Viejos de Corpus en Temascalcingo: danzando a 30 grados centígrados

797 0

Agencia MVT / Alfonso García 

Temascalcingo, México, 31 de mayo 2018.- El sudor escurre por la barbilla de Guadalupe Urzúa. No termina de quitarse su máscara de “viejo” sin pedir un trago de agua.

El sol está en su cénit. Los termómetros rozan los 30 grados centígrados en la cabecera municipal de Temascalcingo, pero la sensación térmica y la muchedumbre que se cuenta por miles hacen que se sienta como si los fieles fueran a desmayar fulminados por el calor.

Tan sólo su máscara pesa unos seis kilogramos. Urzúa carga con toda su caracterización que incluye una camisa confeccionada con retazos de costales y una carga de leños en su espalda. En total son cerca de 20 kilogramos de accesorios los que soporta mientras baila con dirección a la Iglesia de San Miguel Arcángel.

No ha parado en todo el día, junto a familiares y amigos que representan a la localidad de El Puente. Hace movimientos circulares al compás de un ritmo sencillo que viene de un tambor de cuero vacuno y un violín que acompañan a cada cuadrilla.

Vuelve a retirarse la máscara y esta vez bebe un sorbo de aguamiel que extrajo previamente de los magueyes que se alzan en los parajes del norte mexiquense.

Explica entonces que la base de todo el traje de “viejo” se debe al maguey, ícono de fecundidad y agricultura en este rincón de la entidad.

“Xita” que es un vocablo de la localidad mazahua para referirse a la figura del viejo.

“Me tardé cuatro, cinco meses en hacer mi máscara”, describe Urzúa, “todos los años uno se compromete a hacer una máscara nueva, todos los años es un diseño diferente y las que usamos antes las regalamos para que más se integren y vengan, estas no deben venderse”.

 

Orgulloso de una de las tradiciones que distingue a la localidad, Urzúa está seguro que a partir de esta danza, vendrá un año próspero de cosechas, principal propósito del rito.

Como la cuadrilla de El Puente, poco más de 70 comunidades temascalcinguenses se reúnen para esta fiesta única en México. Cada una igual de vistosa que la siguiente. Las máscaras están elaboradas a partir del corazón seco del maguey y se confeccionan según la creatividad de cada agricultor. Las texturas varían según se utilice una argamasa hecha a base de estiércol de ganado y lodo. El remate en las decoraciones tiene el sello del campesinado; xitle, zacate, hoja de maíz, madera, tela de costal. Los diseños más extravagantes incluyen alebrijes, muñecos viejos y latas que sirven como sonajas mientras se realizan los bailes.

Si los niños que participan en las danzas no tienen diseños con mucha elaboración, es porque nadie las hace por ellos. Conforme pasan los años se va adquiriendo el “toque” para confeccionar una máscara única hasta llegar a las que pesan más de diez kilogramos y miden casi un metro.

Según las crónicas prehispánicas, en el sexto mes del calendario mexica se hacían danzas y ofrendas a los dioses Tláloc y Chalchitlicue, señor de la lluvia y señora de las aguas que están en la tierra, como ríos y lagos, respectivamente. Una vez consumada La Conquista, la celebración se fue adecuando a los tiempos que fueron transcurriendo hasta desembocar en tradiciones locales combinadas con el calendario religioso. De ahí la coincidencia entre la celebración ancestral y las costumbres religiosas que en este caso embonan con Corpus Christi, 60 días después del Domingo de Resurrección, donde la fe católica se hace un llamado a reforzar las creencias.

Si algo sobra en este pueblo mazahua es devoción. Mientras las calles se llenan del colorido que asusta a algunos niños por verse rodeados de seres sobrenaturales, en la Iglesia de San Miguel Arcángel se oficia una solemne misa entre cabezas inclinadas y recogimiento.

Luego, las imágenes de cada parroquia de la región comienzan a desfilar entre humaredas de copal y fervorosos cantos. Vírgenes y santas son envueltas entre flores y frutas, custodiadas de “viejos”. Una tradición que lejos de hacerse obsoleta o vieja, cobra nuevos bríos cada jueves de Corpus Christi.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *