Hay 80 operadores de autobuses “parados” en Toluca por falta de unidades

138 0

Agencia MVT / José Contreras Contreras

TOLUCA, México, 11 de Octubre del 2017.- Desde hace más de un mes unos 80 operadores de las líneas de transporte público de pasajeros Triángulo Rojo, Flecha Blanca y Estrellas del Noreste, se encuentran “parados” porque carecen de unidades para laborar, lo que pone en entredicho su situación económica actual, y en riesgo su fuente laboral.

Algunos de los operadores de esas líneas, quienes solicitaron la reserva de sus nombres por temor a mayores represalias laborales, señalaron que en los últimos días de la pasada administración laboral la secretaría de Movilidad ordenó a las empresas concesionarias parar casi 100 unidades de transporte público, en la mayoría de los casos porque los camiones ya cumplieron su vida útil.

“Otros más es porque no está completa su documentación y también hay unidades que infringen alguna de las observaciones de la Ley del Transporte, como traer los vidrios polarizados o no sirven los sistemas de iluminación interna”, dijeron.

“Por eso desde hace más de un mes no podemos trabajar, no nos han despedido, pero simplemente no tenemos unidad qué manejar, y si no manejamos, pues no entregamos cuenta y tampoco recibimos ni salario ni comisión”, explicaron.

Explicaron que algunos de los concesionarios les han dicho que ya se adquirieron las unidades que sustituirán a las que pararon por órdenes de la secretaría de Movilidad, “pero dicen que no han entregado los autobuses, que no hay en producción, que les falta equipamiento, que falta como otro mes para que lleguen las nuevas unidades, pero, en el peor de los casos, hay otras empresas que simplemente no han comprado los autobuses nuevos por falta de recursos”.

“A nosotros nos han dicho que no hay dinero ahorita para comprar autobuses nuevos, que nos esperemos a que haya dinero y a ver si se compran, y no nos corren, pero estamos parados, no nos pagan, y a ver cuánto tiempo nos van a tener así”, señaló uno de los choferes afectados por esta situación.

Por último, los operadores indicaron que uno de los factores que está propiciando su actual situación laboral es porque la secretaría de Movilidad ahora está obligando a que las nuevas unidades sean dotadas de equipos de apoyo tecnológico para mejorar la seguridad, como video cámaras, botones de pánico y sistemas de posicionamiento global (GPS), lo que encarece este proceso.

“De por sí comprar un camión nuevo está difícil, porque son muy caros, pero ahora quieren que todavía se le invierta más. Colocar un sistema de tres cámaras de seguridad, una adelante, en medio y detrás, implica una inversión de más de 25 mil pesos; el botón de pánico y conectarlo al C5 son como otros 20 mil pesos, y el GPS más barato cuesta 15 mil pesos, o sea que se necesitan otros 100 mil pesos de equipamiento para poder comenzar a trabajar”, concluyeron.

La Unión Nacional Obrera (UNO), representación sindical que tiene mil 400 agremiados de esas tres empresas de transporte público, confirmó la situación y dio a conocer que gestiona ante las empresas la posibilidad de que se mantenga a esos 80 operadores por lo menos con un salario mínimo, en lo que se resuelve la adquisición de las nuevas unidades; sin embargo, no todas las compañías han respaldado esa postura, y lo único que se ha conseguido es que se respete la fuente laboral cuando se repongan las unidades; es decir, que quienes hoy están “parados” sean los primeros considerados para manejar los autobuses que supuestamente están por adquirirse.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *