Mejoran rendimiento de atletas con sueño de calidad en Centro de Investigación de UAEM

436 0

Agencia MVT / Ingrid Ahumada Mañon

TOLUCA, México, 16 de Abril del 2018.- Más del 50 por ciento de la población en general padece de problemas de sueño, como el insomnio, lo cual repercute en sus actividades cotidianas, explicó Héctor Manuel Tlatoa Ramírez, jefe del Centro de Medicina de la Actividad Física y el Deporte (CEMAFID), de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM).

Señaló que este centro es un posgrado, ya que ahí se encuentra la especialidad en Medicina de la Actividad Física y el Deporte, mismo que tiene varias vertientes, como el área asistencial, evaluación morfo-funcional, cobertura de eventos y monitoreo de la calidad del sueño en deportistas, lo que se complementa con el área de nutrición y psicología.

“Mi vida se basa en el deporte, yo fui médico de la selección nacional de Taekwondo, muchos años, y nos dimos cuenta que los muchachos que no dormían bien disminuían su rendimiento físico”, relató.

Añadió que CEMAFID está certificado en Gestión de Calidad, motivo por el que solo tratan deportistas o personas que realizan la actividad física en pro de la salud, a quienes les realizan una historia clínica médico-deportiva y se brinda el tratamiento específico, pues dentro de la evaluación morfo-funcional se revisa el estado físico del deportista y se determina si es apto o no para realizar alguna actividad de alto rendimiento.

“Hemos hecho, por ejemplo, determinar la calidad del sueño en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, que hubo en Veracruz, también en Universiadas Nacionales y también en los Paralímpicos”, explicó.

Puntualizó que durante el sueño todo el proceso de enseñanza-aprendizaje que se realiza durante el día se administra; por ello, si no se duerme bien ese proceso que va del tallo cerebral a la corteza no se almacena, motivo por el que no existe el aprendizaje, y señaló que al estar con un periodo de poca energía cerebral no hay alta concentración y la toma de decisiones durante el día es errónea.

“El sueño es reparador, el sueño hace que una persona, todas las neurotoxinas que tenemos durante la vigilia, producimos durante la vigilia, en el sueño se vayan y durante el sueño se repleta de glucógeno la corteza cerebral para la energía que va a utilizar este cerebro el día siguiente; si tiene pocas horas de sueño, no reparó o no alcanzó todo el contexto de lo que es la fase del sueño y obviamente no va a tener energía para el día siguiente y las neurotoxinas no se van a desechar adecuadamente”, refirió.

Por lo anterior, reiteró que en el Centro realizan un seguimiento y monitoreo del sueño, en el que checan la actividad cerebral, los movimientos, la actividad del sistema respiratorio, así como la frecuencia cardíaca, el sistema nervioso y posibles apneas durante el sueño, pues existen dos recamaras en las que los deportistas duermen durante una noche y monitorean lo anterior mediante aparatos colocados en la cabeza y pecho del deportista.

“Nosotros a qué le apostamos, a que la actividad física atlética bien programada te va a mejorar tu calidad del sueño y así lo dicen todas las investigaciones del marco de referencia que tenemos”, dijo.

“Los deportistas tienen menos porcentaje de insomnio que la población en general, ya que está última puede llegar a tener 45 por ciento de insomnio y en deportistas menos del 30 por ciento lo padecen”, argumentó, al tiempo que precisó que han observado que la actividad física deportiva da beneficios para una mejor calidad del sueño.

Añadió que el enemigo principal de la población en general son los aparatos tecnológicos como el celular o el televisor, ya que el ciclo de sueño requiere de oscuridad; sin embargo, con la luz que emiten estos aparatos no estimula o inhibe la glándula pineal; por ello, altera la secreción de melatonina, lo cual repercute en el sueño.

Finalmente, recomendó realizar 10 medidas de higiene del sueño para asegurar un sueño más descansado y efectivo:

1.- Mantener un horario fijo para dormir.

2.- No permanecer en la cama si no puede dormir.

3.- Disminuir las siestas a un máximo de 45 minutos.

4.- Evitar el consumo de alcohol y tabaco en cantidades excesivas 4 horas antes de acostarse.

5.- Retirar la toma de cafeína 6 horas antes de acostarse.

6.- Disminuir la ingesta de comidas copiosas, picantes o muy dulces antes de dormir.

7.- Hacer ejercicio regularmente y dosificado por un especialista en medicina del deporte.

8.- Mantener una temperatura confortable, buena ventilación, eliminar ruidos y luces innecesarias en la recámara.

9.- Utilizar una cama cómoda para dormir sin usarla para trabajar y/o estudiar.

10.- Evitar consultar el celular antes de dormir.

 

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *