Morirse puede representar un gasto de hasta 30 mil pesos para una familia

290 0

Staff MVT\r\n\r\nTOLUCA, México, 29 de Enero.- Morirse hoy en día cuesta caro, y muchas familias se ven afectadas cuando un familiar pierde la vida repentinamente. El gasto que se hace es mayor a 30 mil pesos, con un funeral y entierro o cremación sencilla. La inversión alcanza a cubrir el funeral, ataúd, flores, panteón o nichos, misa, tumba, cruz y acta de defunción. \r\nEl costo del funeral varía mucho, pues depende de la funeraria que se elija, de acuerdo a las posibilidades de la familia, además de la calidad del ataúd. \r\nExisten muchas funerarias que ofrecen al cliente diferentes paquetes, pero este costo depende totalmente del ataúd a elegir. Hay en existencia féretros de metal, de menor demanda, y féretros de maderas como pino, encino, cedro y caoba. El costo del ataúd depende del diseño que se elija; el más barato es de mil quinientos pesos y el más caro es de 130 mil pesos.\r\n»El paquete más económico es de 3 mil pesos con ataúd, tratamiento de preservación, capilla ardiente a domicilio, gestoría y carrosa», comentó Martín González, de Funerales González. \r\nLa Funeraria Zúñiga ofrece paquetes de mayor precio, siendo el más barato de 13 mil quinientos pesos, ya que ofrecen servicios como sala de velación, carrosa, camioneta de flores, y ataúd de metal. El costo varía de acuerdo al tipo de sala de velación que se escoja y al tipo de vehículo en el que se transporte el féretro.\r\nSin embargo, hay que recordar que en las diferentes delegaciones municipales las personas acostumbran llevar el féretro cargando desde su casa al panteón, por eso muchas veces la carrosa se borra del paquete, ésta únicamente se ocupa en funerales que ofrecen sala de velación y se encuentran en la ciudad.\r\nPor lo general, todas las funerarias deben ofrecer el tratamiento de preservación o embalsamamiento, que es desinfección, preservación, y presentación del cuerpo, con el propósito de detener el proceso de putrefacción por nueve días. El proceso se lleva a cabo en dos horas, en promedio.\r\n»No se deben ver algodones, ni boca abierta. Se pueden mejorar facciones; tratamos de que se vea lo más natural posible», comentó Martín González.\r\nEl embalsamamiento se aplica de acuerdo a las causas de muerte, las más comunes son por enfermedades como diabetes, hipertensión y cáncer, éstas se pueden presentar en niños, adultos y personas de la tercera edad. \r\nLas flores que la familia y amigos suelen llevar al funeral, y que después se llevan al panteón, son normalmente rosas blancas, lilis, polares y clavel. Estas se pueden encontrar en muchas presentaciones, arreglos florales con base de madera o en manojos. Su precio depende del arreglo y oscilan de entre 70 y 250 pesos. \r\nLa cruz o corona también es tradicional en los funerales, tienen precio de 400 pesos las más grandes, y las pequeñas 250 pesos. Estos adornos se hacen con lilis, polares, rosa roja o blanca, hojas maiceras y pino para el follaje. Su elaboración requiere aproximadamente de una hora.\r\nLa misa de cuerpo presente es tradición. Antes de que se lleven el cuerpo el sacerdote acude a dar misa a todos los presentes y al difunto, con el fin de que el alma del muerto gane indulgencias para llegar al cielo. Esto también implica un gasto que va de 200 a 500 pesos.\r\nDespués del funeral sigue el panteón. En este lugar, es sabido que se entierran los difuntos en fosas que son de la familia con uso indeterminado, pero cabe resaltar que estas fosas se pueden volver a usar después de 7 años, ya que antes es imposible porque el cuerpo aún despide gases tóxicos y es dañino para la salud.\r\nPara que se pueda dar sepultura al difunto en una fosa familiar se presenta el título de propiedad, con una copia, el acta de nacimiento del familiar más cercano para corroborar el parentesco y credencial de elector.\r\nEl recibo de pago para sepultar al cuerpo se expide en el panteón presentando el certificado médico de defunción y la orden de inhumación. La tarifa establecida depende de la situación de la fosa. Se paga entre mil 800 y 2 mil 400 pesos.\r\nDespués del entierro la familia debe pagar mantenimiento anual por derecho de refrendo, con un valor del salario mínimo actual. Este mantenimiento es para mantener el panteón limpio, el pago del agua y luz.\r\nLas tarifas que establece el panteón han sido normadas por el Código Fiscal Financiero sin subsidio al servicio de panteón.\r\nAl enterrar el cuerpo se le da a la tumba una mejor presentación de acuerdo a las posibilidades económicas y gustos de la familia, esto por medio de la colocación de tumbas y cruces elaboradas de granito o mármol.\r\n»Casi todas están elaboradas de granito, el mármol es más caro», aseguró Domingo Romero, trabajador de Marmolería Peralta. El costo de estos adornos oscila entre 5 mil y 12 mil pesos, dependiendo del modelo que se elija. \r\nMuchas familias que son de escasos recursos no colocan monumento ni la cruz; se queda el bulto de tierra solamente.\r\nCuando el difunto ya se encuentra en su lugar de descanso se tiene que acudir al Registro Civil para obtener el acta de defunción certificada que avala que la persona ha sido dada de baja.\r\n»No se puede sepultar clandestinamente, es delito», aseguró Cristina Vilchis, trabajadora del Registro Civil Número 1.\r\nEsta acta se proporciona presentando el certificado de defunción que otorga el médico u hospital donde murió la persona. El acta es gratis, el pago que se hace es por los derechos a Tesorería. \r\nLa novena son rosarios que se hacen después de haber dado sepultura al difunto. Estos pueden ser en iglesia o en casa y son una tradición porque se cree que el alma adquiere votos. \r\nEn el año de 1995, cuando la iglesia autorizó la exhumación, se disparó la cremación poniéndose «de moda».\r\nCuando se crema el cuerpo se evita el gasto del entierro, pero se gasta en el nicho donde serán colocadas las cenizas. Los lugares más conocidos para esto son la Iglesia de El Ranchito y La Catedral, donde se pagan aproximadamente 8 mil pesos y tienen una capacidad de 3 a 4 urnas.\r\nComo puede apreciarse con el análisis de los gastos requeridos, morirse puede ser un gran gasto que se suma al dolor moral de la pérdida de un ser querido, por lo que es muy recomendable estar preparado tanto física como moral, pero sobre todo económicamente para enfrentar, cuando ocurra, una situación de este tipo.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *