Rinde homenaje UAEM a Leopoldo Flores

271 0

Toluca, Méx., 13 de febrero de 2009.- Fotografías que captaron momentos significativos en que Leopoldo Flores Valdés creó el Jardín Botánico “Cosmovitral”, símbolo cultural de la ciudad de Toluca, después de 25 años se exhiben en este mismo recinto, como homenaje en vida a este artista, reconocido nacional e internacionalmente.\r\nBajo el nombre de “Arte que perdura: un artista en el Cosmos”, que se presentará hasta el 13 de marzo, el autor Bernardo Luis Campos Salazar, afirmó que las 58 fotografías expuestas, 24 colocadas en el pasillo central del Cosmovitral y las 34 restantes en las paredes de la “Plaza Toluca”, sobre la avenida Lerdo de Tejada, en el centro de la capital mexiquense, son sólo una muestra de largas jornada de trabajo del Doctor Honoris Causa por la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), Leopoldo Flores Valdés.\r\nPor su parte, el rector de la máxima casa de estudios, José Martínez Vilchis, destacó la importancia a nivel internacional que ha adquirido la obra de Flores Valdés, quien –dijo– en múltiples ocasiones ha expresado su orgullo por formar parte de la UAEM.\r\nRefirió que ese sentido de pertenencia hace grande a las instituciones, por lo que exhortó a todos los universitarios a seguir el ejemplo del autor de la Aratmósfera y el cual reta a la propia naturaleza en cada una de sus obras.\r\nEl artista mexiquense no sólo agradeció a la UAEM y al fotógrafo, Bernardo Luis Campos Salazar, sino la fiel compañía de su esposa Dolores Almada de Flores, que resaltó en todo momento ha estado con él. \r\n \r\nEl Cosmovitral\r\n \r\nEl Cosmovitral fue inaugurado el 5 de julio de 1980, está compuesto por 71 módulos vitrales que suman en su conjunto tres mil metros de vitral, considerándose como uno de los más grandes del mundo.\r\nSe utilizaron para su realización aproximadamente 75 toneladas de estructura metálica, 45 toneladas de vidrio soplado y 25 toneladas de cañuelas de plomo; lo constituyen alrededor de 500 mil piezas o fragmentos de vidrio en 30 mil secciones emplomados, se necesitaron en total 28 diferentes colores de vidrio, de éste, 80 por ciento es de importación: Italia, Alemania, Francia, Bélgica, Japón y Estados Unidos.\r\nCabe destacar que Leopoldo Flores trabajó en el proyecto o diseño de la obra de arte durante un año, y un grupo de 60 artesanos ejecutó la obra durante tres años de labor en los talleres de emplomados instalados ex profeso en Lerma.\r\nEn el Cosmovitral Leopoldo Flores interpreta el tiempo, el movimiento y los fenómenos contradictorios de la materia en una visión cosmogónica, para llegar a una síntesis de color, forma y contenido que armoniza el todo con las partes: materia y espíritu.\r\nEs la historia, evolución e itinerario del hombre, es un ciclo cósmico, por lo cual, todo se encuentra enlazado y relacionado conforme a una secuencia que transcurre en torno al edificio.\r\n

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *