Joquicingo sufrió severos daños por el terremoto, apenas llega la ayuda

370 0

Agencia MVT / Mario Vázquez de la Torre.

Joquicingo, México, 21 de septiembre 2017.- Las calles permanecen cerradas, no hay acceso a vehículos y los peatones deben cruzar con precaución. En varias fachadas de las casas se puede leer “peligro”, es la leyenda que colocaron las autoridades después de hacer una evaluación de los daños por el sismo del pasado 19 de septiembre.

En Joquicingo se contabilizan 150 casas con algún tipo de afectación, de las cuales 50 han sido declaradas como pérdida total, como la del señor Tomás Urbina Rico que el primer piso colapsó y el segundo piso quedó ladeado y al nivel de la calle.

“Ya no se puede ni entrar, las puertas están atoradas con el escombro. El primer piso se hundió. Nada más estamos esperando a que venga la maquinaria para demolerla. Todo se perdió, el trabajo de años de nuestro trabajo”, aseguró.

Con palas y picos, militares y habitantes del municipio de Joquicingo retiran los escombros de las viviendas mientras que voluntarios les reparten un poco de agua para calmar su sed por el intenso sol.

Organizados y con ayuda de cuerdas, unen sus fuerzas para demoler cada una de las paredes de las viviendas que están fracturadas y que representan un riesgo para las familias, también ayudan incansables a recuperar las pertenencias, muebles, documentos que son posibles rescatar. Este trabajo será de al menos un par de semana más.

Joquicingo, México.- Elementos del ejercito mexicano, habitantes y voluntarios, principalmente jóvenes estudiantes, trabajan en la remoción de escombros, recuperación de pertenencias y demoliciones controladas de las múltiples casas que resultaron afectadas y son consideradas inhabitables, tras el sismo del pasado 19 de septiembre de 2017. Agencia MVT / Mario Vázquez de la Torre.

 

Daños en Joquicingo por sismo

Las calles permanecen cerradas, no hay acceso a vehículos y los peatones deben cruzar con precaución. En varias fachadas de las casas se puede leer “peligro”, es la leyenda que colocaron las autoridades después de hacer una evaluación de los daños por el sismo del pasado 19 de septiembre.En Joquicingo se contabilizan 150 casas con algún tipo de afectación, de las cuales 50 han sido declaradas como pérdida total, como la del señor Tomás Urbina Rico que el primer piso colapsó y el segundo piso quedó ladeado y al nivel de la calle. Leer más: http://mvt.com.mx/joquicingo-sufrio-severos-danos-por-el-terremoto-apenas-llega-la-ayuda/

Posted by Agencia de Noticias MVT on 21 Septembrie 2017

Un albergue para los damnificados

La Escuela Primaria “León Guzmán” en el municipio de Joquicingo cedió su espacio para que pudieran alojarse los damnificados del sismo. Las autoridades determinaron que fue el lugar más seguro para establecer un albergue y un centro de acopio.

La primera regidora del Ayuntamiento de Joquicingo, Alma Eva Segura Pasaflores, indicó que el albergue atiende entre 200 y 250 personas a los que se les ha brindado alojamiento, alimento y atención médica y psicológica.

Agregó que el Centro de Atención Primaria a la Salud del Instituto de Salud del Estado de México (ISEM) resultó severamente afectado por el sismo, por ello, los médicos y enfermeras se trasladaron a la escuela para dar atención a la población.

En el albergue, mientras los adultos mayores reciben atención médica y los niños participan en dinámicas de juego, los voluntarios preparan los alimentos, organizan los víveres que dona la gente y hacen labores de limpieza.

Personal de la Cruz Roja Mexicana delegación Estado de México también se sumaron a las labores humanitarias del albergue establecido en Joquicingo, ahí los elementos de la institución brindaron atención médica y psicológica, participaron en la separación de víveres y entregaron paquetes alimentarios a las comunidades más afectadas.

Después del sismo de 7.1 grados en escala de Richter, la escuela primaria se ha convertido en un espacio de paz y tranquilidad, aunque sus rostros reflejan incertidumbre por lo que pasará con sus viviendas, como la señora Juliana Hinojosa Bernal, quien por temor a que se derrumbara su casa ha permanecido en el albergue.

“Tenemos mucho miedo porque mi casa tiene cuarteaduras y como habían dicho que venía otro temblor, mejor me vine para acá con mi familia. Aquí nos han tratado muy bien pero no es lo mismo, aquí no he podido ni dormir”, declaró.

Las familias afectadas esperan que pronto termine, lo que llaman una “pesadilla”, que puedan regresar a su hogar y a sus actividades diarias como era antes de este inolvidable 19 de septiembre, pero ahora del año 2017.

Joquicingo, México.- Personal voluntario, tanto Civiles como de la Cruz Roja y de distintas instituciones como UAEM y UVM trabajan en el Centro de Acopio y albergue instalado en la escuela primaria de la localidad atendiendo a las personas damnificadas por el sismo del pasado 19 de septiembre de 2017. Agencia MVT / Mario Vázquez de la Torre.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *