Sin sentido…

601 0

El muerto viviente

Por: José Contreras Contreras

 

Ulises Ramírez Núñez es uno de esos extraños casos que por más que se caiga siempre termina de pie y por más que lo den por muerto sigue caminando, la mayoría de las veces incluso más fortalecido.

A muchos les cayó de extraño la poca resistencia que Ramírez Núñez, el poderoso ex alcalde de Tlalnepantla, opuso a la clara derrota que se veía venir en contra de su grupo político en la pasada elección interna con la que el Partido Acción Nacional (PAN) eligió el domingo anterior a su próximo presidente estatal.

Pareciera como que Ulises Ramírez se resignó y aceptó su derrota, incluso antes de comenzar la contienda.

Si bien es cierto que sí hubo un “pataleo” político de su grupo, el cual recurrió a tribunales electorales, estatal y federal, para tratar de suspender la elección bajo el argumento que ésta no debería realizarse previo a la elección constitucional de gobernador en el Estado de México, lo cierto es que una vez que se dijo que sí tenía que haber elección, pues ya no se hizo mucho por impedir la anunciada victoria de Víctor Hugo Sondón Saavedra.

Y en efecto, Sondón Saavedra se impuso en la elección interna del PAN, prácticamente sin rival enfrente, como si el súper poderoso Ulises Ramírez estuviera dejando perder su reinado, el mismo que lleva más de una década ejerciendo en el PAN mexiquense, pero que ahora presuntamente cedió sin patalear, sin dar la pelea, sin oponer resistencia.

Pero nada más alejado de la realidad. Ulises Ramírez no perdió el pasado domingo en la elección interna del PAN mexiquense, nunca fue derrotado y parece que ni lo será.

Quienes se dicen vencedores parece que no conocen al líder del llamado Grupo Tlalnepantla. Ulises Ramírez, él está más vivo que nunca, no es un muerto viviendo, es simplemente un viviente que él mismo quiere que den por muerto.

Pareciera que Ramírez Núñez ve mucho las series sobre narcotraficantes que hoy se exhiben en los canales de la televisión de paga, en las cuales el tema recurrente es que al protagonista lo den por muerto para que pronto regrese, más fuerte que nunca, pero sin la presión de aquellos que antes le perseguían.

Y es exactamente eso lo que desea Ramírez Núñez que crea la gente, sus compañeros de partido y hasta los adversarios, pues es evidente que mientras mantenga bajo perfil, siga agazapado y opere desde la sana distancia, alejado de los reflectores, sus resultados políticos y hasta económicos podrán ser infinitamente mejores para sus intereses.

Para ello, Ulises negoció desde antes de la elección interna, inmediatamente después de que la Sala Superior del Tribunal Electoral de Poder Judicial de la Federación diera a conocer el dictamen con el que obligó al PAN a realizar la elección interna, justo en ese momento comenzó la operación “Señor de los Cielos” para fingir la “muerte” política del ex diputado local, ex diputado federal y ex senador Ramírez Núñez.

Sobre los términos negociados con Sondón Saavedra, bueno esos solamente los saben el propio Ulises Ramírez y el ahora presidente estatal electo de Acción Nacional en la entidad mexiquense, y difícilmente alguien lo sabrá más allá de esas dos personas.

Lo que es evidente es que existe un trato. ¿En qué consiste? Solo ellos lo saben. Algo se dio a cambio de dejar pasar tan “fácil” a Sondón Saavedra y algo bueno recibirá en su momento Ulises Ramírez y el grupo que encabeza.

Unos dicen que la base de tal acuerdo fue devolver la estabilidad al PAN mexiquense, para de tal forma tenerlo presentable a la hora de la inminente negociación con el Partido de la Revolución Democrática con el que pretenden hacer alianza de cara a la próxima elección de gobernador en el Estado de México.

Si se peleaban Sondón y Ulises quizá al final del día nada quedaría de Acción Nacional en el Estado de México y, por lo mismo, no tendrían mucho ya para disfrutar y menos para ofrecer a un eventual aliado electoral. De ahí la necesidad de mantener piedra sobre piedra en la casa panista para, eventualmente, un trato en el que todos salgan ganando.

Hasta hoy suena mucho la eventual candidatura de Josefina Vázquez Mota para la gubernatura del Estado de México, pero esa es una teoría despertada desde la cúpula y los intereses del PAN nacional, que no son los mismos que los del PAN Estado de México.

Quizá en esa línea vaya la negociación de Ulises Ramírez, quizá hoy el mejor aliado de Ulises sea el que públicamente pareciera hace unos días su peor adversario: Víctor Hugo Sondón Saavedra, con quien se hubiera conversado eventualmente acerca de que Josefina Vázquez Mota puede ser buena opción para los panistas, pero del Comité Nacional, ahora falta lo que digan los panistas mexiquenses.

Más pronto que tarde nos enteraremos de lo que acordaron Sondón Saavedra y Ramírez Núñez, porque ese tipo de acuerdos son como los muertos, no se pueden ocultar por mucho tiempo, el tufo los delata, el calor hace que se hinchen y rápidamente salen a flote. ¿O no?

Related Post

Callejón Informativo

Posted by - 5 marzo, 2018 0
Por: José Alam Chávez Jacobo    La designación de Arturo Martínez como precandidato del PRI a la alcaldía de Huixquilucan…

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *