Queda sin patrimonio y con puras promesas tras sismo del 19s

315 0

Agencia MVT

Toluca, México, 27 de septiembre de 2018.- A poco más de un año del sismo del 19 de septiembre, Alma Delia Monroy Peralta aprendió que no debió creer en las promesas que le hicieron.

A sus 24 años de edad, Alma Delia tiene tres niños con escaso apoyo económico por parte de su pareja y viven en la segunda sección del Barrio de Jesús, en la Delegación de San Pablo Autopan, aproximadamente a un kilómetro de distancia de la carretera Toluca-Palmillas, una de las zonas con mayor índice de marginación de Toluca.

El 19 de septiembre de 2017, el terremoto derribó por completo el cuarto en el que vivía. Señala a un montículo de tierra para explicar que ahí quedó sepultado su patrimonio y mientras tanto ha tenido que acomodarse en un cuarto contiguo de una tía suya para no dormir a la intemperie. Lleva poco más de un año viviendo así.

Precisamente hace un año, las autoridades locales que realizaron el censo de daños y de personas damnificadas, le prometieron ayuda. Desde entonces le queda el recuerdo de la promesa, ya que nunca se cumplió.

«Vino una síndico por parte del profesor Fernando Zamora pero pues ahora sí que nada más vinieron a ¿cómo le diré? pues a engañarme porque me prometieron que me iban a ayudar con material o con un programa social igual para yo poder ayudarme y poder construir mi casita pero pues no, lamentablemente nunca fue así», dice la mujer que se ayuda económicamente como ayudante en una tortillería.

 

Sus niños, de 7, 3 y 2 años, respectivamente, no entienden a bien qué es lo que pasa pero se acomodan en el cuarto que les asignó la tía de Alma Delia, sentados en un sillón que sacaron de entre los escombros.

«Aquí lo ocupaba como mi sala y parte de mis cosas ahora sí que se perdieron, pérdida material sobre mis muebles, mi parrilla, una pantalla que tenía, licuadora, sillones, ahora sí que todo quedó abajo», dice volviendo a señalar el montículo de tierra al que ya le brotó hierba por el paso del tiempo. Ese cuarto lo construyó la mamá de Alma Delia, quien también salió adelante por sí sola.

 

Tras el colapso de la vivienda, las autoridades locales le dieron un papel de libreta escrito con pluma en lugar de un oficio y cuando llamó a los teléfonos para recibir atención, no le contestaron. Al acudir a las oficinas del Ayuntamiento de Toluca tampoco le dieron solución.

«Me dicen que las personas que estaban encargadas en ese momento, que ya no están, ya no he recibido ningún tipo de información», afirma.

 

 

 

 

 

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *