La fe nos debe ayudar a salir adelante, dicen párrocos de zona oriente cuyas iglesias quedaron inservibles

505 0

Agencia MVT / Nahielli Pulido

ECATZINGO, México, 24 Septiembre del 2017.- Feligreses acudieron a las celebraciones religiosas en carpas y lonas que los párrocos habilitaron, quienes oraron por las víctimas en varios municipios de la zona de los volcanes.

“Dios no puede abandonarnos, debemos que tener esperanza y fortaleza para seguir y ayudar siempre al prójimo. Esforcémonos y caminemos luchando juntos, y que sigamos adelante a pesar de la tragedia”, expresó Alfonso Cervantes, párroco de la iglesia Nuestra Señora de la Asunción”, de Amecameca.

Ese templo data del siglo XVI, resultó afectado por el sismo del pasado martes 19 de septiembre. Tuvo daños en su bóveda y en interior, por lo que quedó inutilizado y aún no ha sido revisada por especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Este domingo, desde temprano, párrocos y feligreses se abocaron a instalar una carpa en la explanada principal de Amecameca para que se hicieran las misas. Pidieron por las víctimas del sismo, por la fortaleza del pueblo y la solidaridad con los rescatistas y todos quienes han apoyado a los afectados.

“Yo creo que sí hay fortaleza en el pueblo mexicano, finalmente el miedo lo vemos siempre, y creo que la fe nos debe de ayudar, nos tiene que fortalecer para seguir caminando, no podemos simplemente estancarnos. Hemos sido siempre una iglesia peregrina, una iglesia que camina, y eso nos tiene que ayudar para fortalecer nuestra fe, yo creo que hombro con hombro podemos hacer mucho, solos nada”, manifestó el párroco.

Algo similar ocurrió en iglesias de los municipios de Ecatzingo, Atlautla, Tepetlixpa y Tlalmanalco, las cuales también resultaron afectadas por el sismo.

En la iglesia de San Pedro y San Pablo Apóstoles, en Ecatzingo, hubo daños en la fachada, cúpula y campanario. Ahí, a un costado, los vecinos instalaron una lona y colocaron bancas de madera para que se dieran las celebraciones eucarísticas, además se colocó un comedor comunitario.

En Tlalmanalco, en la iglesia de San Luis Obispo de Tolosa, cuya estructura tuvo fractura en toda la vena interior; se habilitó una carpa en el estacionamiento donde se ofrecieron misas para 15 años, presentación y bautizos.

La iglesia de San Vicente Chimalhuacán, en el municipio de Ozumba, del siglo XVI, reconocida porque ahí fue donde bautizaron a Sor Juana Inés de la Cruz y es la parroquia dominica más antiguo del estado de México, tuvo daños en el campanario y la cúpula. A un costado habilitaron una carpa donde ofician las misas.

Otras iglesias donde se habilitaron espacios alternos por los daños fueron la iglesia conocida como Las Ruinas y la de San Juan Evangelista, en Atlautla.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *