CON SINGULAR ALEGRÍA

223 0

Agencia MVT / Gilda Montaño

Valorar es el significado del ser.

22-06-20 Hace diez años invité a desayunar a Gabriel O’shea Cuevas, un entrañable vecino entonces, amigo muy querido, a través de la AMMPE, Asociación Mundial de Mujeres Periodistas y Escritoras. Llegó con Meche su esposa. Quiero volver a compartir con ustedes este sentimiento de solidaridad que le dije aquel día. Con mi afecto permanente y mi reconocimiento al ser humano de excelencia que conozco y que quiero tanto. Así decía:

El espíritu no se gana, se merece. Todo valor empieza con la vida, la salud, la justicia, el bien, la verdad y la belleza, de donde se desprenden todos los demás valores. Vida y Salud; honradez y dignidad; prestigio y libertad; tolerancia y sabiduría; amor y espiritualidad; identidad y solidaridad; justicia y humildad; templanza y prudencia; honor y conciencia.

Si se conjuga esto, con lo que hemos aprendido, nos podemos interesar más en nuestro país y por supuesto, en sus gobernados, en sus gobernantes y en el gobierno.

La crisis por la que vive el país, es el agotamiento de un conjunto de modo de vida gubernamental. Es el anuncio de que está emergiendo uno nuevo. La seguridad nacional, la información clasificada, el manejo de grupos para tener y conformar el orden y el estado de derecho, así como el funcionamiento de la política pública de nuestro país, hacen que exista la necesidad de tener al frente dignos administradores públicos de carrera, no a individuos que vayan aprendiendo con la práctica. 

Si un administrador público no entiende políticas públicas, ni gerencia pública, ni percibe la crisis por la que vive el país, no entenderá cómo resolver ningún problema que aqueja a éste.

Si en realidad queremos salir adelante, necesitamos una gran toma de conciencia de lo que ocurre en nuestro país y por supuesto en nuestro Estado. No todas las intervenciones del Estado en la sociedad y la economía son funcionales y la capacidad de respuesta para atender problemas públicos por parte del Estado Administrativo, empieza a rezagarse. El llamado estado administrador o administrativo da muestras de deterioro en esta nación. No se saben las consecuencias, que un mal manejo político, pueda suscitar. Y en este sentido, el voto de castigo es lo de menos. ¿A quién debemos creerle hoy en día?

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Bienvenidos sean todos ustedes a una reunión más de nuestra agrupación.

La AMMPE es una asociación autónoma y apolítica que busca el logro de sus objetivos por medio del análisis, la razón y la palabra. Posee un espíritu abierto a cualquier posición ideológica, respeta todas las creencias religiosas, políticas y filosóficas.  No acepta la discriminación racial. No es una asociación de enfrentamiento ni de lucha, que este año cumple 40 años…

Mujeres honestas: llenas de voluntad: valientes y esforzadas; cabezas de familia;  puntas de lanza para quien viene detrás; mujeres inteligentes y preparadas  que no necesitan un reconocimiento, porque ahora cosechan todo lo que han sembrado. Mujeres llenas de brillo propio, de sensibilidad, y de triunfo.  Han venido, -y les agradezco profundamente esto- a escuchar con atención tus planteamientos.

Hoy tenemos aquí a las y los representantes de los siguientes medios de información y comunicación de estas dependencias informativas: Televisión Azteca; Asociación Mexicana de Editores; Asociación de Periodistas del Valle de Toluca; El Ateneo del Estado de México; Asociated Press; La Normal de Maestros; Milenio Diario; Diario Puntual; El Diario; Televisión Mexiquense, Diario Amanecer, Uno más Uno; 

Acabo aquí con dos reflexiones especiales:

Alguna vez mi amigo Fausto Zapata Loredo, me enseñó algo, que recordaré para toda la vida: cito “El que es leal una vez, lo será toda su vida…” A un año de la muerte de mi vecina de la casa de enfrente: la señora Mónica Pretellini, fui a su misa en Catedral; allí vi y observé a mucha gente, a mucha.: a la única que de verdad… en verdad… vi llorando, fue a Meche O’shea. Y a ella, yo sí le creo.

Segunda:

Aprendí a querer a Gabriel O’shea, por Juana Paulín y Tita Ezeta. Hoy en día, al único vecino al que puedo recurrir una y otra y otra vez, es a él. Algún día me dijo Juana Paulín… “Ese que es mi hijo adoptado el oftalmólogo, ¿con qué vivirá si no le cobra nunca a nadie?”

Sé Gabriel más que querido, que darías la vida por tu país, por tu estado adoptado y por tus más añejos recuerdos y sentimientos. Pero todavía no, Gabriel. Haces mucha falta en este lugar, al que todos amamos tanto. A ti y a mi Meche más que querida, les mando mil bendiciones y todo mi amor. ¡¡¡Cúrense pronto!!!

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *