Con un derroche de fe y esperanza comienza la peregrinación anual del Toluca al Tepeyac

Con un derroche de fe y esperanza comienza la peregrinación anual del Toluca al Tepeyac

Agencia MVT / Ingrid Ahumada Mañon 

TOLUCA, México, 18 de Febrero del 2018.- Peregrinos convocados por la Diócesis de Toluca llegaron este domingo al centro de la capital mexiquense, donde descansaran y pasarán la noche para partir a las 07:00 horas de este lunes a la Basílica de Guadalupe.

Con el fin de dar gracias a la también llamada Morenita del Tepeyac por la salud y la vida y sus seres queridos, Lorenza, Raquel, Margarita, Sarita, Paola, Cristina y doña Elvira González, asistieron como cada año a la peregrinación organizada por el delegado parroquial de Amanalco.

Doña Elvira González, de 63 años de edad, abrió su corazón y relató que fue su abuela materna la que le inculcó la fe y la motivó a asistir a la peregrinación para dar gracias a la que llamó su “madrecita linda”, siendo esta la número 34 a la que acude por convicción propia.

“Muchos vamos a darle gracias a la virgen por todo lo que nos da, principalmente por nuestra salud, gracias a Dios siempre he llegado bien a la basílica, en el camino te cansas y todo, pero es la fe lo que te motiva a seguir, como dicen: la fe mueve montañas”, profundizó.

Al ser cuestionada por la preparación previa a la peregrinación, que dura para su comunidad 6 días de largas camitas bajo sol y noches frías, argumentó que ella y su familia no requieren de preparación a excepción de los corredores y ciclistas quienes saldrán el próximo martes.

Aseguró que desde su percepción la afluencia de peregrinos bajó este año, ya que no acuden las mismas personas y también han influido los “hermanos separados” que han luchado por conseguir que católicos cambien de religión.

“Todo se puede, solo es cuestión de fe y voluntad, yo también decía no puedo, no voy a llegar, y este es mi segundo año, decidí venir porque estaba mal del hígado y gracias a Dios y a la Virgen que me ayudaron, después de la peregrinación del año pasado me curé y hoy vengo a agradecer, le prometí a la virgen que si me curaba vendría tres veces a verla y esta es mi segunda”, relató Cristina Arredondo.

Cristina continuó entusiasmada relatando su experiencia que calificó como “inexplicable”, pues –dijo- no es lo mismo contarle a las personas lo que se siente en el cuerpo, mente e incluso espíritu durante la caminata, y a su llegada a la basílica, cuestión por la que invitó a que más devotos se sumen y vivan la experiencia al menos una vez.

“Estas peregrinaciones no se van a acabar, nosotros nos podemos morir, pero esto va a continuar, esperemos en Dios que no baje la fe”, añadió.

Las devotas coincidieron que los principales problemas que enfrentan durante su peregrinar no es la falta de alimento y agua, pues –señalaron- en el transcurso personas de comunidades por donde pasan se los ofrecen; sin embargo, mencionaron que aún hay gente que se aprovecha de la fe de los peregrinos y les cobran de manera desproporcional el uso de baños y duchas.

“Este año vengo con Sarita, mi hija de 9 años, aquí nos dejaron bañarnos por 50 pesos, pero con el tiempo medidito y luego ir al baño te sale en 5 pesos, si le vamos sumando por día gasto otros 50 pesos entre las dos por solo el uso del baño y hay lugares que nos los dejan hasta en 10 pesos por persona, gastamos más de 300 pesos durante los 6 días de la peregrinación”, indicó Raquel González.

Finalmente, pidieron a los ciudadanos respetar su fe y los motivos por los que cada peregrino acude, ya que declararon han recibido comentarios hirientes por su asistencia a este tipo de eventos.

“Nos dicen: tu vienes porque no tienes algo mejor que hacer en tu casa, luego también hay muchos coches que pasan a lado de nosotros y nos la mientan, pero también hay quienes nos echan porras con el claxon o nos gritan que sí se puede, que no nos rindamos y eso también anima a seguir con todo y cansancio”, concluyó Lorenza González.

Domingo 03 de Julio del 2022 12:26 am