Denuncian a policías estatales de la FES por detención arbitraria y lesiones

986 0

Agencia MVT / Staff

Toluca, México, 13 de abril 2019.- Policías de la Secretaría de Seguridad del Estado de México (SS) son señalados por realizar la noche de ayer una detención arbitraria y causar lesiones a una persona cuando se dirigía a su domicilio luego de salir de trabajar en el Aeropuerto Internacional de Toluca.

Javier es un joven piloto comercial de aviones, la noche de este viernes salió de su trabajo, abordó su auto junto con dos compañeras; cuando circulaban alrededor de las 21:00 horas por la vía José López Portillo con destino a Toluca, una patrulla tipo Pick Up les marcó el alto entre la Central de Abastos y la Villa Charra.

“Iba circulando sobre una avenida que está por la Villa charra, cuando una patrulla de la Policía Estatal me marcó el alto, literalmente en medio de la avenida se bajan unos siete policías para según hacer una revisión, a lo que accedí sin problemas”, describe el joven.

Los policías le pidieron a los tres tripulantes que bajaran del automóvil, unas mujeres policías separaron a las jóvenes que acompañaban a Javier para revisarlas mientras que los agentes comenzaron a revisar todo el vehículo, así como las maletas, portafolios, cajuela, guantera y asientos, sin que encontraran nada.

Relata Javier que al tiempo de la revisión “comenzaron a preguntarme qué a qué me dedicaba y como me llamaba, a lo cual fui contestando cada una de sus preguntas, mostré mi identificación de trabajo, el problema estuvo cuando me preguntaron por una cajita de pastillas que traía; son mentas, les dije y no me creyeron”.

“Me comenzaron a decir que si les quería ver la cara de tontos y no sé que tanta cosa, les respondí: son mentas, comiéndome una y le dije, ves no es nada y de pronto el policía me dio una cachetada diciendo que él y yo no éramos iguales”.

“Su molestia fue mayor porque le contesté: claro que sí somos iguales, porque tanto tú como yo somos ciudadanos, a lo que él me respondió completamente agresivo tomándome del cuello y tirándome al suelo, pisándome el cuello con su bota -que en la foto está claramente marcada su huella- y dándome golpes de judicial ósea de esos que no dejan marca”, explicó Javier.

El joven piloto considera que el policía esperaba que le respondiera de alguna forma a la agresión para que tuvieran motivos de detenerlo, pero que a pesar de que estaba sometido en el suelo y con la bota del policía presionándole el cuello, trató de mantenerse tranquilo.

“En todo momento estuve tranquilo, incluso cuando estaban golpeándome diciendo que podían hacer lo que querían y cuando me encañonaron con un arma larga, y de verdad no lograron poder hacer nada ya que yo no estaba incurriendo en alguna falta, les dio tanto coraje que me quitaron las llaves del auto y las aventaron para que no pudiéramos hacer nada”, comenta.

Mientras tanto, las compañeras de Javier intentaron documentar con sus teléfonos celulares lo que estaba ocurriendo pero las mujeres policías se los tiraron y las amenazaron, solo alcanzaron a tomar una imagen al principio de la agresión.

“Los policías que pertenece a la corporación FES de la policía estatal venían encapuchados y jamás me explicaron el motivo del porque me pararon, no tenían ni el mínimo derecho a pegarme ya que yo accedí completamente a todo, lo único que alcancé a ver fue que el número económico de la patrulla es 2808 cuando ya se iban”, asegura el piloto.

La Fuerza Especial de Seguridad (FES) es un grupo élite de la Policía Estatal creado en 2015 que tiene por objeto integrar una nueva agrupación confiable, honesta, altamente preparada y equipada.

Javier explica que después de encontrar las llaves de su auto, que habían sido lanzadas por el policía que los detuvo, se dirigieron a la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM), junto con sus compañeras de trabajo, a levantar una denuncia por la agresión y las lesiones que presentaba, pero no le quisieron atender.

“Me dieron el argumento de que tenía que presentar la queja en la oficina de la Fiscalía anticorrupción, a la que nos dieron una dirección pero estaba cerrado, también fuimos a la base de la Policía Estatal pero nos dijeron que no podían tomar ninguna queja, que los que nos agredieron eran los FES porque traían armas largas, encapuchados y acompañados de mujeres”, comenta.

Ante la negativa de poder denunciar a sus agresores Javier se fue a su casa donde fue atendido de distintos golpes por un médico particular al tiempo que reflexiona “quise contarles mi anécdota y para que se cuiden, cuando vean alguien en la calle párense a ver que les hacen y –los policías- no hagan sus atropellos completamente impunes, yo sé que legalmente no puedo hacer mucho pero agradecería que la Fiscalía del Estado de México pudiera hacer algo porque esto que me hicieron definitivamente no se vale”.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *