Hay domesticadas más de 300 razas de perros

408 0

TOLUCA, México, 15 de Enero de 2011.- Los especialistas Carlos Vásquez Peláez y José Berruecos Villalobos dieron a conocer que el perro fue el primer animal domesticado por el hombre, seguido por los de pezuñas como las vacas, ovejas y cerdos, y posteriormente, por los de pezuñas impares, principalmente los que tienen un solo dedo, como el caballo y asno.\r\nEn la Universidad Autónoma del Estado de México refirieron que el posible origen de este animal se encuentra en el lobo asiático, el chacal o incluso, es resultado de la cruza de ambas especies.\r\nAl hablar de la genética de este animal doméstico, los investigadores destacaron que a partir de un tronco común, cualquiera que sea, y debido a diferentes procesos genéticos –selección natural o artificial, genética, migración y mutación– existe una gran diversidad, con un registro superior a las 300 razas en todo el mundo.\r\nPuso como ejemplos a el perro Chihuahua, de 20 centímetros; el perro de la raza Dogo, de 60 kilogramos, aquellos utilizados para desarrollar tareas específicas, tales como tracción, caza, sabuesos, pastor y de compañía, entre otras, o aquellos que han desarrollado la habilidad de desplazarse a gran velocidad, como es el caso del Galgo.\r\nVásquez Peláez y Berruecos Villalobos refirieron que el testimonio más antiguo de tal domesticación procede del periodo Mesolítico, en la región balcánica de Europa; «el perro aparece representado en monumentos egipcios (3,400 a .C) y en tiempos de los romanos, existían diferentes razas de perros y las imágenes de algunos de ellos se han conservado en las esculturas de la época; por ejemplo, el Pekinés se utilizaba en China en la guardia Real. \r\nEn México, desde antes de la conquista, existieron diversos tipos de perros domésticos que diferían entre sí por su talla, por el color del pelaje o por su falta de pelo, como los «jorobados» o perros mudos, en náhuatl Xoloitzcuintli (perro monstruoso), y los perros pequeños cebados, a los que se castraba para que engordaran y que fueron muy apreciados por sus propiedades medicinales, pues se aseguraba que con su calor mitigaban los dolores reumáticos y además, eran comestibles.\r\nEstos mismos perros eran considerados como los mejores compañeros del hombre, cumplían la misión de acompañar y guiar las almas de los difuntos hasta el Mictlán o mundo de los muertos. \r\nExplicaron que, a diferencia de otras especies domésticas, donde a través de selección y cruzamientos dirigidos se ha buscado el aumento en la producción de aquella característica de utilidad para la producción de alimentos, tal es el caso de leche, carne, huevo, entre otras, o de vestido, como lana, los objetivos en los programas de genética en el perro doméstico han evolucionado de acuerdo a épocas y aficiones.\r\nAsí, se han fortalecido sus características para la cacería y protección, hasta aquellos que cumplen con normas de perfección racial, que en la actualidad se han denominado razas puras, siendo poblaciones homogéneas en cuanto a la apariencia general de color y conformación, que se transmiten en forma constante a su descendencia, concluyeron Carlos Vásquez Peláez y José Berruecos Villalobos.\r\n

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *