Sin Sentido

252 0

Por: José Contreras Contreras

¿Miedo?

En los últimos diez días el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) perdió 7 puntos en las preferencias electorales en el Estado de México, solo a partir de la puesta en marcha del programa Familias Fuertes: Salario Rosa.

Esto desde que el gobernador Alfredo del Mazo Maza puso en marcha la entrega de tarjeras del programa y arrancó un recorrido por las diferentes regiones del Estado de México para demostrar que sí cumple lo prometido, que aquello que dijo en campaña se convirtió en realidad para miles de mujeres de esta entidad.

Esa es la razón de fondo por la que los dirigentes del Movimiento de Regeneración Nacional y sus rémoras del Partido del Trabajo y Encuentro Social se lanzaron “como leones” en contra del Salario Rosa, no porque de verdad estén en contra de algo que saben que sí ayuda a las mujeres, sino por el gran “hoyo” electoral que les causó esta medida gubernamental.

Los de Morena estaban sumamente confiados de que, según ellos, iban en “caballo de hacienda” rumbo a un triunfo claro en la próxima elección, montados por supuesto en los 18 años de campaña electoral que lleva su dirigente nacional, y dueño, Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, lo que nunca tomaron en cuenta es que en realidad la campaña todavía no comienza y menos aún la operación política que el partido en el gobierno puede llevar a cabo, lo cual no es ningún delito, se usa aquí y en China, textualmente, y si no pregunten a los mandatarios de los Estados Unidos de América cuando buscan la reelección, quienes en plena campaña lanzan todos los bombazos políticos de que son posibles para acarrear votos a su favor.

Lo mismo puede hacer cualquier político que detenta el gobierno, actuar como debe hacerlo en su tarea cotidiana a favor de la sociedad, y, en consecuencia, demostrar que es capaz de cumplir, que los gobiernos emanados de su partido, en este caso el PRI, sí son capaces de responder a las necesidades más urgentes de la población.

Hace bien Alfredo del Mazo en hacer uso de una estrategia tan adecuada para dar una repasada a sus adversarios electorales, y qué mejor que sea mediante un programa de beneficio social que en realidad sí está impactando positivamente en un sector tan vulnerable como las mujeres.

Ahora los de Morena demandan al Instituto Nacional Electoral (INE) que obliguen al Gobierno del Estado de México, específicamente al gobernador Alfredo del Mazo Maza, a detener la entrega pública de las tarjetas del Salario Rosa.

¿Dolió? Claro que dolió. Es más, ardió, verdaderamente les hicieron un boquete en sus expectativas electorales y esa acción de gobierno está verdaderamente volteando la balanza electoral en suelo mexiquense, lo que no solamente es un gran favor del Ejecutivo mexiquense a su instituto político, sino que, de paso, está impulsando directa e indirectamente la candidatura de José Antonio Meade a la Presidencia de la República.

Gracias a lo hecho por Del Mazo Maza, el candidato priista, que dice que no es priista, podría recuperar a pasos agigantados los puntos que tanto le urgen, más aún en este momento en que también la candidatura de Ricardo Anaya va en picada y parece destinada al fracaso total gracias a su enredo en sonado caso de presunto lavado de dinero.

De hecho, la estrategia del Salario Rosa, hoy convertido en programa de gobierno, bien podría en unos días más sonar como proyecto o promesa de campaña, pero a nivel nacional, a partir del 1 de marzo, cuando se reactive el proselitismo que se supone está suspendido en este momento por el periodo denominado “intercampañas”.

Los buenos resultados de la idea de Alfredo del Mazo bien podría subir este concepto a nivel nacional, sobre todo cuando se está demostrando que sí es posible sostenerlo, y si un gobierno estatal lo está logrando, más aún puede hacerlo un gobierno federal, lo que de paso multiplicaría su beneficio directo a favor de miles de mujeres.

Por eso los de Morena están que se los lleva el tren, porque saben que cada entrega de tarjetas del programa Salario Rosa que se concrete en el Estado de México estará impulsando la credibilidad de la gente en el Partido Revolucionario Institucional, lo que será directamente proporcional a cientos o miles de votos que los de López Obrador irán perdiendo.

¿Puede el Instituto Nacional Electoral ordenar al gobernador Alfredo del Mazo que deje de entregar las tarjetas del programa Familias Fuertes: Salario Rosa? Definitivamente no.

Si el INE se enreda con esa solicitud del Movimiento de Regeneración Nacional incurriría en por lo menos tres irregularidades. La primera, quizá la más importante: estaría condenando a miles de mujeres mexiquenses a perder un beneficio social, sobre lo cual la Suprema Corte de Justicia ya se ha pronunciado y ha negado esa capacidad a la autoridad electoral.

Segundo, hay que establecer que Alfredo del Mazo Maza no está haciendo nada que no esté en el ámbito de su competencia, nada que no haya anunciado desde hace más de un año, cuando fue candidato, por lo que coartarle el derecho a cumplir a su gente sería tanto como que el INE impulsara el desgobierno, el no cumplimiento de la obligación de servicio de una autoridad legalmente constituida, como lo es el Gobierno del Estado de México.

En tercer lugar, el INE no puede ni debe meterse en la actividad gubernamental, sobre todo cuando el proceso electoral pasa por el llamado “intercampañas” que, se supone, de acuerdo con la ley electoral, se trata de un tiempo para que los aspirantes a puestos de elección popular se callen y los gobernantes ejerzan su función pública.

Nada más descabellado que lo solicitado por Morena al Instituto Nacional Electoral, ojalá que los señores consejeros electorales no se dejen intimidar por los lopezobradoristas, quienes, comenzando por Horacio Duarte Olivares, ahora llevarán a todos los foros posibles su postura que lo único que demuestra es que les supura el dolor cuando ven el “daño” electoral que les ha hecho el Salario Rosa que tanto cuestionaron y que nunca pensaron que sería realidad.

En este asunto, para alcanzar tan buenos resultados en unos cuantos días con el Salario Rosa, ha sido necesario desplegar un amplio y efectivo programa de acción política, pie a tierra, el cual se echó a cuestas Erick Sevilla Montes de Oca y su equipo en la Secretaría de Desarrollo Social mexiquense, quienes han sido los responsables no solamente de integrar los padrones de beneficiarios, sino de constatar que este beneficio llegue realmente a quienes más lo necesitan.

Se trata de un trabajo meticuloso, pues uno de los objetivos es que no se duplique este tipo de ayuda a personas que ya reciben otros apoyos federales, estatales y municipales, y focalizar los esfuerzos sobre todo en mujeres que auténticamente están convertidas en el sostén de sus hogares.

Aunque no lo quieran reconocer, el Salario Rosa es el principal éxito gubernamental en la joven gestión de Alfredo del Mazo Maza y podría ser la mejor arma electoral que el PRI tenga en una contienda que parece complicada, pero no imposible cuando se alinean los astros, como parece que está ocurriendo en el Estado de México, donde los de Morena podrían enfrentar una nueva caída, esta vez muy rosada.

Related Post

Callejón Informativo

Posted by - 30 enero, 2018 0
Por: José Alam Chávez Jacobo   Se registra Gabriela Gamboa como aspirante a precandidata de MORENA a alcaldesa de Metepec…

Callejón Informativo

Posted by - 4 noviembre, 2016 0
Por: José Alam Chávez Jacobo   –       Quiere Peña defender el Edomex como un asunto personal: MORENA –       Reforzamiento de Gabinete Regional…

Callejón Informativo

Posted by - 26 diciembre, 2017 0
Por: José Alam Chávez Jacobo Determinante el papel de consultores y estrategas de campaña en próximos comicios Los temas de…

Callejón Informativo

Posted by - 18 abril, 2017 0
Por: José Alam Chávez Jacobo Castell; la administradora de salones de fiestas que juega a ser independiente y Pastor, los…

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *