hoy opera la Secundaría número 1 “Miguel Hidalgo”.

La leyenda popular dice que esos pasajes eran utilizados precisamente por los monjes para moverse de un lado a otro de Toluca sin ser vistos por la mayoría de la población de Toluca, durante la época de la Colonia, para cumplir con los votos religiosos y mantenerse aislados de la sociedad y “libres de pecados y de lo mundano”.

También existen referencias acerca de que los Frailes suministraban por esos túneles pan y otros alimentos a las religiosas del Convento del Carmen, mientras de ahí se llevaban otros productos, sobre todo galletas, rompope, conservas y hasta ropa que ellas elaboraban

También se dice que por esos túneles se movían, desde la época de la Independencia, aquellos que se opusieron a la opresión de la corona Española, de hecho existe un relato –nada sustentado—que el propio Miguel Hidalgo y Costilla huyó por esos túneles cuando llegaron a buscarlo a Toluca las fuerzas Reales,

Hay que recordar que Miguel Hidalgo y Costilla entró a Toluca al frente de más de 80 mil hombres, camino a la batalla del Monte de las Cruces, y según relatos pernoctó en la casona que hoy alberga el Museo José María Velasco, en la esquina de Lerdo de Tejada y Bravo Norte.

Unos dicen que en esa casa pasó la noche, que fue atendido por la familia, que le dieron chocolate y pan recién hecho, durmió, tomó un baño y casi de madrugada, al día siguiente, salió al frente de la columna militar. Pero hay otros que cuentan que cuando estaba por dormir, llegaron los leales a Hidalgo y le informaron que las fuerzas Reales que venían detrás de ellos estaban entrando a Toluca, y entonces cuentan que los de Toluca lo hicieron huir por los famosos túneles, hasta la salida de la ciudad, donde acampaban sus fuerzas, y de ahí partieron a La Marquesa, donde sostuvieron una de las más cruentas pero exitosas batallas para los Insurgentes, como fue la del Monte de las Cruces.

Sobre esos túneles se tejen historias diversas, hay una muy recurrente que señala que quien entra al sistema de pasadizos lo primero que puede escuchar son los lamentos de niños, infantes que –dicen—eran asesinados tan pronto nacían en el Convento del Carmen, los cuales eran resultado de “los deslices” de los monjes con las religiosas.

Pero todo lo anterior son versiones que pasaron de boca en boca, sin ningún sustento y mucho menos documentos que puedan comprobarlo.

Pero lo que sí es cierto es que la Universidad Autónoma del Estado de México realizó hace algunos años una investigación sobre los supuestos túneles que formaban “una auténtica ciudad subterránea debajo de Toluca”, y lo que encontró realmente fue algo muy distinto a lo dicho por la tradición oral.

La arquitecta Susana Bianconi, quien participó en el proyecto de investigación universitario, explicó que sí es cierto que existe una red de túneles debajo de Toluca, pero aclaró que esos pasajes son tan pequeños, de menos de medio metro de altura, promedio, por lo que es imposible que personas puedan circular por ahí.

La especialista universitaria estableció que se trata más bien de un sistema hidráulico diseñado en la época de la Colonia para controlar las “venidas de agua” que se registraban de los deshielos del volcán Xinantécatl y de mantos que entonces eran “inagotables”, como el de La Pila, ubicado por donde ahora se ubica el parque Alameda Toluca 2000, cerca del campus Toluca del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey.

El agua bajaba con tal fuerza que rompía algunas casas a su paso, por lo que los especialistas de aquella época decidieron construir esa red de túneles de piedra que soportaban la fuerza con la que venía el agua y evitaban tragedias.

Algo que también es real es que dejado de la Catedral de Toluca existe un sistema de catacumbas interconectadas que hoy se utilizan como lugar religioso para albergar los restos mortales de algunas personas, una especie de cementerio subterráneo.

Lo cierto es que se trata de una de las más recurrentes leyendas de Toluca, pues a los túneles se les ha mezclado con todo, desde el ámbito religioso, pasajes de la historia de México y cuentos de terror, como aquel que señala también que por esos lugares transitaban “brujas y herejes” para reuniones que tenían que ver con magia negra.

Si tú te sabes alguna otra historia relacionada con estos túneles de Toluca, por favor cuéntanosla, déjala aquí en un comentario para enriquecer esta publicación, la cual espero que haya respondido a las expectativas de decenas de amigos de Facebook que solicitaron publicar algo acerca de los misteriosos pasadizos de Toluca.

Nota relacionada

Lunes 17 de Enero del 2022 3:46 pm