Los baños públicos que se convirtieron en cuna de campeones de boxeo

106 0

Agencia MVT/ Guillermo Guadarrama 

San Mateo Atenco, 3 de diciembre de 2018.- El principal semillero del pugilismo en San Mateo Atenco es un ejemplo a seguir.

Y es que lo que solían ser unos baños públicos y cuyas instalaciones estuvieron abandonadas por años, fueron tomadas por  el ex boxeador Raúl “Chato” Ortiz, quien forja nuevos talentos que han llegado a la gran carpa y algunos de ellos se han puesto cinturones de campeones mundiales.

En el cruce de las calles Privada de las Flores y Adolfo López Mateos del municipio de San Mateo Atenco se ubica este sitio que desde las 16:00 hasta las 20:00 horas está abierto y sin horario de salida o entrada. Ahí, alrededor de 20 alumnos de varias edades llegan a entrenarse en el deporte de los puños.

En este sitio se percibe ligera humedad, sobretodo por las condiciones del clima, pero no presenta ningún mal olor pese a que originalmente fue concebido como baños públicos y ello se observa que gran parte del inmueble.

El “Chato” Ortiz es el encargado de transmitir sus enseñanzas a jóvenes talento que desde hace trece años instruye en su peculiar gimnasio ubicado en el municipio de San Mateo Atenco y ha convertido este lugar en una cuna de campeones.

Primero se implementó un ring hecho con tarimas de madera, varios costales para golpear y una barra para hacer ejercicio hecha con cemento y un tubo de fierro, solamente con esos materiales don Raúl Ortiz ha construido campeones mundiales.

Boxeadores ganadores de diversas preseas y los Guantes de Oro, como Omar González, Josué “Chino” Veraza, Susana “Toluquita” Vazquez y su propia nieta, la triple campeona mundial peso Minimosca, Anabel “Avispa” Ortiz, han sido pulidos dentro de este gimnasio bajo la tutela del “Chato” Ortiz.

Entre las actuales promesas, Ortiz confía en que sus pupilos Bryan Sánchez y Damián “Guapo” González lleguen a consagrarse en el profesionalismo.

“Los buenos boxeadores salen de la calle, de la pobreza porque andan buscando la manera de sobresalir en esta vida y no morirse de hambre, por eso aunque vengan a estos gimnasios pero vienen a darlo todo, vienen por una oportunidad, en cambio los gimnasios lujosos no tienen campeones porque la gente no lo necesita”, asegura Ortiz en entrevista para Agencia MVT.

Insiste que no se necesita de aparatos lujosos, pues cuando se tienen las ganas el lugar es lo de menos. Dentro de estos baños también viven familias quienes para evitar vivir en las calles, optan por pedirle a este entrenador que les dé la oportunidad de tomar un espacio en este terreno abandonado para tener al menos un lugar donde descansar.

 

“Ha vivido mucha gente en los cuartos de allá afuera, no se les cobra pero yo tengo la autoridad de correrlos si es que se comienzan a meter en malos caminos, porque está prohibida la entrada a drogadictos y borrachos y si yo me entero que vienen así, pues se van” recalca el ex boxeador.

Al tener conocimiento de la situación económica por la que la mayoría de sus alumnos pasa, el ex púgil asegura que no cobra por transmitir sus conocimientos. Sin embargo, sí les pide apoyo a sus pupilos con el mantenimiento del lugar, además de exigirles llevar una vida saludable pues de lo contrario se verá a la necesidad de correrlos del gimnasio.

“Yo nunca vi a mi papá en una cantina, así me forjó él y así les quiero enseñar a estos chavos, porque si empiezan a drogarse o a tomar, sólo me van a quitar el tiempo y nunca serán buenos boxeadores y he tenido casos”, indica.

Lamenta que durante el tiempo que ha entrenado en este sitio, han existido jóvenes talentosos que a causa de los vicios y los malos pasos terminan por dejar el sueño de sobresalir en el boxeo a tal grado de caer en la cárcel o sin vida, pues no tiene reparo en recordar el caso de un joven que amaneció sin vida en un terreno baldío cercano al gimnasio a causa de estos vicios.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *