Contaminación y enfermedad genera relleno sanitario de Capulhuac, por abandono del ayuntamiento

2200 0

Agencia MVT / José Contreras Contreras

CAPULHUAC, México, 22 de Febrero del 2018.- A pesar de que el presidente municipal, Eduardo Neri, asegura que la gente está “muy contenta” con su operación, quienes viven en torno al centro de transferencia de basura de Capulhuac aseguran ser víctimas de enfermedades por el contacto permanente con los residuos que se depositan sin ningún control sanitario.

El supuesto “centro de transferencia”, que en realidad está convertido en depósito de basura, porque pasan meses sin que los desechos se movilicen, lo que causa que entren en estado de descomposición y generen olores fétidos y fauna nociva, tiene más de diez años de operación, pero en la actual administración municipal éste atraviesa su peor momento, de acuerdo con la versión de los vecinos.

“Nos ha afectado mucho, a veces hasta nos enfermemos de la garganta, con este olor ya no lo aguantamos”, dijo Clara Aguilar Olguín, sexagenaria que reside en un terreno contiguo al supuesto centro de transferencia.

En entrevista, el presidente municipal de Capulhuac, Eduardo Neri Rodríguez, eludió ofrecer cifras concretas sobre cuánta basura tienen ahí acumulada y desde cuándo está ahí, y únicamente aportó un dato:

“En Capulhuac hay 36 mil habitantes, cada uno genera de 3 a 5 kilos de basura por persona”, y aclaró que los fines de semana cientos de familias van a la Ciudad de México a vender la barbacoa que producen y ha dado fama a la localidad, pero, por normatividad del gobierno de la capital del país, ellos se regresan con toda la basura que generan, desde los moldes de unicel, platos y vasos que usan para servir, hasta los restos del alimento.

“Nadie nos vigila de salud y de esas cosas, nosotros estamos aquí solitos. Sufrimos más en febrero porque viene el aire muy fuerte y recibimos todo el olor, vuelan todos los desechos y nos tragamos prácticamente toda la basura”, añadió la señora Clara Aguilar Olguín.

Otro vecino del lugar, Olegario Alberto, recordó que el actual presidente municipal de Capulhuac, Eduardo Neri, se comprometió a quitar el centro de transferencia de basura, pero no lo ha hecho. “Ya dijeron que lo iban a quitar, pero quién sabe cuándo”, indicó.

“Todos tenemos la culpa de todo esto, no hacemos nada por reducir la producción de basura; ellos (los gobernantes) no hacen nada por mejorar esto o reubicarlo en otra parte; afecta a la agricultura, el subsuelo está contaminado, hoy se produce menos en el campo, porque la tierra está prohibida y los mantos freáticos contaminados”, señaló Olegario Alberto.

Sin embargo, el presidente municipal de Capulhuac reiteró que “hoy (los habitantes de la zona) están muy contentos, porque se está atendiendo muy fuerte el problema (de la contaminación)”.

Dijo que el problema de la basura en Capulhuac no tiene control, y señaló que muchas personas, incluso empresas, han tomado a Capulhuac como “basurero. “He detenido a la gente que tira la basura en los accesos del municipio, mucha gente que no es del municipio pasa y avienta la bolsa de basura”, sostuvo.

Neri Rodríguez eludió también hablar de cuántos camiones de basura salen de su centro de transferencia diariamente y a dónde van a parar esos residuos sólidos, sólo dijo que se necesitan muchos recursos para la operación del centro.

“Cada mes retiran la basura, en función del grado de basura que se concentre, la cuenta está muy clara de la transferencia, de las empresas que participan, a veces estamos retrasados por la falta de los recursos que este municipio no tiene”, manifestó.

Finalmente, se le cuestionó al presidente municipal de Capulhuac acerca del centro de producción de composta que él mismo promocionó como un logro de su administración, y dijo que éste sigue vigente y que produce material orgánico de primera calidad, el cual se utiliza en acciones de reforestación y mantenimiento de parques, áreas verdes intermunicipales y hasta campos de futbol.

Sin embargo, quienes laboran en el supuesto “centro de transferencia” señalaron que tiene más de un año que ahí no se produce composta, que quienes se dedicaban a eso se quedaron sin actividad porque el ayuntamiento dejó de surtirles algunos insumos que se requerían para aprovechar biológicamente la descomposición de la basura.

“Tiene más de un año que aquí no se produce composta, antes sí, hasta mi esposa estuvo trabajando en eso, se sacaba buen material que se podía dar hasta a los campesinos para fertilizar la tierra, pero ya tiene tiempo que no se produce, ahora está parado”, señaló uno de los hombres dedicados a recibir y movilizar la basura, la cual –aseguró—pasa ahí más de 3 o 4 meses antes de que llegue algún tráiler por algo de ella, porque nunca se llevan toda la que está acumulada desde hace varios años.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *