Héctor Daniel, el niño que venció a la muerte

Héctor Daniel, el niño que venció a la muerte

Agencia MVT / Filiberto Ramos

ZINACANTEPEC, México, 30 de Abril del 2017.- Su primer año del Día del Niño, Héctor Daniel, sobreviviente a un accidente automovilístico, lo pasará acostado, o quizás si sus fuerzas le permiten sentado en su silla de ruedas; sus abuelos consideran que el niño de nueve años es un milagro por aferrase a la vida después de la tragedia de su familia.

El 20 de marzo de 2016, don Roberto y su esposa Isabel, quienes son sus abuelos maternos, lo llevan marcado. Originarios de San Luis Mextepec, Zinacantepec, tras un año y un mes de lo ocurrido, aseguran que no han olvidado lo que le pasó a su hija Jazmín y sus dos nietos.

-¡Lo único que me queda de mi hija, es mi nieto y por él es que he vuelto a darme fuerza para vivir!-, relató Roberto al recordar aquel 20 de marzo pasado en que su hija Jazmín y sus dos hijos se accidentaron en el coche que viajaban.

El hombre de la tercera edad, empañado entre lágrimas, que le disimulan un poco los anteojos oscuros que porta, hace unos meses volvió a abrir el local de comida Las Palomas, que atendía su hija, el cual ahora vuelve a lucir como antes de la tragedia.

«En su cumpleaños lo pasamos en el hospital con él, pero ahora lo vamos a festejar como se pueda ya aquí con nosotros», compartió Roberto y su esposa Isabel.

Bernarda, su otra abuela de Héctor Daniel, quien actualmente cuida de él en su casa, externó que el mejor regalo es tenerlo con vida, aunque procurarán comprarle un juguete, aunque saben que su nieto no puede recordar que este domingo se celebra el Día del Niño.

«Su mejor regalo es que esté con vida mi nieto, porque fue muy duro su tragedia, no sabemos cuándo pueda volver a ser un niño normal, pero lo bueno es que sigue aquí», mencionó Bernarda, su vigilante de todos los días.

Actualmente Héctor Daniel vive conectado a su cama donde lo alimentan, lo bañan y cada semana lo llevan a terapia, para evitar que sus músculos se sigan atrofiando y que algún día pueda volver a caminar. Es la única esperanza que tienen sus abuelos.

«Sus juguetes los seguimos guardado porque sabemos que volverá a caminar y ser un niño normal, todo está guardado», explican sus abuelos, quienes le conservan un altar en la sala y sobre unos anaqueles hileras de juguetes que su hermana y Héctor dejaron de usar aquel día.

El 20 de marzo pasado se cumplió un año de la tragedia, hubo que hacer una misa y llevar flores al panteón municipal para recodar a la mamá y hermana de Héctor.

A Héctor su cuerpo se le fue secando, ahora luce más delgado de lo normal, pero para sus abuelos él en sí es un milagro, por aferrarse a la vida y sobrevivir cinco cirugías en su cuerpo y cabeza, y despertar del coma.

En este día del Niño le celebraron la vida, que pareciera vuelve a nacer de él como un planta entre los escombros de la tragedia.

Domingo 24 de Octubre del 2021 8:01 am