Derriban fachada histórica en el Centro de Toluca sin permiso del INAH

620 0

Agencia MVT / Ingrid Ahumada Mañon

Toluca, México, 25 de Enero de 2019.- Un predio considerado como patrimonio histórico de Toluca fue demolido sin permiso del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), por lo que el caso se turnará ante las autoridades federales por daño de la herencia arquitectónica de la ciudad.

Agencia MVT tuvo acceso al listado de sitios considerados patrimonios históricos y aunque la fachada no se encuentra dentro del catálogo del INAH, se considera tal por su antigüedad.

Javier Martínez Burgos, coordinador del Departamento de Monumentos del INAH Estado de México, explicó que fue el sábado 19 de enero de 2019 cuando el predio ubicado en la calle José Vicente Villada casi esquina con José María Morelos fue derrumbado por el actual dueño, acción considerada por el Instituto como daño al patrimonio histórico aunque no se trata de un delito grave.

Al interior de este predio existía una casa habitación, mientras que al exterior se ubicaban tres locales comerciales, en los últimos años solo un funcionaba como tienda de antigüedades.

Según el servidor público del INAH, esta construcción data del siglo XIX, por ello es considerada como patrimonio histórico, pues así se catalogan todas las construcciones de ese y siglos anteriores.

El coordinador aseguró que la demolición se dio a pesar de que el año pasado mantuvieron reuniones con el actual dueño, la última de ellas en noviembre pasado y precisó que el primer acercamiento se dio desde el 2014 para realizar un “trámite de calidad monumental” donde el INAH informa las características de la construcción.

Martínez Burgos aseguró que después de ese primer contacto en el 2014 y se le informó a los propietarios que este era un inmueble con valor histórico que tenía modificaciones, pero que como todos requería de una autorización por parte del INAH para todo aquello que quisieran hacer; desde pintar la fachada hasta intervenirlo estructuralmente.

En 2018 se solicitó la intervención del interior de la casa habitación -y no la fachada- para lo que se hizo una valoración por el INAH y se especificó que parte de la construcción era de las primeras décadas del siglo XX y el Instituto no tuvo inconveniente en autorizar la liberación de la restauración.

“El Instituto no autoriza demoliciones, la liberación en la restauración se entiende como la eliminación de los agregados posteriores (a la construcción principal)”, dijo.

Así lucía antes de la demolición. Foto: Google Maps

En dicha intervención refirió que también se les indicó que la primer crujía (barda principal), todavía tenia las características originales y debía ser conservada, acercamiento que según el Instituto fue favorable.

A finales del 2018 el INAH se percató que estaban demoliendo la fachada e inicio un proceso administrativo de suspensión en noviembre, pues se les indicó a los actuales dueños que no estaba autorizada por ser parte de los elementos históricos que sobrevivían de la construcción original. Por ello, implementaron un procedimiento conocido como suspensión de actividades. Ante esto, el Ayuntamiento de Toluca clausuró la obra y colocó sellos en las puertas del lugar.

Posteriormente se citó al actual dueño para dar el seguimiento de conciliación, en donde se le pidió regularizar su situación al solicitar el permiso, en diciembre del año pasado, donde se reafirmó que tenía que conservar la fachada y poner o resarcir el daño que le habían causado en una primera esquina al empezar a demolerlo y fue entonces cuando ya no tuvieron respuesta del propietario.

El dueño presentó dos propuestas que no fueron viables, pues indicó que la intención del propietario era seguir demoliendo la fachada y reconstruirla parecida a la original, lo que el INAH llama un “falso histórico” y no era posible.

Este año no hubo más acercamientos y sin previo aviso el actual dueño derrumbó la construcción. Ahora lo procedente es iniciar una denuncia ante la Procuraduría General de la República por daños al patrimonio histórico y lo que busca el Instituto es lo que los jueces llaman resarcimiento del daño.

En el Centro Histórico de Toluca hay alrededor de 30 inmuebles que están en abandono o siendo utilizados como estacionamientos, a los que les queda la fachada o primer crujía que son considerados patrimonio histórico.

Agencia MVT tuvo acercamiento con el hijo del dueño original del predio, Juan Marcos Hernández Pagaza, quien explicó en entrevista que en 2014 -previo a la venta del lugar- consultó al INAH y acordó un documento en el que se estipula que el predio no está registrado como patrimonio histórico.

“Cuando nosotros vendimos la casa, sacamos en el INAH un documento que no estaba registrada el patrimonio como monumento histórico, después de hacer la venta la pusieron como monumento histórico, cosa que es totalmente absurdo por parte del Instituto”, comentó.

Hernández Pagaza precisó que la construcción inició en 1941 y que por el año ya no era considerada patrimonio y por ende no tenia valor histórico, aunque argumentó que le habían especificado que el predio contiguo que actualmente funge como estacionamiento, sí se encuentra registrado como patrimonio histórico.

En el Artículo sexto de la Ley Federal Sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos se especifica que “los propietarios de bienes inmuebles colindantes a un monumento, que pretendan realizar obras de excavación, cimentación, demolición o construcción, que puedan afectar las características de los monumentos históricos o artísticos, deberán obtener el permiso del Instituto correspondiente, que se expedirá una vez satisfechos los requisitos que se exijan en el Reglamento.

Hasta el momento el Ayuntamiento de Toluca informó no han emitido ningún permiso de demolición ni construcción en ese predio.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *