Pierden 3-0 Potros Salvajes Oro y se van al último lugar de la Conferencia 1 de ONEFA

315 0

Agencia MVT / José Contreras Contreras

TEXCOCO, México, 14 de Abril del 2018.- El llamado Tazón Mexiquense fue para los Toros Salvajes de la Universidad Autónoma de Chapingo, quienes derrotaron 3-0 a unos desdibujados Potros Salvajes Oro de la Universidad Autónoma del Estado de México, los cuales, de paso, se fueron al último lugar de la Conferencia 1 en el torneo Juvenil de Primavera de la Organización Nacional Estudiantil de Futbol Americano (ONEFA).

Los Toros Salvajes recibieron este sábado a los de la Autónoma del Estado de México en el estadio Palomo Ruiz, en el corazón de la Universidad Autónoma de Chapingo, en Texcoco, donde demostraron que a pesar de militar en la Conferencia 2, cuentan con el espíritu competitivo necesario para ganar a cualquiera en su terreno de juego, sobre todo cuando se trata de un rival falto de garra y con escasa creatividad.

Se trató de un juego apretado en el que las defensivas impusieron condiciones y las ofensivas dejaron pasar los tres primeros cuartos sin ser capaces de hacerse presentes en el marcador.

Los de Chapingo, con un futbol básico y sin ningún jugador sobresaliente, pero con muchísimas ganas de demostrar a los de verde y oro lo que es jugar con ganas, fueron capaces de neutralizar el repetitivo plan de juego de Potros Salvajes Oro, el cual evidentemente no espanta a nadie y mucho menos produce puntos.

Fue hasta el cuarto periodo que los de Chapingo aprovecharon los múltiples errores de Potros Salvajes para acercarse a la llamada zona roja, 20 yardas antes de la línea de anotación, y aunque tampoco fueron capaces de hacer timbrar la zona de diagonales, sí acercaron lo suficiente el balón para intentar un gol de campo en cuarta oportunidad, el cual fue bueno y fijó los tres puntos que a la postre significaron el triunfo para los de gris y azul marino.

Los Potros Salvajes Oro todavía tuvieron el balón un par de ocasiones para intentar regresar en el marcador, pero la mediocridad siguió como sello distintivo de los de la UAEM y, en la primera ofensiva el quarterback Esquerra, número 7 en el jersey, le tiró un pase directamente al sefty de Toros de Chapingo, en el centro del campo, a pesar de que sus dos receptores abiertos estaban prácticamente solos en las laterales derecha e izquierda del campo.

En la última ofensiva del encuentro, cuando el reloj tenía menos de un minuto, en lugar de ejecutar jugadas rápidas a las bandas para intentar parar el segundero, desde la banca mandaron las mismas jugadas por tierra que durante todo el encuentro no habían dado ningún resultado y las cosas no fueron distintas, el tiempo se acabó y los Potros Salvajes Oro quedaron nuevamente sembrados en el terreno de juego, con su tercera derrota al hilo en la actual campaña de Juvenil de Primavera de la ONEFA.

Los desangelados Potros Salvajes Oro tienen descanso la próxima semana, el cual debería aprovecharse para replantear el equipo, para una purga interior necesaria que permita a los jóvenes de la UAEM reconsiderar el compromiso con sus colores, con la institución y hasta con sus familias que se desgarran la garganta en la tribuna para motivarlos, para impulsarlos, para intentar sacar un poco de coraje y revertir las pésimas actuaciones que han ofrecido esta temporada en la Conferencia 1 de la ONEFA.

Aunque al calendario de juegos le quedan todavía tres encuentros: Tigres del CCH Negro, Linces Blanco y Linces Rojo de la Universidad del Valle de México, parece muy difícil que un equipo con tan poco pundonor pueda levantar el vuelo en lo que queda de la lamentable temporada que han ofrecido.

Podría haber muchas causas, las cuales tendría que buscar, controlar y revertir quien dirige al equipo, pero mucho está pesando en toda la organización de Potros Salvajes el nulo respaldo que han recibido de la administración central de la Universidad Autónoma del Estado de México, específicamente de su rector Alfredo Barrera Baca, quien a pesar de que esa misma escuadra conquistó para la UAEM dos campeonatos consecutivos (Primavera y Otoño 2017), no fue capaz de incentivarlos e incumplió promesas con los jóvenes a los que les ofreció jerseys y chamarras de campeones, que nunca llegaron, bajo el argumento de la crisis financiera que atraviesa la UAEM.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *