Madre exige justicia por brutal asesinato de su hija

1167 0

Agencia MVT / José Contreras Contreras

TOLUCA, México, 9 de junio del 2017.- “Él sabe que es el asesino de mi hija”, dijo con lágrimas en los ojos la señora Lorena Gutiérrez Raquel, quien este viernes se manifestó ante la sede del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México, para exigir justicia por el brutal asesinato de Fátima, una menor de 14 años, quien en el año 2015 fue privada de la vida, presumiblemente por tres sujetos, quienes la violaron, le dislocaron tobillos y muñecas para que no pudiera huir, y luego la mataron dejándole caer piedras de más de 35 kilogramos en la cabeza.

En su momento los tres presuntos violadores y asesinos fueron detenidos por los propios padres y vecinos de Fátima, dos adultos y un menor de edad, pero mediante acciones legales dos ya fueron liberados, el menor de edad casi inmediatamente y uno de los adultos, identificado como José Juan Hernández Tecruseño, salió libre el miércoles 7 de junio, porque la juez que lleva el caso aceptó algunas pruebas que la afectada calificó de “dudosas”.

De acuerdo a la madre afectada, los tres sujetos atacaron a su hija, la privaron de la libertad, y la encerraron en un cuarto de una escuela denominada Sierra Nevada, donde la agredieron sexualmente y luego le destrozaron diferentes partes del cuerpo para que no huyera, y luego la asesinaron.

“Destrozaron a mi hija, es un feminicidio de una niña, fue una monstruosidad, le destrozaron la cabeza con piedras de 36 kilos, la picaron 90 veces, le abrieron el pecho 30 centímetros, le abrieron las entrepiernas, la violaron, le dislocaron las muñecas, los tobillos, una clavícula, y no se moría todavía, hasta que le dejaron caer las piedras en la cabeza”, acusó.

Indicó que, sobre esos hechos, el único sentenciado es Luis ángel Ataide Reyes, a quien se le fijó condena de 73 años de prisión por violación y homicidio; mientras que el menor Josué Misael, fue liberado meses después por presuntamente carecer de pruebas en su contra.

El padre de la víctima recuerda con relación al menor de edad liberado: “Yo lo vi, él se echó a correr, pero lo conozco perfectamente. Él sabe que es el asesino de mi hija; él sabe que él la mató, junto con sus cómplices; siempre me saludaba, pero ese día se echó a correr, porque él sabía lo que había hecho”.

Respecto a José Juan Hernández Tecruseño, recientemente liberado, relató la madre que la juez aceptó una declaración falsa del director de la escuela Sierra Nevada, donde trabaja el implicado, así como un video, presumiblemente manipulado, con el que se “comprobó” que el día y a la hora del ataque a Fátima, Hernández Trecruseño estaba en la escuela trabajando.

“Cómo es posible que el director de esa escuela, que se supone de prestigio internacional, tenga ahí trabajando a un asesino de esa naturaleza, esa bestia, ojalá no ataque a uno de los niños de esa institución”, pidió.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *