Pirotecnia mexiquense: del mito a la realidad

211 0

Agencia MVT / Ingrid Ahumada Mañon / tercera de cuatro partes

Jaltenco, México, 19 de Diciembre de 2018.- “Don Goyo, el volcán, está enojado porque antes los pirotécnicos le pedían permiso al volcán para subir a tomar el azufre y en una expedición, 13 maestros pirotécnicos decidieron subir al volcán sin pedirle permiso y el volcán se enojó porque estaban extrayendo el azufre de sus entrañas, entonces dicen los pirotécnicos que el volcán enojado mató a 12 de ellos y dejó uno vivo para que contara la historia y desde entonces todos pidieran permiso al volcán para extraer el azufre, aunque desde entonces sigue soltando fumarolas”.

Esta es parte de una de las historias que circulan entre artesanos pirotécnicos de los municipios mexiquenses de Tultepec y Zumpango. Como todo relato, puede tener sustento o no, pero las cifras de accidentes registrados en los dos últimos años en esa zona ponen a pensar a quienes se dedican a esta actividad.

De 2017 a la fecha se tienen contabilizados 55 explosiones por productos pirotécnicos en el Estado de México, lo que ha dejado un total de al menos 63 personas fallecidas y 170 personas lesionadas.

Derek Cancino Aguilar, director general del Instituto Mexiquense de la Pirotecnia (IMEPI) dijo a Agencia MVT que la pirotecnia en el Estado de México data de la época colonial, ya que precisamente en Tultepec y Zumpango es la zona a la que arribaron los conquistadores.

“Es donde llega Hernán Cortés y encuentra los materiales para hacer la pólvora que sirve para conquistar la gran Tenochtitlán y el mexicano empieza a utilizar algo bélico para algo ceremonial y para algo festivo, estos dos municipios se pelean, Zumpango dice que es la cuna y Tultepec dice que es la capital de la pirotecnia”.

El arraigo cultural que tiene la actividad ha generado interés del IMEPI para que el Consejo Estatal de Población (COESPO) y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), consideren la pirotecnia como un tabulador en el siguiente censo económico.

Cancino Aguilar precisó que entre iglesias católicas y guadalupanas, además de fiestas cívicas a nivel estatal, se tiene una derrama económica de 547 millones 722 mil de pesos, esta cifra es un aproximado pues además no contabilizan los artificios de venta al público, conocidos coloquialmente como “juguetería”.

“Es el sustento de muchas familias y va muy ligado a la religión y México es un país preponderantemente católico, el 12 de diciembre (día de la Virgen de Guadalupe) se detona más pirotecnia nivel nacional que el propio 15 de septiembre”, dice.

Rubén Aduana es artesano pirotécnico con experiencia de más de 40 años y está al frente del polvorín “Aduana” en el municipio de Tultepec. Aunque es la tercera generación, sabe que esta tradición muy probablemente no perdure, ya que ninguno de sus seis hijos está interesado en seguir con el oficio.

“No les llama la atención esto y como les digo si tienen la oportunidad de que con lo que estudien se ganen la vida de otra manera, adelante”, dice.

Aunque esta actividad da el sustento a miles de familias mexiquenses, también les da la oportunidad a las generaciones venideras de dedicarse a otra actividad.

 

Nota relacionada

Pirotecnia mexiquense: advierten peligros por su mal manejo

Related Post

Aseguran colombianos extorsionadores

Posted by - 15 abril, 2015 0
Staff MVT\r\n\r\nNEZAHUALCÓYOTL, México, 15 de Abril.- Elementos de la policía municipal lograron la detención de dos colombianos integrantes de una…

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *