Listas las cruces para este 3 de Mayo

941 0

Agencia MVT / Staff

ALMOLOYA DE JUÁREZ, México, 2 de Mayo del 2018.- Bernardo Hernández Valdés, oriundo de San Mateo Tlalchichilpan, municipio de Almoloya de Juárez, lleva más de 10 años dedicado a elaborar cruces de madera. Un mes antes del 3 de mayo, Día de la Santa Cruz, produce unas 300 diarias en el taller donde trabaja con su esposa, Leticia Valdés, quien las adorna con papel e incluso tela.

Fijar una cruz de madera, adornada con moños y su manto, es una de las más arraigadas tradiciones entre los trabajadores de la construcción, los famosos albañiles que este jueves 3 de mayo vivirán una de sus principales celebraciones cuando el arquitecto, ingeniero, responsable o dueño de la obra donde trabajan, les convide una misa, comida, bebidas y todo lo necesario para bendecir su trabajo.

De acuerdo con la tradición popular, esa cruz de madera adornada, la cual se lleva previamente a bendecir a una iglesia, será la que “cuide” a los albañiles en su actividad, siempre llena de riesgos, cuando se trata de caminar por andamios muy frágiles, improvisados y laborar todos los días en medio de materiales que de un momento a otro pueden venirse abajo si no se opera con cuidado.

Para tal propósito, Bernardo Hernández Valdés lleva más de una década dedicado a la fabricación de las cruces, desde el diseño, la producción, pintura y decorado, según el gusto del cliente, e incluso por pedido.

Trabaja en cruces desde 40 centímetros de altura, para los que no quieren gastar mucho, hasta maderas de metro y medio de alto que son impresionantes a la hora de colocarlas en lo alto de la obra en construcción.

Hernández Valdés explicó que el decorado es de acuerdo con el gusto de cada persona, y dijo que básicamente llevan dos elementos fundamentales, el manto y los moños.

“El mando es una especie de velo que se hace de tela o papel, de acuerdo con el presupuesto, y éste recuerda al manto con el que bajaron a Jesús de la Cruz, después de crucificarlo, mientras que los moños van en los lugares donde clavaron los clavos con los que fijaron a Jesús en su sacrificio”, ´detalló.

Sobre los precios, el artesano de San Mateo Tlalchichilpan dijo que hay desde 40 hasta 300 pesos. “No más caras, porque todos los que vienen a comprar no quieren pagar más, incluso se les dice el precio y casi todos quieren pagar la mitad de lo que cuesta, por eso no hacemos más elaboradas y más caras”, acotó.

Apuntó que él y su esposa también trabajan en la elaboración de cruces para difuntos, e incluso comentó que ha hecho cruces gigantes para las representaciones de Semana Santa. “Aquí hacemos la cruz que el cliente pida, del tamaño, color, precio que nos pidan, desde chicas hasta gigantes, de acuerdo con las necesidades”, dijo.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *