Forjan tradición de cuidado de imágenes religiosas en la Plaza España

162 0
Agencia MVT / Ingrid Ahumada Mañon
Toluca, México, 10 de Diciembre de 2018.- Cada detalle, color y figurita debe ser checada y restaurada, todo para que el 12 de diciembre las reproducciones de la Virgen de Guadalupe entren a la iglesia para ser bendecidas en óptimas condiciones.
Yair Rico, restaurador de imágenes religiosas ubicado a un costado de la Plaza España en la calle Manuel Gómez Pedraza, cuenta que lleva más de 25 años en esta actividad que aprendió desde pequeño por su madre, quien para sacar adelante a la familia ejerció el arte de la restauración toda su vida.
Con el legado siguió con gusto su oficio, aprendió lo básico y con el trabajo diario perfeccionó la técnica requerida para cada parte de las figuras religiosas que tienen un alto valor sentimental para sus clientes, por ello debe cuidar cada detalle.
Esta labor se intensifica en los últimos días de noviembre, cuando recibe de dos a tres piezas diarias con diferentes reparaciones, pero lo fuerte, llega a partir de la primer semana de diciembre, cuando recibe más de cinco piezas diarias, algunas en muy mal estado. Por ende, el trabajo exige mayor tiempo y atención; “algunas vienen desechas y hay que volverlas a restaurar completamente”.
De yeso, pasta, madera y resina son la mayoría de figuras que recibe, esta última indicó, es la más común aunque no la más difícil de restaurar, pues las elaboradas con madera requieren de más tiempo al tenerse que tallar y perfeccionar cada detalle.
El tono de piel en la figura es muy importante, pues él no decide cuál es, sino que este debe ser igual al que la imagen tiene desde su origen o bien a veces los clientes le solicitan cierto tipo de color y las elaboran a su gusto.
“Si viene morenita hacemos ese tono, o clarita igual, o sea no hay color específico para ella (la virgen)”, dice mientras empuña un pincel y trabaja una de las figuras.
En este taller trabajan su esposa y sus tres hermanos, todos expertos por años en el oficio y quienes además muestran gran cariño por las tradiciones que en su opinión no se han perdido con el paso de los años.
“Están más fuertes que nunca, (…) todos tenemos fe en la Virgen y la seguimos venerado, es una de las imágenes que más buscamos, bueno la Virgen es la patrona y creemos más en ella ahorita”, expresa.
La restauración de una pieza puede llevarle de 15 minutos hasta tres horas, dependiendo  el tamaño y el estado de la figura, aunque indicó que con una virgen grande puede llevarse hasta un día.
“Hay vírgenes muy grandes que sí me pueden llevar hasta un día completo con tal de que salga bonito, hay que igualar todos los colores y detallar”, comenta al tiempo que dice que su trabajo no es pesado, pues disfruta hacerlo.
El precio de la restauración -indicó- no tiene un estimado, pues cada figura cambia en las necesidades, desde un dedo, la nariz o una mano completa es lo que debe reparar, pues son los faltantes más comunes que presentan las figuras, aunque destacó que a su taller han llegado imágenes completamente rotas que parecieran no tienen solución, pero él y su familia trabajan hasta dejarlas como nuevas.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *