Paraje El Mapa, de parque recreativo pasó a cementerio del crimen

1313 0

Agencia MVT / Filiberto Ramos

ZINACANTEPEC, México, 15 de Mayo del 2017.- Ubicado a la entrada a la zona boscosa de las faldas del Nevado de Toluca y las serranías que conectan con Temascaltepec, uno de los primeros municipios del sur del estado, en el kilómetro 23 de la carretera Toluca-Temascaletepec, está el paraje conocido como “El Mapa”, que pasó de ser zona de recreación familiar a “nido del crimen”, idóneo para el depósito de cuerpos.

El domingo 14 de mayo, los cuerpos policiacos fueron alertados del hallazgo de otro cadáver en la zona boscosa de Zinacantepec, las mismas características de siempre, el cadáver ya casi putrefacto y carcomido por la fauna, sin identidad. Nuevamente en el Mapa.

Hasta hace unos 20 años, el lugar era idóneo para pasar un fin de semana entre familia, perderse entre las sombras de los pinos y oyameles que crecen en el refugio natural, se colocó un gran mosaico con el dibujo del territorio mexiquense que daba la bienvenida a los paseantes, incluso se levantaron cabañas.

Actualmente ese paisaje, aunque continúa boscoso como antes, es impensable de pisar para alguien que sabe de los casos ocurridos, a lo largo de algunos kilómetros le sobreviven unas cabañas a pie de carretera que lucen en abandono, pero solo eso, pues los negocios nunca funcionaron, se fueron junto los visitantes. El panorama es desolador.

El 25 de junio del 2015, se alertó sobre el hallazgo de un cuerpo en la zona boscosa de “El Mapa”, se trataba de un taxista de 53 años, que días antes había sido asaltado y su unidad abandonado en la Calzada al Pacífico.

Sus restos fueron encontrados en la zona boscosa con las manos atadas a la espalda y dos lesiones de arma punzocortante que le perforaron el tórax y luego le provocaron la muerte.

A finales de febrero del 2016, el cuerpo de una mujer fue hallado enterrado en la misma zona, con las ropas aún puestas pero el cráneo completamente carcomido. La identidad de la mujer hasta hoy es desconocida.

Uno que otro automovilista se pierde a la entrada del Mapa, donde está el retablo, levantado como un símbolo al atractivo turístico que pretendía convertirse El Mapa, se pensaba un parque como la Marquesa.

A veces se colocan retenes en el acceso principal, para vigilar que no ingresen vehículos al paraje, que se extiende varios kilómetros hacia arriba, a las faldas del Nevado.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *