Lo que no se ve en el agua, saneamiento de pozos hidráulicos #ReportajeCriterio

166 0

Greta Díaz GV / Criterio Noticias

Cuando le jalas a la taza del baño nunca te preguntas si esa agua regresará a ti… pero sí lo hace. Lo mismo sucede con el agua de la regadera y de la lavadora; con el agua contaminada que sale de la estética y del taller mecánico de la esquina. Ni se diga con aquella que sale de las industrias y hospitales.

Verónica Martínez Miranda, investigadora del Instituto Interamericano de Tecnología del Agua (IITCA) de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) señala que, en el país, existe una granproblemática alrededor del agua.

En México la mayor parte que usamos es subterránea, esa es la problemática más grande que tenemos. Extraemos agua limpia y esa agua limpia la usamos y una gran parte no se está tratando. Se está descargando como tal a los cuerpos de agua, desde zanjas, presas, ríos, alcantarillados, sin tratar o con un tratamiento parcial en algunos casos

Ciclo invisible del agua

Desde pequeños nos enseñan el ciclo natural y visible del agua, pero nunca nos explican el proceso que permite que el agua llegue a nosotros. Un proceso prácticamente invisible, pero simple: el agua que vemos salir de la llave vuelve a las entrañas de la Tierra a través del drenaje y de filtración. Una vez en el subsuelo, recorre los mantos acuíferos y, por medio de pozos regresa a nosotros.

Pero no desechamos sólo agua, sino cientos de químicos provenientes de detergentescomidapinturasfertilizantes… una lista infinita. Ivonne Linares Hernández, quien también forma parte del IITCA, explica que los procesos de tratamiento del agua de nuestro país no son lo suficientemente avanzados para eliminar contaminantes químicos.

Con este sistema, únicamente es posible remover materia biodegradable, la que se descompone por acción de la luz, aire, agua, de manera natural. La materia que no es biodegradable es ahí donde entran los químicos que utilizamos: colorantes, fármacos, solventes, fertilizantes, plaguicidas, toda esa materia orgánica no es fácilmente biodegradable. Es decir, los microorganismos no la pueden fragmentar. Pero como la norma no especifica sobre esa materia no biodegradable, todas las plantas de tratamiento dicen que cumplen. Pero ¿qué pasa con todo lo demás? Con los químicos. Se necesitan tratamientos terciarios, y eso no lo tenemos en nuestro país

María del Carmen Díaz Nava, investigadora del Instituto Tecnológico de Toluca adscrito al Tecnológico Nacional de México señala que la falta de tecnología es una de las razones para no contar con los procesos eficientes para tratar el agua. Sin embargo, la principal causa son las normas laxas de nuestro país; mismas que no son aplicadas por falta de inversión en el desarrollo tecnológico.

Las normas en cada país se van adaptando de acuerdo a las capacidades tecnológicas que tienen para monitorear y controlar el vertido de esos contaminantes. En nuestro país, por ejemplo, no se le puede exigir a una empresa que tenga un control estricto de ciertos contaminantes, cuando a veces ni siquiera tiene el sistema de tratamiento adecuado para esos contaminantes. Sin embargo, como la NOM 001 no considera contaminantes más específicos como compuestos orgánicos o simplemente el color, pues se están vertiendo aunque el agua tratada cumple con los requerimientos de la norma. La limitación de las industrias implicaría inversión en equipo

A pesar de que la Ley de Aguas Nacionales de México estipula la gestión y tratamiento del agua como un asunto prioritario y de seguridad nacional, las normas en el país no cumplen con estándares internacionales. Un ejemplo de ello es la Norma Oficial Nacional 001que dicta los niveles de contaminantes permisibles en las aguas residuales. Mientras que la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos permite únicamente 0.1 miligramos de arsénico por cada litro, las normas mexicanas permiten hasta 0.4; es decir, cuatro veces más.

Lo mismo sucede con el agua potable: la NOM 127 establece un límite de 0.025 miligramos de arsénico por cada litro, la Organización Mundial de la Salud sugiere un máximo de 0.01. Es así que el aguaque llega a nosotros cumple con los parámetros mexicanos, pero no con los internacionales.

LO QUE NO VEMOS EN EL AGUA

Así como utilizamos el agua sin saber a dónde va a parar, también la usamos sin cuestionarnos qué es lo que contiene. En el Valle de Toluca, como en el resto del mundo, la población se baña y cepilla los dientes, lava la ropa y los trastes; la diferencia es que en esta zona el agua potable contiene metaloidesmetales y especies químicas por arriba de los estándares internacionales. Aunque las investigadorasdestacan que esto se da en varias partes del país.

De acuerdo con otra investigación de la UAEM, el 34 por ciento del agua del Valle de Toluca se utiliza para procesos industriales. Tomando esto en cuenta, las investigadoras de la UAEM hicieron un seguimiento de la calidad del agua de los pozos de la zona, encontrando materia que nuestros ojos no perciben pero nuestro cuerpo absorbeMartínez Miranda lo detalla.

Se identificó que existe la incorporación atípica de arsénico y metales pesados como plomo, cadmio, cromo, de los cuales vemos que en el caso del arsénico y plomo son de los que están incrementándose en mayor proporción, así como la materia nitrogenada y fosfatada

Cabe destacar que la materia nitrogenada y fosfatada son los residuos provenientes de orinaexcremento o fertilizantes.

AFECTACIONES A LA SALUD

Es así que constantemente estamos expuestos a diversos químicosmetaloides y metales, mismos que se han asociado con diversas enfermedades. En el caso del arsénico, la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer lo clasifica como un cancerígeno potente, asociado con efectos en el sistema nervioso y la diabetes mellitus, así como a afectaciones en pulmonesriñones y piel.

Elvia Evangelina Arias Ortega nació y creció en el municipio de Lerma. Hasta mayo de 2019, podía contar 13 familiares suyos que habían fallecido de insuficiencia renal o cáncer.
No descarta que estos casos estén relacionados con el Río Lerma y el agua que se filtra al subsuelo. Sentada en el sillón de su casa, voltea a ver a sus amigas y habla sobre el miedo de ser la siguiente en adquirir alguna enfermedad y la falta de acciones.

Todos estamos pensando que las autoridades están haciendo su parte, pero no es así. Es cuestión de que ya la sociedad tome cartas en el asunto porque los científicos manifiestan la situación en la que está el agua del Río, la de los mantos acuíferos también, y solamente se queda en eso. Nadie concreta nada y yo creo que todo mundo en el gobierno y en sector salud están enterados de la situación

LA CIENCIA DEL AGUA

Conociendo las implicaciones y los resultados de las mediciones del agua de 69 pozos en el Valle de Toluca, para las investigadoras lo más alarmante es que la presencia de estos elementos ha incrementado en los últimos años. Linares Hernández destaca que es necesario tomar la iniciativa.

barrera de cascarón-05

La pregunta es ¿qué hacemos? Ya los encontramos, anteriormente, hace cinco años no estaban presentes ¿qué hacemos? Usando química puraquímica básica es como se llega a esa teoría de poder mantenerlos a nivel de suelo y no permitir que estos contaminantesmigren hacia el acuífero.

Pero en el agua no sólo han incrementado algunos elementos, sino que ha disminuido otros. Martínez Miranda señala que encontraron que la físico-química del agua había cambiado y algunos componentes ya no estaban presentes.

Al ver que no teníamos calcio ni magnesio, estuvimos haciendo estudios de cuál era la posibilidad de contrarrestar este fenómeno. De ahí nació la idea de estudiar el comportamiento del calcio, principalmente en su incorporación de calhidra, cal y cascarón de huevo

Tras más de una década de investigación y con la finalidad de cuidar la salud pública, las investigadoras de la UAEM han desarrollado un proyecto sustentable para crear barreras químicas a base de cascarón de huevo alrededor de los pozos de agua potable. En conjunto han implementado un proyecto que esperan aplicar a gran parte del Valle de Toluca.

Estamos principalmente enfocadas en la protección de la salud de la ciudadanía, cómo a través de la construcción de barreras químicas en la periferia del pozo. Se rasca una zanja vertical y se coloca calcio y magnesio, principalmente. El biocalcio que proviene de cascarón de huevo hace el tratamiento más sustentable y el óxido de magnesio que recomienda para la eliminación de materia nitrogenada y fosfatada

_HL_4901

El primer lugar donde se aplicó la barrera de cascarón de huevo fue en un pozo del municipio de Santiago Tianguistenco. Determinaron los niveles de componentes mayoritarios, arsénico y metales en el agua antes y después de colocar la barrera química. Los resultados: ochenta por ciento de los químicos habían sido retenidos. Lo único que había logrado colarse fue la materia nitrogenada, proveniente de la orina y fertilizantes. Es por ello que decidieron agregar el óxido de magnesio. A pesar de ser un proyecto que para la poblaciónparece complejo, Linares Hernández explica que es química básica.

Este tipo de barrera se da cuando tenemos una fuente puntual de contaminación muy cercana. En el agua residual tenemos contenido de metales, arsénico, materia nitrogenada y fosfatada que al entrar en contacto con el cascarón de huevo el mecanismo principal es la adsorción. El cascarón de huevo es un biosorbente natural en el que se depositan los metales. En el caso de los fosfatos, es principalmente el mecanismo de la precipitación, como fosfato de calcio. Y la materia nitrogenada, fosfatada, en presencia de calcio y magnesio, existe una reacción simple de complejación, ese es el fundamento químico

Hay una forma más simple de entenderlo, con la ayuda del cascarón de huevo, los contaminantes se convierten en sólidos. Verónica Martínez explica el suelo es como una coladera, al agregar calcio y óxido de magnesio, el filtro de la coladera se hace más fuerte y con poros más pequeños y selectivos, reteniendo la materia orgánica e inorgánica tanto fosfatada como nitrogenada. A su vez, esas sustancias se convierten en fertilizante natural, evitando la disolución de especies tóxicas como el arsénico y metales pesados.

¿Y LAS AUTORIDADES?

El Río Lerma pasa por debajo de la carretera federal Toluca-México. Cada vez que se transita por ahí, la pestilencia del agua contaminada es extremadamente penetrante. Elvia Evangelina Arias Ortegaseñala que, durante las noches, ese fuerte olor llega hasta las casas del municipio.

cascaron_02

Ante la falta de acción por parte de las autoridades y la carencia de políticas públicas que salvaguarden la integridad de la población, la sociedad civil se unió para formar el colectivo ‘H2O Lerma con Encanto’. Sus integrantes aseguran que la población del municipio está viviendo una situación alarmante, pues aunado a la problemática de salud, llegan a pasar días sin agua potable.

El colectivo se ha centrado en recolectar cascarón de huevo para proteger los pozos de Lerma y del Valle de Toluca. La labor es ardua, pues para un pozo se necesita una tonelada de calcioMercedes Parna Otero, quien también es parte de la agrupación, explica que no sólo se trata de la salud de unos cuantos, sino que es momento de cuidar al planeta.

Definitivamente, si la autoridad ha estado tan pasiva y nosotros como ciudadanos tomamos misma actitud, no nos conviene ninguno. Como ser humano y como responsable de esta Tierra, el planeta ya nos demanda acciones firmes, contundentes, y no nada más es la purificación o el saneamiento del río, sino también su limpieza de tanta basura

ATACAR EL PROBLEMA DESDE EL FONDO: LAS NORMAS

Elvia recuerda cómo durante su niñez los adultos insistían en que se debía cuidar aquel río en el que anteriormente se veían peces y patos. Hoy, asegura, los primeros 15 kilómetros del río no tienen ni oxígeno, una investigación del Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares (ININ) asegura que los niveles son tan bajos que no podría haber vida en el cauce. Al parecer, nadie se ocupó de mantener la flora y fauna de aquel cuerpo de agua.

Tanto las investigadoras de la UAEM como la especialista del Instituto Tecnológico de Toluca coinciden en que, si se hubieran implementado acciones para cuidar el agua, en estos momentos no tendrían que estar remediando las afectaciones.

Por el momento, la sociedad civil de Lerma y las investigadoras de la Máxima Casa de Estudios mexiquense se centran en mejorar la calidad del agua potable. Sin embargo, Ivonne Linares Hernández explica que las acciones no se detienen ahí.

cascaron_01

Necesitamos ir más allá, necesitamos trabajar sobre la norma, principalmente la 001 de SEMARNAT que nos indica los límites permisibles para descargar a aguas residuales a bienes nacionales. Considero que la norma aún está muy flexible en comparación con la internacional. Es necesario implementar más plantas de tratamiento que traten el mayor volumen de aguas residuales que proviene de los municipios, de las industrias, es un trabajo arduo para intentar sanear el Río Lerma, no solamente lo vamos a poder hacer con cascarón y cal. Necesitamos la participación de gobierno, de los industriales para el tratamiento adecuado del agua residual

Pero no es tan simple, pues Díaz Nava destaca que es difícil lograr un cambio en las Normas Oficiales Mexicanas, sobre todo cuando la lista de contaminantes emergentes en el mundo es actualizada anualmente. Señala que si bien hay una problemática con los químicos que conocemos, hay muchos otros que desconocemos.

Hay sustancias que no estamos analizando. se les denomina contaminantes emergentes. No es que no existieran, sí existían, pero no estaban identificados como tóxicos. Los avances en toxicidad es lo que ha permitido identificar sustancias que no las habíamos considerado como contaminante y ahora sabemos que sí lo son. Vámonos a las industrias farmacéuticas. Están vertiendo cantidades tremendas de sustancias activas, y no hay una norma específica que te diga “este es el límite máximo permisible del medicamento o fármaco que se vierte”. No son tan específicas las normas en ese sentido

La naturaleza se ha encargado de proveernos con agua. Nosotros nos encargamos de crear un proceso que la acerque a nuestras casas con sólo girar una llave. Sin embargo, nuestra visión antropocéntrica nos impide conocer la ruta que recorre el líquido para llegar hasta nosotros. Tal vez si supiéramos más sobre los químicos que arrastra consigo el agua, exigiríamos más acciones de prevención, pero sobre todo llevaríamos a cabo las propias.

Si no comenzamos a visibilizar el agua subterránea y a informarnos sobre aquellas sustancias que no percibimos, pronto el agua cristalina será imposible de ver, pero esta vez, por su ausencia.

Este reportaje es publicado en Agencia MVT con autorización de la Dirección del Noticiero Criterio de la Universidad Autónoma del Estado de México, para ir a la publicación original da clik en este link: https://criterionoticias.wordpress.com/2019/06/04/lo-que-no-se-ve-en-el-agua-saneamiento-de-pozos-hidraulicos/

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *