Fatal el servicio de transporte público de pasajeros

352 0

Toluca, Méx., 24 de junio de 2007.- Pésimo, así califican el servicio del transporte público de pasajeros, usuarios de la capital mexiquense.\r\nLamentan que las autoridades, en este caso la Secretaría del Transporte, a cargo de Fernando Maldonado Hernández, permita que menores de edad conduzcan desde microbuses hasta camiones, poniendo en riesgo la vida de los pasajeros y los que a su paso se tope.\r\n“Son unos animales, no saben manejar, pero quién los mete en cintura”, manifestó Don Napo, quien se dirigía a Rincón de San Lorenzo, sujetado de ambas manos y pies firmes, ya que el conductor del autobús de la Línea Colón Nacional echaba carreritas con otra línea de autobuses –Adolfo López Mateos- que llevaba la misma ruta, y el chiste era ganar más pasaje.\r\nEn Toluca no existen rutas donde se acentué el mal servicio, ya que el malestar de la población es generalizado.\r\nDoña Lupita, a sus 73 años de edad, todos los días abordaba un camión del Seminario al Centro de la Ciudad, para ver a sus nietos y comer con ellos, pero ante el mal trato y lo peligroso que es viajar en camión, dice que ya sólo va los martes y jueves.\r\nCuenta que antes de estar completamente arriba de la unidad, el “chofer” ya se arrancó y ante la gran velocidad que lleva, “hasta ni se pueda pagar al abordar” y la misma historia se repite al bajar.\r\nAbundó que cuando le toca la mala suerte de subirse a un autobús en la hora de la salida de los alumnos de las escuelas es más riesgoso, ya que no hay asientos desocupados, y la gente pocas veces da el asiento, por lo que tiene que sujetarse con todo lo posible, a fin de no salir proyectada en uno de los tantos “frenones que da el “chofer”\r\nIsabel, madre de Miguel, manifiesta que “no hay de otra”: camión o camión para transportase ante la falta de recursos, aunque represente un peligro al abordar la unidad con un bebe de ocho meses, ya que se está ante la disyuntiva de sujetarse o proteger al bebe.\r\nMírelo va corre y corre porque se le hace tarde para checar. En el Centro venía aguantando los altos, pero como ya “se lo comió el tiempo”, viene pero “como diablo”, dijo enojada Lupita.\r\nLa mayoría de los pasajeros señalan que los operadores, en su gran mayoría, no todos, por que existen sus honrosas excepciones, conducen a exceso de velocidad, provocando accidentes, hacen las paradas a mitad de calle, las paradas no las hacen en las esquinas permitidas, bajan al usuario hasta en medio del tráfico.\r\nTambién los “checadores” de las diferentes unidades avisan al chofer de los minutos atrasados o adelantados, lo que quiere decir que no va en tiempo de su recorrido, lo que representa un pago por cada minuto atrás o adelante, factor que influye para el exceso de velocidad de las unidades, además de que no existe una autoridad capaz de controlar la operación de las unidades, aunque a la semana se registre por lo menos un accidente donde esté involucrada una unidad del transporte público de pasajeros.\r\n

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *