El escenario actual de los módulos de aplicación de pruebas Covid-19

Agencia MVT / Aranxa Solleiro

Son 23 módulos enfocados a aplicación de pruebas Covid-19 en el Estado de México, desde las 9:30 de la mañana se abren las puertas donde ya están desde hace aproximadamente una hora, las personas que desean ser atendidas.

Sin importar las condiciones climatológicas que podrían empeorar la desventura de contemplar haber sido contagiado en aquella reunión de amigos, en la asistencia a un paciente diagnosticado como portador o sencillamente por un diminuto descuido, ellos permanecen dentro de sus automóviles o de pie, con un cruce de dedos imaginario para que el resultado sea negativo.

Las enfermeras y enfermeros dispuestos a llevar el hisopo a la cavidad nasal de los casi 800 pacientes que se sientan en las sillas de cada quiosco, se dibujan a lo lejos con un movimiento fugaz en sus manos protegidas con dos guantes, evitando a costa de lo que sea, protegerse de cualquier roce con partículas del virus.

“Llevamos ya un mes con llegadas de aproximadamente 800 personas cada día. La verdad esto está muy fuerte, sí hay que cuidarnos mucho. Hay quienes salen positivos, la mayoría tiene un resultado negativo pero eso no significa que deben de estar confiados, al contrario, deben de poner la misma atención que aquellos que son portadores.” Comentó una trabajadora del Instituto de Salud organizando las largas filas de automovilistas en espera del resultado, en el Módulo ubicado en el municipio de Metepec.

Se observa a niños llegando acompañados de sus padres, atemorizados por la sensación del proceso. “A partir de los seis años de edad, los niños pueden aplicarse la prueba”, menciona a lo lejos una trabajadora más, quien con habilidad, prepara a un paciente pidiendo retirarse el cubrebocas de la nariz e iniciar con la prueba.

Las sillas se sanitizan después de cada paciente, mientras que para agilizar el tiempo de espera, el equipo de trabajo lleva un cúmulo de hojas con el objetivo de pedirles llenar con sus datos un folio que será el indicador de su resultado, a todos aquellos que esperan bajo un sol intensificado o un frio penetrante.

De lunes a viernes se abren las puertas de los centros de aplicación, permaneciendo abiertos hasta las 6 de la tarde, si se contempla el mismo número de personas que asisten en cada módulo, estaremos hablando de alrededor de 4 mil, aumentando el riesgo en el escenario habitable.

En la entidad mexiquense, se tienen hasta el corte del día 14 de julio del presente año: 267 mil 866 casos positivos, de los cuales 5 mil 881 están activos, siendo Ecatepec de Morelos, Nezahualcóyotl, Toluca, Naucalpan y Tlalnepantla los municipios de mayor número de infectados.

Para ello, las autoridades y trabajadores en aplicación de pruebas para detección del Sars-Cov-2, instan a no dejar pasar la precaución de ser propagadores del virus y no acatar una responsabilidad ante ello. Dentro de las filas, se perciben a adultos de edades entre 40 a menores de edad y muy pocos adultos mayores, asegurando con ello, la alza de contagios en personas con mayor movilidad y propensos a expandir el riesgo en la zona donde confluyen.

Si se desea conocer la ubicación de un módulo de aplicación de pruebas, se debe consultar la página de la Secretaría de Salud del gobierno mexiquense: https://salud.edomex.gob.mx/salud/modulos_covid19, en el cual se enlistan los municipios: Acolman, Atizapan de Zaragoza, Atlacomulco, Coacalco, Ecatepec, Ixtapaluca, Ixtlahuaca, Jilotepec, Lerma, Metepec, Naucalpan, Nezahualcóyotl, San Antonio la Isla, Tejupilco, Tenancingo, Texcoco, Tlanepantla, Toluca, Tultitlán, Valle de Bravo, Villa Guerrero y Zumpango.

Carlos Anzaldo, quien formó parte de los asistentes al módulo, aseguró: “debemos de prevenir porque si no estaremos peor que antes o así como lo que se vivió en diciembre. Nosotros no queríamos venir, tuvimos que cerrar nuestros negocios y pedir permisos en nuestros trabajos pero preferible hacerlo, que después sufrir las consecuencias por no atendernos rápido. Con la enfermedad ya ni se sabe y a veces no sabemos si lo tenemos o no, mejor de una vez nos la aplicamos.”

Ante cuidados y nerviosismo, las filas seguirán presentándose en la pronosticada tercera ola, el aumento de contagios por igual, por lo que continuar con la prevención y respeto de las medidas de protección, se presenta todavía como un elemento esencial en la vida de cada uno.