Empresarios e inversionistas deben prepararse con lo que viene del Tratado de Libre Comercio: Lourdes Ortega

Agencia MVT / Libertad Trinidad

TOLUCA, México, 12 de Noviembre del 2017.- María de Lourdes Ortega Medina, presidenta del Consejo de Cámaras y Asociaciones del Estado de México (CONCAEM) admitió que si bien las condiciones económicas actuales en la entidad y el país, así como las perspectivas para el 2018 estarán “un tanto complicadas, cada año decimos lo mismo y también nos levantamos”.
Aseguró que los empresarios e inversionistas deben prepararse con lo que viene a partir de las negociaciones con Estados Unidos sobre el Tratado de Libre Comercio (TLC), porque “nos puede dar al traste para el año que viene, por eso creo que cerrar este trimestre con el Buen Fin es una buena oportunidad para mover la economía”.
Dio a conocer que el impacto del Buen Fin es “interesante” pues se prevé que haya un volumen de ventas mayor a los 18 mil millones de pesos a nivel nacional y confió que la réplica en el estado sea en el mismo sentido.
Recordó que el 80 por ciento de las empresas formales van a adelantar parte del aguinaldo, es decir, de las 660 mil unidades económicas que implican más de 7 millones de empleados, son cerca de 3.5 millones y medio de personas que podrían estar comprando en el Buen Fin.
“Se ha hecho una costumbre desde que nació este programa en el 2011. Los sectores beneficiados son electrodomésticos, blancos, el gran tema es seguir impulsando al resto de los rubros para realmente detonar el mercado interno”.
Precisó que el beneficio para el mercado y los empresarios es observar este ejercicio no como un adelanto de las ventas sino un crecimiento de las mismas, de ser así la posibilidad del cierre de este trimestre sería benéfica.
Asimismo, destacó la importancia de recomendar a los trabajadores y la sociedad en general que sean prudentes en la compra, que sean adquisiciones inteligentes que beneficien y den cuenta sobre una calidad de vida diferente, pues no se trata de que al tener un centavo más haya opciones para mejores calidad de vida.
“Las compras no pueden ser un desperdicio, esto es algo que siempre nos ha preocupado y que debemos impulsar. La parte empresarial tiene una responsabilidad muy elevada en este sentido, pues también afecta al presupuesto de las empresas porque no es lo mismo pagar aguinaldos en diciembre que un mes antes. El impacto puede ser importante”.